Calendario Muisca

Calendarios y Astrología. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Muisca

plusNumeración Muisca

plusCosmogonía Muisca

Contaban los días por soles, los meses por lunas. Los años eran de doce lunaciones, que comenzaban en Enero (tiempo de empezar a labrar) y finalizaban en Diciembre (fin de las tareas agrícolas).

Dividían en tres partes de diez días el mes. Pasaban los diez primeros separados de sus mujeres, mascando hayo (mezcla de hojas de coca y sale), los siguientes laboraban, y en los últimos se dedicaban a la holganza acompañados de sus mujeres.

Aparentemente no conocieron otro ciclo o período de años que el de veinte.

A continuación un resumen del trabajo de Alexandre von Humboldt, "Calendario de los Muiscas", con las mismas salvedades que hemos expresado en el capítulo de "Numeración Muisca"; el científico alemán se basó en trabajos del fraile colombiano José Domingo Duquesne, que algunos casos los autores contemporáneos los consideran resultantes de su imaginación.

Día:

Lo dividían en cuatro partes:

Semana:

La constituían tres días. Al fin de cada una un gran mercado se celebraba en Turmequé.

Este ciclo de tres días no tiene semejanza en la historia.

Primera Serie Segunda Serie Tercera Serie
Día Nombre Día Nombre Día Nombre
1 Ata 11 Ata 31 Ata
2 Bosa 12 Bosa 22 Bosa
3 Mica 13 Mica 23 crecienteMica
4 Muyhica 14 Muyhica 24 Muyhica
5 Hisca 15 nuevaHisca 25 Hisca
6 Ta 16 Ta 26 Ta
7 menguanteCuhupqua 17 Cuhupqua 27 Cuhupqua
8 Suhuza 18 Suhuza 28 Suhuza
9 Aca 19 Aca 29 Aca
10 Ubichihica 20 Ubichihica 30 llenaUbichihica

Mes: Suna, el gran camino.

Diez semanas de tres días, constituían una lunación, equivalente al mes occidental, llamado Suna ("gran camino").

Cada luna, todos los pueblos iban a una plaza pública donde se ofrecían sacrificios, y cada uno debía realizar un gran camino, iniciándose en la casa del jefe (Tithua) de cada tribu.

Representaban los  treinta días por medio de sus diez primeros números repetidos tres veces; de modo que ata era el primer día del mes, el once y el veintiuno.

La cuenta comenzaba con la Luna Nueva.

La correlación con las fases de la Luna, era:

  1. Cuarto Menguante: Cuhupqua (dos orejas)
  2. Luna Nueva: Muyhica  (dos ojos cerrados) e Hisca (bodas de la Luna y el Sol).
  3. Cuarto Creciente: Mica (dos ojos abiertos)
  4. Luna Llena: Ubchihica (una oreja).
Las tres formas de Zocams del Calendario Muisca.
Años Rurales
12 y 13 Lunas.
Años Sacerdotales
37 Lunas
Años Vulgares
20 Lunas
1 I ~ Ata 1 Ata 1 I ~ Ata
2 2 Bosa 2
3 3 Mica 3
4 4 Muyhica 4
5 5 Hisca 5
6 6 Ta 6
7 7 Cuhupqua 7
8 8 Suhuza 8
9 9 Aca 9
10 10 Ubichihica 10
11 11 Ata 11
12 12 Bosa 12
1 II ~ Mica 13 Mica 13
2 14 Muyhica 14
3 15 Hisca 15
4 16 Ta 16
5 17 Cuhupqua 17
6 18 Suhuza 18
7 19 Aca 19
8 20 Ubichihica 20
9 21 Ata 1 II ~ Ata
10 22 Bosa 2
11 23 Mica 3
12 24 Muyhica 4
1 III ~ Hisca 25 Hisca 5
2 26 Ta 6
3 27 Cuhupqua 7
4 28 Suhuza 8
5 29 Aca 9
6 30 Ubichihica 10
7 31 Ata 11
8 32 Bosa 12
9 33 Mica 13
10 34 Muyhica 14
11 35 Hisca 15
12 36 Ta 16
Mes Sordo 37 Cuhupqua 17
1 ~ IV Suhuza 1 Suhuza 18
2 2 Aca 19
3 3 Ubichihica 20
4 4 Ata 1 III ~ Ata

Año: Zocam

El año vulgar lo componen 20 lunas o sunas.

El año de los sacerdotes, o ciclo astronómico, es el empleado en las fiestas religiosas de treinta y siete lunas.

El año rural de 12 ó 13 lunas, se contaba de una estación lluviosa a otra.

No contaban en sus tres calendarios, hasta doce, veinte ó treinta y siete, empleaban para las sunas como para los días de una misma luna los diez primeros número solamente con sus jeroglíficos. Así el primer mes del segundo año agrícola iba precedido por el signo mica (tres), que correspondía a la siguiente lunación del año sacerdotal, y así sucesivamente.

La palabra zocam, no se usaba nunca sola, siempre se le añadía el numeral, zocam ata, zocam bosa, etc. y lo mismo para las sunas.

Como el año rural se componía de doce sunas, los sacerdotes agregaban sin conocimiento del pueblo, y al finalizar el tercer año, un décimo tercer mes, denominado sordo, pues no contaba para la cuarta serie, de no haber sido empleado, esta serie hubiera comenzado con cuhupqua y no en suhuza, como realmente ocurre.

Ciclo

El ciclo de veinte años de treinta y siete lunas (sesenta años occidentales), era dividido en cuatro ciclos de los cuales el primero se cerraba en hisca, el segundo en ubchihica, el tercero en quihicha hisca y el cuarto en gueta. Estos ciclos representaban las cuatro estaciones del gran año. Cada una de ellas consistía en ciento ochenta y cinco lunas (15 años occidentales)

Al final de cada período se hacía el gran sacrificio de guesa.

Se llamaba guesa (errante, sin hogar y quihica -puerta) a la víctima humana, porque la muerte del desventurado abría un nuevo ciclo de ciento ochenta y cinco lunas. Era el guesa un niño arrancado de los brazos de sus padres, y criado con gran esmero en el Templo del Sol en Sogamoso, hasta la edad de diez años, entonces lo sacaban a pasear por los caminos que Bochica (héroe civilizador) había seguido en su predicación, realizando sus célebres milagros.

A los quince, cuando llegaba a contar tantos años como sunas del ciclo muisca, se la inmolaba en una plaza circular, donde habían levantado una gran columna, que previamente habían utilizado como gnomon.

Templo del Sol
Reconstrucción del que fue el Templo del Sol, destruido por los españoles a su llegada. Emplazado en el sitio en el que originalmente estuvo construido, inmediaciones de lo que hoy es el Museo Arqueológico, de Boyacá, Colombia.

Intercalaciones

En piedras, grababan los signos que presidían a los años, las lunas y los días lunares, sirviéndoles de guía para saber en que zocam debían intercalar tal o cual luna.

Los siguientes dibujos fueron realizados por Humboldt, corresponden a la piedra obtenida por Duquesne, es pentágona, contiene cinco años sacerdotales de treinta y siete lunas, y tiene nueve signos, pues nueve años vulgares comprende cinco veces treinta y siete lunas:

Piedra Boceto

Duquense, guiado por algunos indios que conservaron conocimientos de los signos del calendario muisca, cree ver en tres caras de la piedra, las intercalaciones de ata, suhuza e hisca, las que se realizan en nueve años de doce y trece sunas, correspondientes al sexto, octavo y décimo año muisca de veinte sunas.

Según la piedra de Duquense, y en una intercalación de nueve años y cinco meses muiscas, los meses intercalados caen en cuhupqua, muyhica, ata, suhuza e hisca sucesivamente, sin que pueda tener ninguna intercalación en los años primero, séptimo y noveno.

Calendario

El dibujo de los círculos concéntricos es sensible a estas relaciones, así si queremos saber en que zocam se halla intercalado el signo bosa (2), se verá que es la sexta intercalación, y que tiene lugar en el año doce del ciclo.

  Signos de las lunas o sunas.
  Año muisca de veinte lunas, donde se hace intercalar uno de los signos de la serie de diez términos.
  Número de intercalaciones que se realizan en treinta y siete años.

Fuentes:

"El calendario de los muiscas" de Alexandre von Humboldt.

Vicente Restrepo/LosChibchas/