Cronología culturas agroalfareras del NOA

Culturas Originarias de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusVersión en Flash

plusArqueología Indígena en Noroeste Argentino

plusArqueología Indígena Cuyo - Sierras Centrales

plusArte en el noroeste argentino

El Noroeste argentino comprende a las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, parte de Santiago del Estero y norte de San Juan. Es una zona árida o semiárida caracterizada por salares, estepas, bolsones puneños, valles y quebradas andinas.

Los primeros indicios de ocupación los encontramos en Inca Cueva, hace más de 9.000 años, hacia el 700 a. C. los pobladores comienzan a desarrollar una agricultura incipiente. Se formaron grupos aldeanos sedentarios, de familias extensas. Con influencias de Tiwanaku, se organizaron poblados autónomos con culto común.

Evolucionaron en Señoríos con jerarquías y jefaturas en urbanizaciones protegidas.

En 1.480 se produce la invasión Inca, la consecuente subordinación al Cuzco introduce nuevas pautas culturales.

Atravesando diversas fases formativas desarrollaron su evolución las históricas tribus de los Diaguitas, Atacamas y Omaguacas.

Con la llegada de los españoles comienza el fin de las culturas. Hoy los herederos de la formas de vida de los nativos del Noroeste reciben el genérico nombre de Collas.

Primeros pobladores

Inca Cueva

En Inca Cueva, Jujuy, encontramos habitaciones excavadas en las cuevas que fueron usadas durante miles de años: los rastros del fogón más antiguo tienen 9200 años, el más reciente 1600. Son espacios reutilizados que nos muestran que los pobladores volvían continuamente a ellos.

En 1936 se encontró a Rosalía, un mujer desecada naturalmente de entre 17 y 20 años, tiene una antigüedad de 5400 años, lo que la convertiría en la momia más antigua encontrada.  Leer más 


Ampajango

Esta cultura fue así denominada por el sitio homónimo, próximo a Santa María, en la provincia de Catamarca, donde fue identificada por primera vez.

En una extensa cantera se desarrolló una primitiva y tosca industria, donde los instrumentos se obtuvieron por percusión directa sobre grandes bloques de basalto: las llamadas lascas, una de las formas más primitivas de instrumental Utico.

La morfología poco elaborada de las piezas y las técnicas aplicadas lleva a sugerir una antigüedad mayor a 8.000 años. Leer más 


Huachichocana

Al igual que Inca Cueva, la cueva se ubica sobre las quebradas laterales a la Humahuaca.

Con vestigios arqueológicos del año 7600 a. C., muestra los primeros indicios de utilización de tejidos, y hacia el 2.500 a. C. la presencia de una agricultura incipiente que incluía la producción del maíz, poroto, ají y calabaza. Leer más 


Temprano. 700 a. C. - 650 d. C.

San Francisco

Los asentamientos San Francisco cubrieron un rango temporal comprendido entre aproximadamente el 700 a. C. y el 300 d. C.

Desarrollaron en la zona de influencia de la selva pedemontana, particularmente el valle del río San Francisco, en el este de la provincia de Jujuy, los primeros asentamientos importantes de población humana que lograron generar influencia y relación con los territorios de las tierras altas llegando hasta el norte de Chile.

Las pipas cerámicas constituyen un elemento característico de los primeros agricultores - alfareros del Noroeste Argentino y norte de Chile. Las pipas del complejo cultural San Francisco sobresalen por la exquisitez con que fueron realizadas.

La cultura de San Francisco encierra en su interior una suma de realidades heterogéneas a lo largo del espacio y del tiempo.

El descubrimiento en 1998 del sitio Moralito, cercano a la localidad jujeña de Arrayanal, permitió el hallazgo de gran cantidad de restos de cultura material en una secuencia estratigráfica entre 2100 y 1700 años antes del presente; según los estudios realizados, corresponderían a dos grandes momentos de ocupación. Leer más 


Condorhuasi

La cultura Condorhuasi se desarrolló entre el 400 a. C. y el 700 d. C., principalmente en el valle de Hualfín (Catamarca), aunque su influencia se extendió a las también provincias argentinas de La Rioja y Santiago del Estero.

Esta región se caracteriza por valles anchos y quebradas altas con un clima cálido, seco y recursos abundantes.

Fueron esencialmente una sociedad de pastores de llamas, con escasa agricultura, lo que hace suponer que su origen se relaciona con las culturas del altiplano de sur de Bolivia.

Se presume que, por su vida aldeana y el alto grado de desarrollo artístico, las comunidades Condorhuasi debieron contar con jefes que regulaban las labores productivas, realizadas probablemente por artesanos especializados en el trabajo de la piedra, la cerámica y el metal.

Se distinguen las siguientes fases culturales:

  • Diablo y Cultura Vaquerías: (400 a. C. - 200 d. c.)
  • Barrancas: (200 d. c. - 350 d. c.)
  • La Alumbrera y Cultura Alamlto (350 d. C. - 700 d. c.)

Alcanzó un alto desarrollo artístico, se destacó por sus esculturas en piedra. Entre ellos los llamados "Suplicantes", figuras humanas en extraña posición, que mezclan elementos realistas y fantásticos. Leer más 


Las Mercedes

La cultura Las Mercedes (400 a. C. - 700 d. C) constituye la entidad cerámica más antigua presente en las llanuras de la provincia de Santiago del Estero, se difundió en las sierras de Sumampa y Guasayán.

La cerámica es de tonalidad gris negra si fue cocida en horno cerrado, o bien de coloración rojiza si se la coció en atmósferas oxidantes (hornos abiertos). Las piezas pueden ser lisas, grabadas o pintadas de blanco sobre fondo rojo o negro, con motivos geométricos.

Restos humanos de un entierro localizado en la cuenca superior del río Dulce, constituyen un notable hallazgo debido a la ausencia de registros bioarqueológicos en referencia a los integrantes de estas sociedades alfareras. Los remanentes esqueletales yacían a 130 centímetros de la superficie, conformando un enterratorio de tipo directo. Leer más 


Tafí

300 años a. C. y hasta 800 d. C. se desarrolló la "Cultura del Tafi" en el piedemonte de la selva oriental, en la provincia de Tucumán.

La sociedad se componía de grupos familiares que habitaban aldeas de hasta una decena de recintos circulares. Las residencias se disponían en torno a un patio central, bajo el cual usualmente existían cámaras de piedra donde enterraban a los difuntos.

Considerada como una de las que alcanzaron el más alto grado de desarrollo, eran agroalfareros, basaban su economía en el trabajo de la agricultura y conocían las técnicas de la cerámica, metales y textiles. Llevaban una vida sedentaria, se juntaban en grupos con una organización social compleja. Leer más 


Ciénaga

Se desarrolló aproximadamente entre los años 150 y 650 d. C.

Tomó su nombre del sitio homónimo a orillas del río Hualfin, en el departamento de Belén, provincia de Catamarca, tuvo amplia dispersión sobre la provincia de La Rioja, el norte de San Juan y los valles Calchaquíes.

Muchos de sus yacimientos arqueológicos se encuentran sobre grandes depósitos de sedimentos que bordean los ríos, y actualmente, por efectos de la sequía, están transformados en "barreales". En razón de esto, Ciénaga juntamente con la Aguada, integraba lo que se dio en llamar "cultura de los barreales".

Parcialmente contemporánea a la cultura Condorhuasi, tomo muchos elementos culturales dándole su propia fisonomía y alcanzando un pleno desarrollo e importante difusión cuando aquella declinaba. Leer más 


La Candelaria

La Cultura de "La Candelaria” toma el nombre del departamento salteño donde fuera descubierta. Se desarrolló entre los años 200 d. C. y 1.000 d. C. aproximadamente. Geográficamente se distribuye por el este y sur de Salta y norte de Tucumán.

Las viviendas eran generalmente de planta circular de unos 6 metros de diámetro, delimitadas por una hilera de piedras clavadas en el terreno. Han sido construidas con materiales perecederos, habiéndose utilizado las piedras planas clavadas como una especie de zócalo que aseguraba al suelo las ramas y postes de las paredes. Estos recintos están aislados unos de otros. Otro tipo de patrón de vivienda se ha hallado en Chuscha: se trata de un espacio central con pequeños semicírculos adosados alrededor de éste. En los Altos de Medina también se han encontrado estructuras similares.

El elemento más característico y mejor conocido son los tipos cerámicos: urnas de color rojo y negro. Las urnas, recipientes de gran tamaño, sirvieron para la inhumación de niños y adultos. Leer más 

Medio. 650 d. C. - 850 d. C.

Aguada

Los hombres de la Cultura de la Aguada produjeron el máximo desarrollo de las culturas agroalfareras en el noroeste argentino.

A partir de las Ciénaga y Condorhuasi con las que se la agrupa como "Culturas de los Barreales" (se asentaban en territorios inundables) y de su interrelación con otras sociedades del altiplano argentino-chileno-boliviano surgió hacia el año 650 d. C. Para el 900 desaparece como entidad cultural, aunque una parte de su legado puede reconocerse en culturas más tardías como las de Belén y Santa María.

Su epicentro era Catamarca con expansión en La Rioja y San Juan. Leer más 


Agrelo - Calingasta

Hacia el año 700 d. C., las influencias de los grupos agroalfareros de los valles y quebradas del noroeste argentino, se hacen notorias en San Juan y Mendoza. Con muchos elementos culturales similares aparecen las tradiciones de Calingasta y Agrelo respectivamente, que mantendrían su hegemonía en la zona hasta el año 1.000.

En la provincia de San Juan, se desarrolló especialmente en la zona de Calingasta, Jáchal, valle del Zonda e Iglesia. La cultura de Agrelo, por su parte, se ubicaba en el norte y centro de Mendoza.

Su economía se basaba en la agricultura, especialmente de maíz, poroto y zapallo, es muy probable que domesticaran los camélidos. Leer más 


Sunchituyoc

El epicentro de la cultura Sunchituyoc (700 d. C. ~ 900 d. C.) fue el interior de la llanura central de Santiago del Estero, con difusión por toda la región.

Asentó sus aldeas sobre montículos en la orillas de los ríos. Basaron su economía en un sistema mixto, donde predominó la agricultura pero continuando con la caza, pesca y recolección. Protagonizaron una integración económica con el NOA por medio del comercio y posteriormente la colonización.

Sunchituyoc tuvo una excelente cerámica de urnas y una gran creatividad para los diseños de su ave mítica (búho). Leer más 


Tardío. 850 d. C. - 1500 d. C.

Yavi

La cultura Yavi se desarrolló entre los años 850 d. C. y 1.500 d. C. en el extremo noroeste de la puna Argentina. Sería la expansión más meridional de la cultura Chicha del sur boliviano.

Hoy encontramos restos arqueológicos de viviendas y andenes de cultivos. Es rica la evidencia de petroglifos, en especial en la región de la Laguna Colorada, la Cueva del Diablo y "El Angosto". Leer más 


Angualasto

Conocida también como Sanagasta (1.000 d. C. - 1.500 d. C.), tuvo su centro en La Rioja y extendió su influencia hasta la provincia de San Juan.

La cerámica presenta grandes recipientes o urnas de boca amplia y paredes oblicuas, con decoraciones geométricas y también antropomorfas y zoomorfas, con el empleo de los colores negro, rojo y blanco. Trabajaron los metales, particularmente el cobre e hicieron pectorales y aros. Con hueso fabricaron puntas de flechas y otros adornos.

En el valle de Iglesia, ubicado al noroeste de la provincia de San Juan, se identificaron dos sistemas de riego que se atribuyen a la cultura Angualasto. Leer más 


Santa María

La cultura Santa María (1.000 d. C. - 1.500 d. C.) tuvo su epicentro en los Valles Calchaquíes, del Cajón y Yocavil. Sus asentamientos se ubicaban en sitios elevados. Tolombón y Quilmes albergaban más de 2.000 habitantes.

La agricultura con terrazas de cultivo y sistemas de riego permitía el sustento. Fueron excelentes ganaderos, utilizando distintos nichos ecológicos para abastecer de forraje al ganado. La disponibilidad de llamas como animales de carga para realizar caravanas, les permitió desarrollar un fuerte intercambio económico y cultural. Leer más 


Belén

Se desarrolló en los departamentos de Belén y Tinogasta en la provincia de Catamarca, a lo largo del río Hualfín. Su esplendor ocurre entre los años 1000 y 1450 en los valles de Abaucán y Hualfín, donde estaba su centro principal, y en el bolsón de Pipanaco.

Se puede apreciar la existencia de distintas fases en las viviendas: primero grandes casas comunales, como para tres o cuatro familias; luego, las habitaciones aisladas; y finalmente, habitaciones agrupadas en sitios estratégicos. Las casas son unidades formadas por varias habitaciones de planta rectangular que se comunican al exterior por puertas estrechas. En el tercer período se nota la influencia de la cultura Inca. Leer más 


Averías

Se desarrolló entre el año 1200 y el 1500 aproximadamente en la provincia de Santiago del Estero. Recibieron fuertes influencias de la zona andina e influyeron en la región serrana con la que intercambió elementos.

Esta cultura fue la culminación del proceso de adaptación de los grupos al ambiente de la llanura. Las fuertes influencias recibidas de la zona andina le dieron el carácter de centro elaborador de las pautas culturales del Oeste, del Chaco y del Litoral Argentino. Mantuvieron un intenso intercambio comercial con la puna y las sierras.

Realizaron urnas con dibujos míticos abstractos y con una incipiente intención pictórica. Leer más 

Expansión Inca. 1480 - 1550

Los incas ingresaron en el actual territorio argentino hacia 1480, durante el reinado del inca Tupac Yupanqui momento en el cual el Imperio Inca alcanzó su máxima expansión.

El dominio incaico duró entre cincuenta y cien años. Construyeron caminos que comunicaban con el Cuzco. Dejaron además tambos, fortalezas, santuarios de alta montaña, y centros administrativos y de almacenamiento. Leer más 


Ocupación Española. 1550-1810

Las avanzadas conquistadoras penetraron paulatinamente, y hasta que la Conquista no se convirtió en colonización, las culturas originarias mantuvieron sus estructuras originarias.

En el caso del noroeste argentino el proceso fue vertiginoso. Los españoles comenzaron a llegar desde Perú, a partir de 1550 buscando asegurar la comunicación con los Andes centrales. Al contacto con el invasor las culturas nativas prácticamente se derrumbaron. Cuando reaccionaron del primer impacto los conquistadores ya habían hecho pie y consolidaban su avance. Los posteriores focos de rebelión (Juan Calchaquí, Viltipoco, Pedro Bohorquez) fueron aplastadas después de soportar serias pérdidas.

La fundación de ciudades en la segunda mitad del siglo XVI, afianzó el poder español en la región, comenzando el proceso de aculturación.


Collas

Desparramados en cientos de poblados y caseríos de la Puna, la quebrada de Humahuaca y parte de los Valles Calchaquíes, a principios del siglo XX se desarrolla una nueva etnia: los Collas, síntesis de Diaguitas, Omaguacas, Apatamas, grupos de origen Quechua y Aimará procedentes de Bolivia, cuantitativamente más numerosos y parte de la masa mestiza no integrada en los centros urbanos.

Perdieron su organización comunitaria original y su núcleo, la familia extensa; tecnología sustantivas como la cerámica fueron expulsadas de la memoria colectiva. Su religión fue penetrada por el catolicismo, ya no visten como antes, salvo en poncho y ojotas y tampoco cazan.

Sin embargo, los Collas son los auténticos portadores de la tradicional forma de vida andina, a través del mantenimiento de muchos patrones culturales como la economía pastoril de altura, y agrícola de papa y maíz; la recolección de algarroba y sal; la construcción de viviendas; la medicina tradicional y las técnicas de adivinación; los instrumentos musicales; el culto a la madre tierra e innumerables creencias, rituales y practicas sociales; la religiosidad ancestral, lejos de ser dominada por la nueva religión oficial, ha coexistido con ella, en una nueva forma: la religiosidad popular. Leer más