Apicultura ayorea

Culturas Originarias de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
linkCultura Ayoreo 
La recolección de miel silvestre -de abejas y avispas- es una tradición ancestral que los ha convertido en expertos en la materia. Para ellos la miel es sinónimo de riqueza, por su valor alimenticio los que la poseen son fuertes y difíciles de vencer.
Agujeros hechos en un quebracho para extraer la miel.

Huecos hechos en un quebracho, a seis metros de altura para sacar la miel.

Meleador

Ayoreo buscando miel.
Foto Museo Salesiano

En la mitología esta asociada al Tapir, "principal productor o dador de miel", en algunos relatos produce la miel para otro animal, antepasado ayoreo aún de forma humana, mediante flatulencias, en otros la fabrica a través de una fórmula mágica.

La recolección o "meleo" era considerada labor de hombres, cuando se hallaban en troncos a poca altura o en el suelo, podían hacerla las mujeres.

Sabían distinguir las colonias nuevas y muy viejas que producían menos, y por ello no las explotaban. Conocían la arquitectura del nido, las funciones de la reina (asute), las obreras (ajidode) y los zánganos (ucatogode), también las cuatro etapas de su desarrollo: huevo (eneode-curí), larva (diriji), pupa (aramatacho) y adulto (ajidi).

Según su comportamiento durante el meleo las clasificaban en "perseguidoras", "no perseguidoras" y "malas", tenían tipificaciones según las técnicas de vuelo, color, lugar de nidificación, etc. Cada variedad estaba asignada a uno de los siete clanes (sibs) ancestrales.

Al encontrar una colonia de abejas, el meleador dibujaba la marca de su clan en el suelo; hoy en día, coloca las iniciales de su nombre para asegurar que nadie más melee el árbol hallado. El consumo estaba regulado: era prohibido utilizarla en el lugar de extracción, debía ir al campamento a compartirla con su familia y amigos. El polen o geborá también era consumido.

Había males que causaban las abejas: la "ajitecangura", podía entrar al oído del meleador y causar enfermedad. La "piongori" provocaba problemas dermatológicos con una segregación ácida que quema la piel; era tabú comer las crías de la piongori, pues disminuían la capacidad visual de los seres humanos.

La miel de la "ajidabia", era usada como remedio contra el resfrío, la tos y las aftas bucales. Las "ichatui" y "ajitecangura", que anidan en hormigueros y termiteros, producían mieles que no eran aptas para el consumo, pues causaban vómitos y diarreas


Fuentes:

http://www.wrm.org.uy

http://www.amazonia.bo