Aparai - Wayana: Rituales

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Aparai - Wayana

Hay festividades sociales que pueden darse con los miembros de una única alea o agregar parientes de otras aldeas, momentos de transmisión de conocimientos y de estrechar lazos.

Las fiestas que duran tres o cuatro días terminan cuando se acaban las bebidas.

Bastón ceremonial para danzar.
(taphem epu –
tahseh epuru
)

Hasta hace unas décadas un ritual importante era la entrada a la fase adulta (Okomo, en aparai), que podía repetirse en adelante como una especie de confirmación y acto de bravura.

El período de mayor festividad es entre el término de la maduración de la mandioca y la nueva plantación, es el período cuando dedican más tiempo al ocio.

Los eventos considerados positivos -buena caza, pesca, buen viaje- son motivos para festejar. Ante la iniciativa de un miembro de la aldea, el jefe de esta decide como y cuando será la fiesta. La cantidad de bebida será vista como un marcador de hospitalidad y generosidad.

Las fiestas son llamadas con el término wãco que también significa danzar, diferenciando las fiestas de las reuniones. Comienzan al atardecer en el patio de la aldea. Las danzas son acompañadas con cantos y música de flautas y maracas. Cada fiesta recibe un nombre generalmente asociado a un personaje mítico.

El tukusipan - parohtopo pertenece al jefe del pueblo y es el lugar para las relaciones entre personas de una misma aldea, desarrolladas en el día a día. En esta casa se distribuyen las bebidas fermentadas, se hacen comidas en conjunto, reuniones y asambleas y son recibidos los visitantes, que duermen en ese espacio cuando están de paso. Esta casa comunitaria es también el lugar donde ocurren las danzas con máscaras y con flautas y donde son sepultados el jefe de la aldea y su esposa.

Imagen: Casa comunidad tukusipan - parohtopo (2009).

El interior de la cubierta de la casa comunitaria está rematada por una rueda de techo (Maluana - maruana) que representa un rayo sobrenatural llamado Maluanaimë por wayana. La fabricación y la pintura de la rueda de techo es una actividad que reúne a los hombres y algunas mujeres.

Imágenes:

Arriba: Rueda de techo en aldea del río Paru del Este (1978)
Abajo: Diseño de una rueda de techo. Ilustración en Hileia Amazônica (1955)

En las comidas y durante la ejecución de los trabajos de artesanía, los hombres y las mujeres se sientan en los bancos (Kololo - epehtopo), altos para los primeros y más bajos para las mujeres. Estos bancos se fabrican en un solo bloque de madera, generalmente cedro, proveniente de árboles derribados con ocasión de la apertura de una nueva roza. Durante los rituales los jóvenes deben tallar bancos que se pintan con las mismas pinturas minerales de la rueda de techo. Otro tipo de banco (mïjele) es destinado por los Wayana a los hombres mayores, a los especialistas. El asiento se acorta y sus laterales reciben tintura negra y luego grafismos que se entrelazan con cuchillo. En este tipo de asiento se puede observar la cabeza y la cola de diversos animales como “urubu-rei” y "tracajá" que son representados en los bancos.

Imagen: Bancos ceremoniales almacenados y diseños de grafismos en ellos (kueïmë e mekuom).

Vestidos y máscaras ceremoniales.

 


Fuentes:

https://pib.socioambiental.org/es/povo/aparai

https://pib.socioambiental.org/es/povo/wayana

https://www.institutoiepe.org.br/infoteca/livros/arte-grafica-wayana-aparai/