Las "Muñecas" del Chaco.

Arte Precolombino
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Toba (Qom)

plusGran Chaco Sudamericano

Presentamos un resumen del artículo "Las Muñecas del Chaco" escrito por Susana Colazo1, las fotografías aparecen en el mismo trabajo gentileza del Dr. J. Vellard:
Muñecas en Barro

Cera. trapo y barro.
1. Grupo Toba. 2. Grupo Chiriguano. 3. Grupo Mataco.
4. Representaciones masculinas, Grupo Mataco.


Muñecas en HuesoHueso.
Cultura Chulupí.

La presencia de representaciones antropomorfas de barro y hueso se mencionan entre los Choroti, Toba, Mataco, Chulupí, Tapiete, etc. Han sido registradas por varios autores como "muñecas" y en sus publicaciones figuran dentro del acápite de los juegos. La designación de muñecas hace a dos aspectos de una misma cosa: la representación de una figura femenina y el uso de la misma como juguete.

Muñecas en Barro

Barro.
1. Grupo Mataco. 2. Grupo Toba. 3. Grupo Pilagá.

La cuestión que se plantea la autora es si fueron objetos para jugar, de carácter mágico-religioso, o bien desempeñaron ambos roles.

Estudiadas las 82 muñecas pertenecientes al Museo Etnográfico Juan B. Ambrosetti y otras 12 recogidas en el trabajo de campo realizado con los indios Pilagá (1969), Susana Colazo destaca que el nombre de "muñecas" implica la connotación de juguete, prefiriendo referirse a ellas como "representaciones antropomorfas femeninas", y nos deja las siguientes conclusiones:

• Hay 4 tipos, de acuerdo al material empleado en su confección: barro, hueso, cera y trapo.

• Son representaciones muy esquematizadas de la figura humana, su tamaño varía entre los 4 y 14 centímetros de alto. La forma del cuerpo es cónica o cilíndrica -excepto en las de hueso- y carece de extremidades.

• Son femeninas, pues así lo evidencian los rasgos morfológicos e incluso el vestido. En muy escasa cantidad aparecen algunas masculinas.

• Las de hueso están confeccionadas con hueso de ñandú y las realizan los hombres, mientras las de barro son moldeadas por las mujeres y muy probablemente sean las que hacen las de cera y las de trapo.

• Entre los Pilagá de la provincia de Formosa hemos confirmado que las muñecas de barro eran usadas como juguetes, lo cual puede hacerse extensivo a otros grupos. Las de hueso, no nos ofrecen una opinión definitiva, pero es probable que aún revistan un carácter mágico-religioso que ya han perdido las de barro.

• El juego de las muñecas tiene un origen religioso. De esto se desprende que no sólo el objeto, sino también la acción ritual es imitada en el juego.


María Susana Colazo 1 María Susana Colazo
Investigadora del Instituto de Historia, Facultad de Humanidades de la UNNE.