Rosa de los vientos guaraní

Calendarios y Astrología. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Guaraní

plusSitios Guaraní

Debido a la complejidad de su pensamiento religioso, los indios Guaraní son conocidos como los teólogos de la selva. Guardan sus antiguos conocimientos astronómicos en sus mitos y cantos.

Rosa-dos-ventos

Representación Gráfica

En la Génesis Guaraní, los puntos cardinales son representados por los cuatro dioses que crearon la Tierra: Ñamandú, Jakairá, Karaí y Tupã. Cada uno con un dominio específico:

  • Norte: Jakairá, dios de la neblina vivificante de las brumas que alivian el calor, origen de los buenos vientos.
  • Sur: Ñamandú, dios del Sol y de las palabras, origen del tiempo-espacio primordial.
  • Este: Karai, dios del fuego y de las llamas sagradas.
  • Oeste: Tupã, dios de las aguas, del mar y de sus extensiones, de las lluvias, los relámpagos y los truenos.

Cada uno de los cuatro dioses tiene una diosa como esposa, ellas representan las direcciones de los puntos colaterales, nordeste, sudeste, suroeste y noroeste, formando con los dioses la rosa de los vientos.

En Itapejara d'Oeste, a los márgenes del río Chopim, región que fue habitada por los indios Guaraní, hay ocho palmeras que en una circunferencia de 5 metros de diámetro forman una rosa de los vientos.

La palabra Itapejara no tiene ningún significado en Guaraní pero, anteriormente, la ciudad se llamaba Tapejara que, en Guaraní, significa "el Señor del Camino o el Guía".

Los Guaraníes representaban esos ocho dioses con palmeras plantadas en una circunferencia, siguiendo la orientación de la rosa de los vientos. Ellas también representan el tiempo, pues en Guaraní, el espacio y el tiempo son designados por la misma palabra: ara. En el centro de la circunferencia de palmeras era colocado un bloque rocoso representando el dios supremo guaraní Ñanderú. En el interior de esa construcción, también se hospedaba el líder espiritual y político de los Guaraní que antiguamente agrupaba diversas aldeas.

Cuando los Guaraní dormían fuera de la aldea, clavaban ocho flechas alrededor de su lecho, en la dirección de las rosas de los vientos, pidiendo protección a los dioses.

Además de la circunferencia con ocho palmeras, los guaraní también la hacían con cuatro o doce de esos árboles, siempre representando sus dioses.

En esa construcción, cada dios y cada diosa tiene su dominio y sus atributos en una disposición circular muy semejante al antiguo calendario solar chino, relatado en el milenario libro I Ching, el Libro de las Transformaciones, donde la acción de la energía Yin y Yang es representada por ocho trigramas correspondiendo a los ocho ramos de la rosa de los vientos. Además de una dirección, cada ramo corresponde una estación del año, una calidad, una función familiar, una parte del cuerpo y una imagen.


Fuentes:

http://fisica.ufpr.br/tupi/arqueo/intro.html