Gnomon de Cruz Machado

Calendarios y Astrología. Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Guaraní

plusSitios Guaraní

El gnomon, simple reloj solar, era utilizado por los indios brasileños, para determinar el mediodía solar, los puntos cardinales y las estaciones del año. En la lengua Tupí se llamaba Cuaracyraangaba. En general, estos relojes eran construidos con un bloque de roca, poco trabajado y dispuesto verticalmente en en suelo, cuando se encuentra aislado, ese bloque es más conocido como monolito.

Gnomon de Cruz MachadoEn 1991, se estudió un monolito vertical de 1,50 metros de altura, encontrado en las márgenes del río Iguazú, cerca de Cruz Machado.

Tiene cuatro talladuras artificiales, apuntando a los cuatro puntos cardinales, las dos talladuras mayores apuntaban en dirección este-oeste. Rodeando el monolito había una circunferencia, y también alineaciones de rocas menores, que aparentemente indicaban los puntos cardenales, y las direcciones de salida y puesta del Sol, en las estaciones del año.

Considerando que el monolito fue colocado en la posición vertical, y que muchas tribus de indios brasileños usaban y aún usan el reloj solar, existe la suposición, que era un reloj solar más perfeccionado, pues podría suministrar los puntos cardinales en ausencia del Sol.

En 1996 se encontró en el Municipio Central brasilero, uno muy semejante, aunque las rocas menores, habían sido apiladas en el monolito central, por las labranzas posteriores del terreno.

Estructura del relojEn la base del Monte Roraima, región que habitan los indios Pemón, existe uno similar.

En la región norte de Argentina fue localizado el monumento de rocas más alto del mundo, en el volcán Antofalla (6.100m) en Puna de Catamarca. Constituido de una circunferencia de rocas, rodeando un monolito vertical situado en el centro

La semejanza estructural de este conjunto rocoso, con el del Municipio Central, el de Puna de Catamarca, el del Monte Roraima y con el de Nabta en Egipto, el más antiguo hasta ahora encontrado, es sorprendente. Sin embargo, debemos considerarlo normal, la observación empírica del Sol hecha por diferentes pueblos sigue, aproximadamente, la misma metodología.

En el Sur de Brasil, cuando el nacimiento y la puesta de sol ocurren cerca de los puntos extremos del lado norte (invierno) hace más frío y la duración de la noche es mayor que la del día; cuando ellos ocurren cerca de los puntos extremos del lado sur (verano) hace más calor y la duración del día es mayor que la de la noche. Cuando el nacimiento y la puesta de sol ocurren en las posiciones intermediarias (primavera y otoño) la temperatura es más amena y la duración del día es igual la de la noche.

En las regiones situadas entre los trópicos, la relación entre la posición del nacimiento y de la puesta de sol con la temperatura y la duración del día es menos evidente. Por ejemplo, los Tupinambá de Maranhão, situados cerca de la Línea de Ecuador, también observaban el movimiento del nacer y de la puesta de sol y su desplazamiento en la línea del horizonte, que efectúa entre los dos trópicos, límites que jamás ultrapasan. Ellos sabían que cuando el Sol venía del lado norte les traía vientos y brisas y que, al contrario, cuando venía del lado sur, traía lluvias. Ellos contaban perfectamente los años en doce meses y eso por el conocimiento del desplazamiento del Sol de un trópico a otro y viceversa. Conocían igualmente los meses por la época de las lluvias y por la época de los vientos.


Fuentes:

http://fisica.ufpr.br/tupi/arqueo/intro.html