Cosmología Nukak

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Nukak

El mundo Nukak consta de tres niveles:

"Hea"
nivel superior.
Es el sitio a donde viajan las almas de los muertos y comparten su morada con los "takueji", espíritus poderosos que manifiestan su ira con los truenos y cuyas disputan generan las lluvias.
En este mundo viven los astros y no existen la anaconda ni el jaguar.
"Jee"
nivel intermedio.
Donde viven los nukak como seres, es decir la selva y su territorio.

Este nivel es representado por las relaciones sociales de los seres del universo y por el entorno físico que los rodea, los sitios de caza, de pesca, los huertos activos y abandonados, los campamentos, en fin todos los sitios donde los nukak interactúan con el ambiente.

En este nivel intermedio también habitan ciertos espíritus de los muertos que no hacen su viaje al nivel de arriba sino que permanecen en el bosque cerca del lugar del deceso, estos espíritus denominados "debep" son descritos como seres oscuros y peludos asociados con monos churucos, osos hormigueros o sombras; que toman esta apariencia para buscar comida. Los "debep" son seres malignos peligrosos y temidos.

Las personas vinieron a este mundo desde "bak", junto con algunos animales y plantas, salieron por un orificio localizado al sureste de su territorio, abierto por Mainako, una mujer.

"Kâk" significa persona, y el prefijo "nü" se aplica a quienes proceden de abajo y viven ahora en este mundo. En cambio, otra parte de los animales y plantas siempre han estado en este mundo y finalmente otros fueron el resultado de la acción del héroe cultural Mauro.
"Bak"
nivel inferior.
De este lugar provienen los nukak y los primeros pobladores del mundo llamados "bak budi", gente de bak. Esta gente es asociada con animales como el venado, el tapir y el jaguar.
Los seres de este mundo tienen la capacidad de ayudar a la gente del nivel intermedio, pero también pueden enfermar o matar.

MonoLos nukak piensan que los seres humanos tienen tres espíritus que van a los tres niveles en el momento de la muerte.

Cuando la persona fallece, se desprenden tres espíritus suyos: uno va a "hea" a donde vive el sol, es como la semilla de la gente, que al llegar allá no se enferma ni muere más, sino que vive cómodamente. Allá están también los árboles matrices y si los espíritus de "hea" comen mucho sus frutos, los árboles de este mundo producen grandes cosechas.

Otro espíritu del fallecido, "nemep", queda en este mundo, en la selva y puede hacer mal a quien no quiere.

Un tercer espíritu va a "bak", a las casas de los tapires y los venados, con quienes se casa y tiene hijos, por lo cual tapires y venados no deben ser cazados aquí, porque son parientes o inclusive antepasados. Todos los habitantes de abajo "bak münü" pueden ayudar a la gente a curarse cuando están enfermos o a conseguir alimento.

La enfermedad puede ser causada por ataques de dardos espírituales de los espíritus de los muertos o de los "takuejí" que viven en "hea" y también lanzan los rayos cuando están furiosos o pueden venir a hacer daño a este mundo. También una persona viva puede aprender a lanzar dardos de enfermedad o a curar las enfermedades.

La medicina tradicional de los Nukak se basa en las curaciones por poder espiritual. También practican procedimientos físicos, como un sonido que hacen las mujeres sobre la parte afectada, usan algunas plantas medicinales como las hojas de "wamao" (Siparuna decipiens) para curar picaduras de hormiga yanabe y la fiebre; la corteza del fariñero (Clathrotropis macrocarpa) para curar llagas; o un helecho (Niphidium crassifolium) y la corteza de "burikúi" (Philodendron victoriae) para curar la picadura de algunas serpientes.

Se considera que la salud depende de la integridad del "éoro", una sustancia rojiza que rodea a la persona como un aura, que puede ser vista sólo por algunos en ciertas circunstancia y que puede ser dañada o reconstruida por poderes espirituales o físicos.