Nencatacoa

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Muisca

plusCosmogonía Muisca

Dios de los ensueños, las borracheras y protector de los tejedores de mantas y artistas.
Nencatacoa

Detalle del mural "Teogonía de los dioses chibchas". Luis A. Acuña (1904 -1994).

Se representaba mitad hombre, mitad animal del bosque, generalmente un oso o zorro, cubierto con una manta y con la cola afuera.

Cuidaba de pintores y artistas, quienes realizaban sus creaciones a través de la ornamentación en los tejidos, la cerámica, la orfebrería y la escultura. Las tejedoras lo veneraban, bailando a su alrededor, haciéndolo girar para marearlo y lanzándole mantas especialmente bordadas para la ocasión.

También era protector y auspiciador de la embriaguez. Decían las tradiciones que el dios bailaba y cantaba y participaba en las borracheras colectivas. Sus devotos no le hacían ofrecimientos porque decían que lo único que deseaba era hartarse de chicha con ellos.

En el mito de Nencatacoa aparece la costumbre de tomar chicha, en los trabajos de la construcción de los grandes bohíos Y templos, y en general en los trabajos colectivos. Con compás y ritmo y a la vez con la motivación de la bebida de la chicha, los muiscas roturaban el terreno para la siembra y trasladaban las grandes piedras o maderos.

Las borracheras de Nencatacoa era imitadas por los indios para festejar la terminación de la construcción de los cercados de los caciques, o cuando llegaban a la terminación de una calzada. Con danzas, cantos y chicha, y al son de flautas, fotutos y tamboriles, celebraban sus épocas de siembra y cosechas y las fiestas conmemorativas de sus dioses. Por ello, en sus borracheras y bailes siempre lo invocaban.

Fray Pedro Simón sostiene que “Fo” era otro de los nombres con el que lo referían: “Ayudaba a traer arrastrando los maderos gruesos para los edificios, apareciese en figura de oso cubierto con una manta, la cola de fuera. Bailaba y cantaba con ellos en las borracheras. No le hacían ofrecimientos, porque decían le bastase hartarse de chicha con ellos, ni él pedía otra cosa. Y esa era la razón porque se hallaba a la rastra de los palos, porque en aquella ocasión se bebe mucho. Llamábanle otros Fo, que quiere decir zorra, porque en figura de este animal se aparecía algunas veces para que correspondiese la zorra con la borrachera”. (para el fraile, como en su país zorra significaba borrachera)