Mitos de origen Shipibo-Konibo

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Shipibo-Konibo

El mito de origen 1

La leyenda cuenta que los Shipibo-Konibo emergieron en Cumancaya, un sitio arqueológico en el alto Ucayali, para repoblar el mundo por cuarta vez, por eso Cumancayacocha es considerada como el origen de la generación actual de los pueblos Shipibo-Konibo, también es el centro del universo y es el sitio donde está el árbol cósmico; dice la tradición que en la cocha (laguna) de Cumancaya existe mucha cerámica rota, ellos no la tocan, porque dicen trae mala suerte. Otro sitio ancestral es Canchahuaya en el bajo Ucayali, que al igual que Cumancaya es un sitio arqueológico con mucha cerámica rota, pueblos que probablemente desaparecieron por la furia del río en épocas de creciente y que pertenece a una generación anterior a la actual.

Mural en la comunidad de Cantagallo, Lima.

Dice la tradición, que en el pueblo de Cumancaya crecía un árbol encantado, las hojas de este árbol se movían sin viento, y que con el intenso sol sus frutos reventaron y las semillas cayeron al agua de la cocha donde las gamitanas (un pez amazónico muy común) se las comieron y en poco tiempo los peces comenzaron a volar como aves, la gente quedo admirada, decían que seguramente Dios les ha dado esa medicina para volar; entonces tomaron las hojas de aquel árbol, exprimieron su jugo para rociarlo por todo el lindero del pueblo, vamos a volar dijeron, luego la gente se adormeció. Al día siguiente el pueblo amaneció inclinado para empezar a volar y poco a poco el pueblo ascendió en el aire, pero se dice que no se llegó al mundo-cielo y cayeron estrepitosamente y todo la cerámica se rompió en pedazos, por eso es que en esta cocha existe mucha cerámica rota, por ese motivo los Shipibo-Konibo no lo tocan porque esta encantada.

"En síntesis, de acuerdo al mito, el origen de los pueblos Shipibo-Konibo, entendemos que ellos explican de manera dinámica sus orígenes, sujeta a la naturaleza de las crecientes y vaciantes de río, llamado también "Ronin" o serpiente cósmica dueña de universo y que en temporadas de creciente arrasa los pueblos ribereños para luego surgir nuevamente en otras riberas del río, quedando el sitio arrasado como lugar mítico de origen; por esta razón la última generación de los Shipibo-Konibo tienen sus orígenes en el sitio arqueológico de Cumancaya, donde se dice que emergieron por cuarta vez. De igual manera ellos señalan que el sitio de Canchahuaya en el bajo Ucayali es otro sitio de origen, probablemente de una generación anterior a Cumancaya".

Los Hijos del Sol y la Luna 2

Para explicar sus orígenes los Shipibo relatan el mito de los hijos del sol y de la luna. Aseguran que Dios había creado a estos dos astros como dos divinidades que no deberían juntarse jamás, pero desobedecieron a los consejos. A consecuencia de estos amores siderales la luna se vio embarazada. Una noche de tormenta un rayo abrió el vientre de la luna y bajaron a la tierra 7 niños de conformación humana.

El más pequeño de los hijos del sol y de la luna llegó al mundo con habilidades que no poseían sus otros hermanos. Para escaparse de las persecuciones en la tierra el hermano menor disparaba cantidades de flechas en el aire construyendo así una escalera por la que regresarían hasta el infinito. Por esa escalera endeble, y convertidos en hormigas curiuinsis provistas de trocitos de hojas, los 7 hermanos subieron en busca de sus padres portando el mensaje de la selva. Al llegar a un inmenso lago poblado de caimanes feroces quisieron ganar la otra orilla utilizando los lomos de los lagartos como pasaderos. Una de las fieras troncho el muslo del hermano-guía y en la lucha siguiente todos llevaban el riesgo de ser devorados. El sol se compadeció de sus hijos y les convirtió en la constelación, que los colonos conocen por el nombre de los 7 cabritos (Las Pléyades) y que los Shipibo llaman huishmabu. Una de las estrellas se llama quishi huma, sin pierna en recuerdo del hombre-guía.

La altura y posición de estas estrellas con relación a la tierra es interpretada por los indígenas como el avance de las estaciones del año que orientan la vida de los Shipibo. El invierno y el verano están anunciados por la declinación de los 7 cabritos y ese conocimiento sirve a los Shipibo para orientar sus actividades de caza y pesca. Así el mito de huishmabu forma parte del calendario de los Shipibo. Después de las privaciones del invierno cuando los crecientes son tan grandes que "los peces se pierden en el agua" y la lluvia cae día tras día. En verano, tiempo de abundancias los Shipibo organizan sus excursiones a las grandes cochas para pescar con arco y flecha la sabrosa palometa o hacer campamentos en las playas inmensas del gran río para buscar huevos de taricaya, una tortuga. Así cada estrella cada constelación es conocida y tiene su nombre y su historia.

Para nosotros las estrellas dan vueltas alrededor del sol. Para los Shipibo las estrellas pasan por el río-cielo en sus canoas. La estrella Nete Huishtin (venus) sube y baja 3 veces antes de subir definitivamente. Los Shipibo dicen que allí hay fuerte corriente. Para ellos todo se relaciona con el conocido río. Creen que no estamos solos en el universo. Existen otros mundos poblados por ejemplo en la Vía Láctea, o Nahua Bay, el camino de otras gentes.


Fuente:

1 La arqueología y el mito de origen de los shipibo-conibo de la Amazonía peruana. Daniel Morales Chocano, Ana Mujica Baquerizo.

2 El tiempo nos venció: La situación actual de los Shipibos del río Ucayali. Carolyn Heath. Boletín de Lima Nº 5, 1980.