Kharta, Alto Dios Toba.

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Toba (Qom)

plusCosmogonía Toba

También llamado Qarta'a, Qad'ta'á, Ñi Qarót, o K'atá. Dios General, Nuestro Creador, Nuestro Padre, a él pertenecen todas las cosas del espacio celeste. Nadie conoce su figura, su morada es el cielo, y emplea algún astro a guisa de ojos para observar la Tierra.

Creó el mundo, estableció el lenguaje, las nociones morales y la capacidad de conocer. Dejó en la Tierra sus manifestaciones interactuando con la naturaleza, entre ellos Nowet es el más poderoso, en su carácter de Dueño de los seres terrestres.

No había de cultos colectivos a Kharta, solamente se le dirigían ruegos en épocas de necesidad, hambre o sequía prolongada, pero la oración siempre era individual; le rezaban igualmente antes de salir de cacería, a fin de preservarse de los peligros del monte.

Manifiesta casi una completa indiferencia hacia los hombres y vive en la ociosidad de sus poderes fuera de las épocas de trastorno o regeneración cósmica, cuando se revela como una deidad omnipotente y activa. En ocasiones se le vincula con el envío o retiro de lluvias y vientos.

Figura importante el los primeros momentos de la cultura -substrato cazador- antes que las irradiaciones andinas y amazónicos primero y luego las influencias cristianas diluyeran su figura.

Relato recogido por Edgardo J. Cordeu:

"K'atá es Nuestro Padre. Es más poderoso que Nowet y que Nalah".

"K'atá vive en el cielo; vive en el sol, vive en Nalah. El sol es como si fuera su ojo; como anteojo, para vigilarnos. El viento le lleva nuestras palabras".

"Dios lo puso todo: sol, luna, estrellas; pero no sabemos donde vive".

"Para hacer la tierra, agarró un cascote; lo bendijo y así creció el mundo. Era limpio y seco; sin plantas ni animales".

"Dios ordenó además no matar y no despreciar"

linkAlto Dios. Aproximación al Horizonte Mítico de los Tobas. Eduardo J. Cordeu