Estaquería

Sitios Arqueológicos y Arqueoastronómicos. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Nasca

plusSitios en la costa sur peruana

Se ubica a unos veinte kilómetros de la ciudad de Nasca, y cuatro al oeste de Cahuachi, al que pudo estar sujeto y sucederlo como mayor centro nasca, luego de su abandono en el año 400 d.C.

Al parecer ya había sido utilizado por los Paracas, cultura anterior a la Nasca, y continuó habitada luego de la desaparición de ésta, con la cultura Huari, hasta que hacia el año 1.000, un aluvión de barro y arena arrasara el sitio.

La estructura principal consiste en una plataforma artificial de adobe, sobre la que se colocaron 240 postes de huarango, a unos dos metros uno del otro, con una altura aproximada también de dos metros, algunos finalizando en forma de horqueta y otros con grabados antropomorfos o zoomorfos. Se especula que el conjunto podía soportar un gran techo.

Hacia el oeste, se encuentran los restos de un recinto cuadrangular, en cuyo centro hay un enorme poste de huarango, que constituía el eje central de un techado circular, hecho de cañas y atados con soguillas, este último elemento fue rescatado arqueológicamente.

Hoy el sitio consiste en una serie de alineamientos de troncos de árboles, sugiriendo algunos autores la presencia de un observatorio astronómico, hipótesis que no sustentan los demás indicios.

Huarango

Huarango

El huarango es un árbol que se desarrolla en el desierto de la costa peruana, puede sobrevivir a las sequías gracias a sus raíces de hasta 70 metros que acceden a la napa freática. Al traer el agua a la superficie hace posible la vida de otras plantas.

Puede vivir más de mil años, tiene unos diez metros de altura, copa generalmente horizontal, ramas espinosas y pequeñas flores amarillas. El fruto -huaranga- es altamente nutritivo, las culturas precolombinas sobrevivían comiéndolo durante los períodos de sequía.

Su madera dura y resistente -además de como combustible y elemento de construcción-, se utilizó para cubrir tumbas y realizar tallados artísticos.