Culturas Ayampitín, Alpa Corral y Ongamira

Sitios Arqueológicos y Arqueoastronómicos. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

Cazadores - recolectores de las Sierras Centrales (Córdoba y San Luis, Argentina), antecesores de Comechingones y Sanavirones.

Área Cultural: Andina Meridional (América del Sur)

Cronología y diferentes puntas de proyectil:

Puntas Ayampitín
6.000 a. C

Cultura Ayampitín

Puntas Ongamira
4.600 a. C.

Cultura Ongamira

Puntas Comechingones
500 d. C - 1.600

Cultura Comechingón

plusArqueología Indígena Cuyo - Sierras Centrales

Las Sierras Centrales -Córdoba y San Luis- constituyen la unidad orográfica más austral del grupo de las Sierras Pampeanas, y una subárea arqueológica.

El estudio de los primeros pobladores comenzó con Florentino Ameghino quien mencionó la presencia de un horizonte cultural caracterizado por la ausencia de cerámica, en un contexto donde existían puntas de proyectil bifaciales asociadas a piedras de moler planas.

Investigaciones recientes obtuvieron evidencias arqueológicas en el sitio El Alto 3 -en la Pampa de Achala- permitieron determinar la presencia humana en la región a fines del Pleistoceno (10.000 a. C), tal vez en una etapa exploratoria del espacio serrano.

El Alto 3. Pampa de Achala

Noreste de la Pampa de Achala, Sierras Grandes de Córdoba, 1650 m.s.n.m.

Un alero se abre en un frente granítico, su boca tiene un largo de 23 m, su profundidad media es de 5 m y la altura es superior a los 2 m.

Excavados en la roca que conforma el piso del interior se localizaron 24 instrumentos de molienda (morteros y molinos planos o conanas), mientras que otros 39 morteros se agrupan en el exterior, sobre una roca plana ubicada a unos 15 m de la abertura.

Gruta de Intihuasi (San Luis)

Caverna natural de 60 metros de frente por 25 de profundidad. Una amplia arcada servía de defensa contra el sol del verano y las lluvias invernales; es el sitio más seco y de mayor luminosidad de toda la caverna.

Conocida ya por Florentino Ameghino, el Museo de La Plata realizó excavaciones en el año 1951, revelando la existencia en las capas más profundas de la misma industria que había sido encontrada en Ayampitín.

Ayampitín

La manifestación de esta cultura se produjo con la individualización del sitio al aire libre denominado Ayampitín, situado en la Pampa de Olaén, cercano a la localidad de La Falda (Sierras de Córdoba). Estos hallazgos -alrededor de 1940- fueron ampliados con las excavaciones de la gruta de Intihuasi (San Luis). El fechado radiocarbónico más antiguo se remonta al año 6.000 a. C.

Se presume que estas tierras fueron apostaderos de cacería asociadas a la concurrencia y disponibilidad de los guanacos en cuya caza especializaban su economía. Subsidiariamente, recolectaron semillas que que trituraban en molinos planos de piedra (conanas). El hallazgo de ganchos de piedra nos habla de que el arma utilizada fue el lanza-dardos o propulsor.

Las puntas de proyectil eran lanceoladas de entre 5 y 10 cm de largo y 1 a 2 de espesor. El cambio al uso de puntas triangulares y más pequeñas, distingue al tipo cultural que les sucede, nombrado como Alpa Corral (al sur) y Ongamira (norte).

Alpa Corral

Restos óseos en Alpa CorralCercano a la localidad de Alpa Corral, en el yacimiento arqueológico de Puerta del Tala, se encontraron restos óseos indígenas de 5.300 años de antigüedad.

A unos 60 centímetros de profundidad hallaron un esqueleto completo con su ajuar funerario.

Enterrado en posición fetal, tal vez porque pensaban que el hombre debería irse del mundo de la misma manera en que llegaba.

Junto a él, al parecer un hombre de unos 40 años, había una especie de ajuar: puntas de lanzas hechas de cuarzo, raspadores, cuentas de collar de piedra y huesos de guanacos, vicuñas y ñandúes, supuestamente comida que les ponían a los muertos para que tuvieran alimento en el más allá.

En agosto de 2015 se encontraron otro tres esqueletos, separados unos de otros por 50 cm, el el Laboratorio de Tritio y Radiocarbono (Latyr) de la Universidad Nacional de La Plata determinó que uno de ellos data de hace 6800 años.

Ongamira

Por encima de las capas que contiene la industria Ayampitín, existe otra diferente. Se trata también de un pueblo de cazadores especializados pero que utilizaban puntas de proyectiles totalmente distintas a los anteriores. Seguramente llegaron del norte y se mezclaron con la antigua cultura, pues en las primeras épocas aún persistían las puntas lanceoladas.

El elemento más característico de esta segunda oleada de cazadores especializados son las formas de sus puntas de proyectil: de forma triangular, lados convexos y base escotada o recta. Siguen en uso los molinos planos o conanas por lo que suponemos también complementaron la caza con la recolección de semillas. La presencia de pozos de almacenamiento demuestra que existió cierta previsión, pues acumularon el excedente de semillas para épocas de escasez.

Desde el punto de vista social formaron grupos de 30 a 50 individuos. El nomadismo debió de ser estacional, habitando grutas después de los períodos de cacería.

Esta cultura debió sobrevivir hasta el año 500 d. C. Para esa fecha los pueblos de cazadores fueron reemplazados o aculturados por otros provenientes del norte. Aparecen ahora puntas de proyectil de 25 a 30 cm. de largo, muy finas y delicadamente trabajadas. Éstas revelan la introducción del arco y la flecha, pues además han desaparecido los ganchos de propulsor, Tales puntas tienen forma triangular, bordes convexos y base escotada. Los molinos o conanas son más abundantes, lo que está mostrando un mayor énfasis en la recolección o el comienzo de la agricultura. Nuevas técnicas se manifiestan en el trabajo de piedra: aparece una que otra hacha pulida.

Hábitos de vida más ordenados se desprenden de la existencia de basureros fijos. La densidad de la población debió de ir en aumento. Son comunes los panes de pintura amarilla o de hematita, los que se debieron usar en pinturas corporales o en pictografías en las paredes de cuevas y aleros.

Se deformaban el cráneo según la norma tabular erecta, provocada por el uso de una cuna especial. Ese estilo de deformación cefálica parece haber sido precedido por otro logrado mediante el uso de bandas de cuero o tela, que, ajustadas al cráneo de los niños, le daban forma alargada como de huevo.

Hacia el final de ésta época hace su aparición la alfarería lisa, sin decoración. Este el substrato sobre el cual se asientan los pueblos que posteriormente encontrará la conquista española a mediados del siglo XVI: Comechingones y Sanavirones.

Leer: plus Uritorco y el Valle de Ongamira.


Fuentes:

Argentina Indígena Vísperas de la Conquista. Alberto Rex González y José A. Pérez. Editorial Paidós. 2.000

Diario Clarín, edición del 23 de Marzo de 2.008.

http://www.oni.escuelas.edu.ar

http://www.ecopaz.com.ar

http://www.monografias.com