Nawe Epaq. Árbol integrador.

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Toba (Qom)

plusCosmogonía Toba

Nawe Epaq. Árbol integrador cosmológico y de iniciación chamánica.

Nawe significa "negro", epaq refiere a "madera" o "árbol"; el color negro se asocia con el poder de los seres no humanos y con la muerte. Es un árbol negro, de superficie resbalosa, cuyas raíces alcanzan la región de los muertos y su copa se confunde con los cielos. Está ubicado en medio de una laguna habitada por seres peligrosos.

Nawe Epaq
Nawe Epaq
Dibujos aportados por el toba Ángel Achilai (1989) a las investigaciones de Pablo Wright.
Notar la representación de los seres no humanos que deben ser sorteados por el chamán.

Es el eje de la estructura cosmológica toba de varios planos superpuestos y el lugar donde se concentra todo el poder -haloik- disponible para los piogonak (chamanes). Allí concurrirán éstos -o los que aspiren serlo- para adquirir, probar o acrecentar poderes.

Según la mitología toba, antiguamente en la fronda del Nawe epaq existía una región paradisíaca a la que los hombres acudían libremente a cazar y pescar trepando por el tronco. La avaricia de algunos hombres con un anciano provocó su cólera y lo llevó a derribar el árbol. Los cazadores sorprendidos en las ramas no pudieron descender y se transformaron en constelaciones. Desde entonces, las comunicaciones entre los planos cosmológicos quedaron reservadas a los piogonak.

En distintas circunstancias, y siempre en sueños, a través del dominio de las "caminatas" o "vuelos" nocturnos ayudados por sus ItaGaiaGawa (espíritus auxiliares), los chamanes suben por él debiendo sortear los espíritus malos realizando cantos o plegarias enseñados por sus espíritus auxiliares. Cada nivel sorteado tiene un animal o ser guardián que lo representa y el chamán absorberá el haloik de ellos a medida que logre continuar su ascenso.

La llegada a la cúspide supone contactarse con el ser más poderoso, el héroe cultural llamado Tanki -luchó con éxito contra las bestias peligrosas del monte en los tiempos primigenios-. Una vez arriba deberá arrojarse hacia las aguas oscuras evitando las bestias acuáticas para subirse a una especie de canoa; su capacidad para llegar a tierra firme aparece como un viento que expresa su poder chamánico.


Fuentes:

Ser-en-el-sueño Pablo WrightPablo Wright

Ph.D. en Antropología, Investigador del CONICET, Profesor Regular Adjunto, Departamento de Antropología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.