Artesanía ayoreo

Arte Precolombino
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
linkCultura Ayoreo
Las artesanías ayoreas estaban destinadas al uso cotidiano: bolsos, vestidos, adornos corporales, instrumentos de caza y labranza, utensilios domésticos, sandalias, arcos y silbatos, para ello empleaban materias primas como el garabatá, maderas y plumas.

Son las mujeres las encargadas de recoger las hojas de garabatá (Bromelia hieronymi, Chaguar en quechua). En la actualidad las encuentran en terrenos privados, lugares donde los propietarios la consideran como una maleza peligrosa, pues corta las patas de las vacas.

La planta es desmenuzada hoja por hoja, quitando las espinas de cada una de ellas, posteriormente se las exprime y se dejan secar al sol; con paciencia van sacando hilo por hilo, para ser teñidos en agua con colorante extraído de cortezas, frutos o piedras.

Elaboraban los tradicionales bolsos “utebetai” para varones y los “peyé” para las mujeres; usadas por los cazadores y las mujeres cuando parten en busca de alimentos o garabatá. “Se hacen en cuatro tamaños con nombres y usos distintos, aunque su forma siempre es la misma. Se trata de una pieza rectangular que se dobla por la mitad a lo ancho y se cose en dos de sus lados, dejando libres los extremos como abertura. El sistema de suspensión son dos cordeles de longitud similar que se unen en una pequeña fajita imai, que en las bolsas de mayor tamaño se coloca sobre la frente para soportar el peso de la carga que va sobre la espalda”.

En su diseño, incluían la simbología del clan (sib) a la que pertenecían. Con las fibras también producían bolsas ovales para transportar a los niños pequeños, cubresexos, sogas, cinturones (pamoi) que sirven para tener el cuerpo estable al sentarse en el suelo y mantas: “Nuestros antepasados tejían grandes mantas de garabatá para invierno y dormían alrededor del fuego”.

Los varones tallaban las maderas, en una manifestación artesanal tradicional, aunque rústica. Con las maderas duras del cuchi, tajibo, mora o guayacán, y la técnica de excavado con hacha y machete, producían utensilios domésticos como el "bajó", bandejas rectangulares con fondo ligeramente redondeado; "katibei", cucharones y "potadí", cucharas para batir.

Entre las piezas tradicionales encontramos dos especies de sandalias: "dochiyade" que se elabora con madera y "paode" con cuero de tapir, ambas se sujetan al pie con un cordón de fibra de garabatá. Por su forma rectangular, los guaraníes los llamaban “talón enfrente”, por la creencia de que tienen otro talón a cambio de dedos en los pies.

La pintura, escultura y artes plásticas eran desconocidas para el ayoreo tradicional. Debido a la influencia de los cojñones (extranjeros) y la disponibilidad de maderas blandas como el cedro, amarilla y toco, los artesanos actuales realizan tallados de figuras con formas de animales y aves del monte, que destinan a la venta y carecen de valor en el uso comunitario.


Fuentes:

http://www.ichepeusaka.com/prueba-2/ayoreo/

http://www.wrm.org.uy/pueblos/El_caso_Ayoreo.pdf