Sua

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Muisca

plusCosmogonía Muisca

Dios del sol, a veces mencionado como Sue o Xué, obra del dios creador Chiminigagua.
Sua: Dios del Sol Muisca

Arriba: Pintura rupestre precolombina en Soacha. Piedra conocida como "El Dios Sua".

Abajo: Reconstrucción del "Templo del Sol", Museo Arqueológico de Sogamoso, dependencia de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia.

Era el más venerado del panteón muisca, junto a Chía (la Luna), estaban enlazados con los grandes señores. El dios del sol estaba vinculado al Zaque, cuyos súbditos se pensaban hijos, Chía por su parte estaba asociada al Zipa. A Bochica se lo consideraba su encarnación.

Según Castellanos: "los muiscas concebían al sol y la luna como esposos, y padres de la gente". El mito de Goranchacha confirma el poder inseminador de la luz solar.

Le dedicaban sacrificios humanos, entre las víctimas estaban las "moxas", que educaban especialmente, o adolescentes capturados en guerra u obtenidos en el comercio con los llanos orientales. Los rituales más corrientes consistían en arrancarles el corazón, o lancearlos.

El mayor templo de veneración era el de Sogamoso, en el Valle Sagrado de Iraca; entre otros también se lo idolatraba en Goranchacha y Cojines del Zaque.

Los muiscas conocían el solsticio de verano, en esa fecha los nobles se dirigían en procesión a los templos, donde se hacían ofrendas para pedir la bendición de las cosechas anuales, el día era motivo de gran fiesta y alegría entre el pueblo quienes se pintaban el cuerpo y se embriagaban con chicha.

También adoraban sus propias sombras, pues creían que Sua daba su propio dios o sombra a cada uno de los hombres, con lo cual siempre lo llevaban consigo durante el día.