Chía

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Muisca

plusCosmogonía Muisca

Aunque había una creencia residual en un dios creador, el culto muisca destacaba al dios del sol (Sua) y a la diosa de la luna (Chía), enlazados a los grandes señores. El dios del sol estaba vinculado a los Zaques del norte, con su Templo de Sogamoso; mientras que la familia del Zipa controlaba el templo de Chía. Según Castellanos: "los muiscas concebían al sol y la luna como esposos, y padres de la gente".
Templo de Chía

En los recodos de los ríos Bogotá y Riofrío y el cerro de Tíquiza, estaba el poblado de Chía, llamado por los cronistas "Ciudad de la Luna", su cacique era por derecho, el sucesor del Zipa.

Allí un suntuoso templo era utilizado como adoratorio de la Luna y probablemente como observatorio astronómico; uno de los principales santuarios muiscas.

No se han encontrado crónicas acerca de su construcción, en su lugar hoy se encuentra el Parque Central de la ciudad de Chía. En los cerros del occidente (foto abajo) se encontraba "la cuca", escuela para la formación del príncipe heredero al zipazgo de Bacatá.

Cuca: Escuela del Zipa

Protectora de la diversión, los bailes y las artes, a Chía se le representaba bajo la forma de mujer. Bachué, madre generatriz de la raza chibcha, fue convertida en Luna para acompañar a Sua y como tal era venerada.

Chía: Diosa de la Luna

Según algunas versiones, Bochica levaba consigo una mujer que como él tenia tres nombres Chía (Chie), Huitaca (Guitaca), y Yubecayguaya (Xubchasgagaua), cuya identidad sería la de Bachué, tan bella como ladina, siempre contrariaba a su esposo, dañando lo que él bendecía e incitaba a placeres, juegos y borracheras, debido a estas prédicas, Bochica le convirtió en lechuza, para que anduviera solamente de noche, desde entonces hay Luna.

En otras tradiciones Chía, es una deidad separada del mito de Bachué; Huitaca la diosa de la pasión e incontinencia, trató de oponerse a la misión moderadora y legisladora de Bochica y adoptó la forma de Chía, hermosa y malvada, arrastraba a los hombres a la corrupción y el pecado, se convertía en luna o en lechuza, aprovechando las tinieblas de la noche para llevar a cabo sus propósitos malignos.

El eclipse de sol, representaría el momento en que la díscola Chía quiso opacar a Sua (en este caso encarnado en Bochica).


Fuentes:

http://redalyc.uaemex.mx

http://lajeta.blogspot.com/