Pawnee

Culturas Originarias de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
  • Ficha

Pawnee, deriva probablemente de "pariki", que significa "el cuerno", haciendo referencia a su especial peinado. Los pawnees, antiguamente conocidos como "pananas", se llamaban a sí mismos "Chahiksichahiks": "hombres de hombres".

Hábitat: Su territorio tradicional se centró en los valles de Loup, el río Platte y a lo largo del río Republican, en lo que después sería el estado de Nebraska; se cree que habían llegaron del sur, desde el Golfo de México.

Área Cultural: Llanuras (América del Norte)

Lengua: Caddoana.

Se dividieron en cuatro grupos, cada uno compuesto por un número variable de aldeas:
Grupos Otras denominaciones Significado
Skidi Skiri o Panimaha "lobos"
Chaui Chavi o Panis "grandiosos"
Kitkahahki Kitkehahki "republicanos"
Pitahauirata Pitahaverat o Tapage "ruidosos"

Cada aldea se componía de un jefe y un consejo. La estructura jerárquica se dividía en jefe, guerreros, sacerdotes y chamanes. Les seguían los comuneros, hombres sin poder y los semiparias, que habían infringido las leyes y vivían en las cercanías de las aldeas. También había una clase de esclavos, capturados de otras tribus y que, frecuentemente se incorporaban a la nueva sociedad.

Las aldeas eran endógamas. Se practicaba la poligamia y en general, la descendencia era matrilineal. Los tamaños de las casas variaban, ya que una familia nuclear podía vivir en uno, pero era frecuente que una casa se ocupara por varias familias. La mayoría de las viviendas albergaba entre 30 y 50 personas, eran cónicas de troncos cubiertas de tierra como las de las Arikara, Hidatsa y Mandan, de 9 a 15 metros de diámetro y de 3 o 4 de alto con la chimenea en el centro. Una vez al año se dedicaban a la caza del búfalo y entonces vivían en tipis de piel de búfalo.

Su forma de vida era diferente a la de las demás tribus de las praderas. Eran básicamente agrícolas, cosechaban maíz, guisantes, cebollas, judías y calabazas. La introducción del caballo estimuló la tendencia a la vida nómada y a la caza del bisonte, pero siguió predominando la agricultura como forma principal de subsistencia.

Su danza más importante era la "Hako", que simbolizaba la buena voluntad entre las tribus.

Eran profundamente religiosos, y creían que algunas estrellas eran dioses, y crearon rituales para obtener su presencia, aunque también usaban la astronomía para generar calendarios esencialmente de siembra. Los chamanes se agrupaban en una sociedad, curaban enfermos y prevenían la sequía y la escasez, al mismo tiempo que creían en el poder de las oraciones y de los ritos. Se reunían periódicamente para hacer pruebas de magia.

Tirawahat La Creación

De acuerdo con los Pawnee, el mundo fue creado por el dios Tirawahat, quién envió a las estrellas a soportar el cielo.
Algunas estrellas brillantes estaban a cargo de las nubes, los vientos y la lluvia. Esto aseguraba la fertilidad de la Tierra. Algunas estrellas menores estaban celosas, ellas encontraron un saco de tormentas mortales que estaba a cargo de las estrellas brillantes y lo vaciaron en la Tierra. Esto introdujo la muerte en la Tierra.
Los Pawnee también creían que la primera mujer nació del matrimonio de las estrellas, y el primer hombre del matrimonio del Sol y la Luna.

Su religión comprendía la clarividencia y la celebración de ritos, como el sacrificio de una muchacha en honor de la deidad del lucero del alba, ceremonia que llevaban a cabo todos los años. Los mitos y el folklore de este pueblo eran imaginativos y de gran simbolismo.

Creían que el maíz era como una "Madre simbólica" fuente de toda vida, que había aparecido en el mundo en forma de mujer y que la germinación de granos simbolizaba la vida, mediante la cual el Sol concedía sus bendiciones. Tirawahat era la divinidad del poder supremo, representada por la bóveda celeste, y también creían en las estrellas de la noche y de la mañana, a las cuales cada año recitaban largos poemas rituales dirigidos a invocar su presencia, pero también le ofrecían sacrificios humanos; guardaban secretamente los objetos sagrados rituales para la Estrella de la Mañana, y le inmolaban una mujer cautiva para obtener buenas cosechas; se la vestía y arreglaba para el sacrificio, para arrancarle el corazón con un cuchillo y abandonar el cuerpo en la planicie. El rito que fue abolido en 1816 por el jefe Petalesharo cuando salvó una joven comanche que iba a ser sacrificada.

Durante el siglo XIX los pawnees firmaron varios tratados por los cuales cedieron la mayor parte de su territorio, situado al sur del río Platte, al gobierno de Estados Unidos. Las epidemias de viruela y los ataques de los Sioux y otras tribus diezmaron su población. A finales del siglo XIX decidieron renunciar a las tierras que todavía poseían en Nebraska, a cambio de trasladarse a una reserva del estado de Oklahoma. En aquella época, los pawnees no alcanzaban el millar de personas y la tribu corría peligro de extinción.

Mapa del cielo

En uno de sus "Paquetes sagrados", junto a otros objetos ceremoniales, se encontró una Carta Estelar. Realizada sobre un cuero de alce, es de forma oval, de unos 38 cm. por 55 cm. Su antigüedad es incierta, estimándose entre unos 150 y 350 años. El mapa representa varias constelaciones, y en el centro aparece la Vía Láctea, dividiendo las dos estaciones principales, a la derecha el cielo en el verano nocturno, a la izquierda el invierno nocturno.

Sacrificio a la Estrella de la Mañana.

En el humo de hierbas encendidas, el cuerpo desnudo de una joven es bañado antes de sacrificarla a la Estrella de la Mañana.

Los sacrificios humanos en los indios de Norte América eran excepcionales. Éste era practicado por los Skidi-Pawnee, para pedir fertilidad a la tierra. Tenía reminiciencias de los realizados en el valle de México. La muchacha era atada a un poste, y su corazón atravesado por una flecha. En las primeras décadas del siglo XIX, un joven guerrero, corrió hacia el cadalso, rescatando a la víctima cuando estaba a punto de ser asesinada, llevándola en su caballo. Tan impresionados quedaron los ancianos de la tribu, que abandonaron el rito.

Ilustración de Langdon Kihn, publicada en The National Geographic Magazine, Julio 1944. Epígrafe tomado de la misma.