Sagrado Monte Shasta.

Cosmogonía de los Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Shasta

Este impresionante volcán era visto como una gran casa -tipi-, el humo que salía de su cúspide indicaba que el Viejo del Cielo, su creador estaba dentro. Su hija menor se asomó un día y fue arrastrada por el viento; de esta circunstancia nacerían los hombres.

El majestuoso monte Shasta es uno de los lugares sagrados más antiguos del continente. En su alrededor hay vestigios arqueológicos del 9.000 a.C. La ladera norte fue habitada hacia el 2.500 a.C. Para las tribus del centro de California -entre ellos los los Wintun y Modoc- era una frontera que estaba poblada de leyendas. Para los Shastas o Sustikas, a los que la montaña debe su nombre, no eras sólo un santuario sino el origen de la Tierra.

El mundo de los Shasta.

Kuksu, ceremonia de los Pomo.

Con sus 4.322 m de altura, el monte Shasta es el segundo pico de la cordillera de las Cascadas y el quinto de California, y es el estratovolcán más voluminoso de la cordillera.

En la actualidad sigue siendo un santuario para las naciones nativas de la región. En el área conocida con Panter Meadows, los chamanes de las distintas tribus se reúnen en los solsticios para transformarse en el espíritu del oso, el águila y la lagartija entre otras criaturas de la naturaleza, y rendir homenaje al milenario Viejo del Cielo.

El Viejo del Cielo creó el monte empujando nieve y hielo abajo a través de un agujero. Luego, llamó al Sol para que fundiera la nieve de la cual surgieron arroyos y ríos. El Viejo bajó al mundo por los peldaños del monte y creó los árboles. Cuando cayeron las primeras hojas las sopló convirtiéndolas en pájaros. Después tomó una gran rama y la partió en trozos. Con los trozos más pequeños hizo los peces, con los medianos los animales del bosque, y con el más grane creó al gran oso grizzly.

Oso

Litografía de Louis Choris. (1822).

El oso se hizo fuerte y astuto y se convirtió en el rey de la naturaleza. Caminaba en dos patas y llevaba un mazo de madera. El Viejo del Cielo sintió miedo de la criatura y vació el monte para hacer con él un gran tipi. Se refugió en el durante mil inviernos. Por el cráter de volcán salía humo, indicando a los indios que estaba allí. Cuando llegaron los hombres blancos, el Viejo se marchó para no volver.

Los descendientes del oso

Después de la creación para los Modoc, el Gran Espíritu, que es el mismo Viejo del Cielo, trajo a su familia a vivir al mundo. Encendieron fuego dentro del monte y se establecieron en el tipi. Un día, la hija menor se asomó a lo alto del tipi para ver el mar y el Espíritu del Viento se la llevó y la arrojó al bosque, donde vivían desterrados los grizzlys. La niña se crió con una familia de osos y cuando se hizo mujer se casó con el hijo mayor y tuvieron muchos descendientes: éstos fueron los primeros indios. Los osos estaban tan orgullosos de ellos que le construyeron un segundo tipi, que es la cumbre conocida como monte Shastina (3.720 m de altura),

Un día, la Madre Osa supo que iba a morir y mandó un mensaje al Gran Espíritu, contándole donde estaba su hija, para que no se reclamara tras la muerte. El Gran Espíritu corrió hacia ella, cuando vio a sus nietos se enfureció, pues no los había creado él. Condenó entonces a los osos a andar siempre en cuatro patas. Y a los descendientes de su hija y el oso los desperdigó por la faz de la tierra. Fue entonces cuando dejó el mundo y el fuego se apagó dentro del tipi.

Los tiempos del diluvio

Para los Shasta, el gran monte fue el lugar mítico donde se produjo una nueva población del mundo, tras un diluvio. El cataclismo fue obra de llanto de los hombres, en duelo por un indio joven y bondadoso. Solo una pareja sobrevivió refugiándose en la cúspide.

Monte ShastaUna fuente de energía.

El monte Shasta no ha cesado de poblarse de leyendas. En la década de 1930, los rosacruces sostenían que era el lugar secreto de los lémures, míticos sobrevivientes de un continente hundido en el Océano Pacífico. Según sus adeptos, estas evolucionadas criaturas, de baja estatura y grácil cuerpo, trajeron de Lemuria poderosos cristales que generan energía cósmica, y no son pocos los que sostienen haber visto a los propios lémures por los bosques.

En la misma línea, diversas escuelas espirituales sostienen que Shasta es una encrucijada de energías geodésicas que garantizan el equilibrio del planeta.

En la actualidad, más de cien grupos y corrientes alternativas acuden al monte en busca de esta energía espiritual que otorga salud, paz y armonía. Algunos de estos eventos han causado conflictos con las tribus nativas, que exigen respeto para el santuario de sus ancestros.

Lugares Sagrados de AméricaFuente:

Lugares Sagrados de América.

Juan Tafur.

Océano Ambar, 2009.