Cosmología Hopi

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Hopi

De acuerdo a sus creencias, la historia de la humanidad está dividida en períodos denominados "mundos", los cuales están separados entre sí por catástrofes naturales: el primer mundo sucumbió por el fuego, el segundo por el hielo y el tercero por el agua. La época contemporánea es el "cuarto mundo" que tendrá su fin, pues en total la humanidad debe recorrer siete periodos.

Desde el primer mundo los Hopi estuvieron en contacto con los Kachinas, espíritus ancestrales situados entre los Dioses y los hombres, seres visibles, de apariencia humana que habían llegado de las estrellas y les habían enseñado los fundamentos terrenales y espirituales de la vida.

Danza de la Lluvia

Un sacerdote Hopi, baila con una serpiente cascabel entre sus dientes. Otro con una pluma trata de distraer la atención del reptil. Rara vez son mordidos. Luego los sacerdotes los agrupan en círculos y los rocían con harina de maíz, otros los llevan fuera de la aldea y los dejan en libertad. Ellos creen que las serpientes se comunican con los dioses de la lluvia, y es lo que les piden en la ceremonia.

Ilustración de W. Langdon Kihn, publicada en The National Geographic Magazine, Noviembre de 1940.

Un guerrero Hopi realiza la Danza del Águila para invitados. Turistas que los visitan observan como el intérprete, al ritmo del tambor, simula el movimiento de las alas del ave en vuelo.

Al inicio del cuarto mundo, los Kachinas regresaron a las estrellas, los pueblos van olvidando las enseñanzas de sus maestros. Ahora son esperados para que los ilumine nuevamente cuando deba iniciarse un mundo nuevo.

Mientras tanto los Hopi viven en un marco de profunda religiosidad. Los Kachinas son representados con coloridas pinturas, muñecos con plumas, máscaras, danzas y ceremonias, buscando la comunicación con los espíritus del otro mundo.

Los elementos de la naturaleza, especialmente el Sol son la base de su culto. La Tierra es gobernada por un poderoso ser cuya influencia se extiende sobre la muerte y el fuego es el venerado "Masau'u". En un segundo nivel esta la "Mujer Araña" o "Diosa de la Tierra" esposa del Sol que ayudara a los hombres en los cataclismos anteriores. La Gran Serpiente también ocupa un lugar destacado en el panteón Hopi.

Kachinas

La fotografía de 1893 documenta un momento de la Ceremonia de Purificación. En ella y durante nueve días las kachinas van casa por casa. La figura de la extrema izquierda es Hahay'iwuuti (la mujer que vierte el agua), madre de todas las kachinas, la siguiente es Nata'aska (la gran boca del ogro), luego Soyok'mana (la antigua mujer que vigila). Las demás acompañan al trío golpeando el suelo con sus pies, en una búsqueda simbólica de alimentos.

Las kachinas son espíritus ancestrales, un punto medio entre los dioses y los hombres, con poderes benignos y malignos. Representados con coloridas pinturas, muñecos con plumas, máscaras, danzas y ceremonias. Ellos interceden con los espíritus del otro mundo en nombre de sus hermanos Hopi que habitan la tierra.

Pueden traer la lluvia, las buenas cosechas y el bienestar si se realizan las ceremonias apropiadas, que suelen consistir en teatralizadas danzas en las que los hombres interpretan la personalidad de cada kachina, simbolizando su regreso a la tierra de los vivos.