Pombero

Dioses y Personajes Míticos. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Guaraní

plusCosmogonía Guaraní

Es un personaje multifacético de la mitología guaraní, fundamentalmente es un asustador muy comentado y temido.

PomberoLo definen como un hombre más bien bajo, robusto, moreno y retacón, con abundante vellosidad y brazos tan largos que los arrastra. A veces usa un enorme sombrero de paja y luce andrajoso, puede llevar una bolsa al hombro. Se cuenta que sus pisadas no se sienten. Sus pies se pueden dar la vuelta, de manera que confunde a aquellos que quieren seguirlo. Algunas versiones indican que anda sin ropas, aunque su miembro viril enorme es tapado por la profusa barba que le llega hasta el suelo.

Se lo conoce también con los nombres de Pyragué (Pies peludos), Karaí pyhare (Señor de la noche) y Kuarahy jára (Dueño del sol).

Inicialmente era considerado un genio protector de las aves de la selva. Sin embargo, a medida que evolucionaba el mito fue "adquiriendo" nuevas habilidades: poder mimetizarse con facilidad o metamorfosearse en cualquier animal, imitar el canto de cualquier ave (en especial las nocturnas), hacerse invisible o deslizarse por cualquier ranura u orificio.

Se desliza entre la maleza, silencioso y vivaz, brillándole los ojos de astucia diabólica. Invisible a ratos, conoce el secreto de convenirse en tronco o matorral en los fugaces momentos en que el relámpago rasga las tenebrosas tinieblas. Sus silbidos prolongados hacen estremecer de pavor. Lo seduce cuerpo de una mujer o la brillantez de algún objeto, que robará luego.

Si el Pombero es enemigo, se está expuesto a innumerables peligros dentro del bosque, porque siempre con engaños intentará perderlo en la espesura. Algunas veces provoca extraños accidentes dentro de los ranchos, como por ejemplo que se cierren solas las puertas, o caigan misteriosamente utensilios de la cocina. Los que están enemistados con el duende, en las noches, suelen escuchar pasos y voces en los alrededores del rancho, como si alguien caminara por el patio en las noches.

En cambio si es amigo, pueden obtenerse grandes ventajas, puesto que él, de manera invisible guiará al cazador hasta el lugar donde se hallan las presas más grandes y gordas, la buena pesca o los mejores frutos silvestres que sirven de alimento. Para ganarse su amistad, es necesario dejarle cada noche, durante treinta días sin interrupción, detrás del rancho, potes de miel, o tabaco.

Nunca debe pronunciarse su nombre en voz alta, hablar mal de él o silbar en horas de la noche, porque esto lo enoja. Puede vengarse molestando o ensañándose con esa persona. Un mero roce con sus manos peludas puede producir que la persona se torne tonta, muda o experimente temblores.

Es lascivo, en sus andanzas nocturnas gusta de despertar a las mujeres con el suave y escalofriante roce de sus manos. A veces las secuestra y las posee, y después de saciarse las deja ir, generalmente embarazadas, en cuyo caso el hijo nacerá muy parecido a él. Es el responsable del nacimiento de los niños extramatrimoniales, se dice que con sólo tocar el vientre puede embarazar, esto ocurre si la dama solitaria, sin bautismo, al ser visitada en la noche por él, no le invita miel o tabaco.


Fuentes:

http://www.guiadelchaco.com.ar