Religión Zapoteca

Cosmología Pueblos Originarios
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios

plusCultura Zapoteca

plusCosmogonía Zapoteca

Eran politeístas, adoradores de varios dioses generalmente relacionados con la naturaleza que influían en la vida diaria de los zapotecas. A lo largo de su historia adoptaron dioses de otras culturas.

Dioses Principales
Copijcha Dios del Sol
Coqui Xee El Creador
Cocijo Dios de la Lluvia
Cozana Señor de la Noche
Huichana Creadora
Pitao Bezelao Dios de la Muerte
Pitao Cozobi Dios del Maíz
Pitao Peze Dios de la Riquezas
Pitao Zig Señor de las Miserias
Xipe Totec Dios de la Primavera
Xonaxi Queculla Diosa de la Muerte

Creían que los antepasados provenían de la tierra, de las cuevas o eran descendientes de árboles o jaguares convertidos en personas. Mientras que la élite que los rige descendieron de seres sobrenaturales que vivían entre las nubes, y que a su muerte volverían a dicho estatus. Por ello los zapotecos son conocidos como "El pueblo de las nubes".

Admiraban y respetaban a sus muertos, a quienes enterraban en urnas elaboradas en barro y adornadas con ofrendas, posteriormente llegaron a construir templos funerarios. Los adoraban pensando tenían otra vida donde residían sus almas.

Convencidos que su destino estaba enlazado a un animal practicaban el "Tonal": el día del nacimiento se ponían cenizas alrededor de la choza donde residía el recién nacido y al día siguiente la huella del animal que se formara sería el "tótem" del niño, marcaría su crecimiento y personalidad, lo representaría en su vida.

Creían en el "Nahualismo", los brujos que aprovechaban su "totem" para convertirse en animales para hacer maldades en las noches.

La gran influencia de otras culturas cercanas en el espacio y en el tiempo hizo que algunas deidades de importantes civilizaciones como la olmeca o la maya también aparecieran en las creencias zapotecas, siendo un ejemplo Quetzalcoatl, la "Serpiente emplumada".

Realizaban sacrificios de seres humanos para rendir culto a los dioses a quienes representaban en esculturas -especialmente urnas- edificios e incluso representaciones pictóricas en paredes.

Actividades Religiosas

Xhandú, el Día de Muertos Zapoteca.

Es día de fortalecer los lazos afectivos con los parientes que partieron, es día de solidaridad con el vecino que se le murió un familiar: se le acompaña en los rezos, en los preparativos de los tamales y ante el altar.

Conocido como Xanduu´Yaa, en este rito de 9 días los zapotecas rezan a sus muertos con un altar basados en su propio calendario.

En Juchitán, Oaxaca, los zapotecas inician la celebración del día de la visita de los muertos desde el 22 de octubre y durante nueve días hacen rezos para pedir por el descanso de los queridos difuntos y que regresen a casa el Día de Todos los Santos (el 1º de noviembre).

Guelaguetza. "Fiesta de los Lunes del Cerro"

Se realiza en el Cerro del Fortín localizado en la ciudad de Oaxaca, los dos lunes siguientes al 16 de julio.

Al parecer, esta fiestas tiene su origen en la época colonial y están relacionadas con la llamada fiesta de Corpus de la Iglesia del Carmen Alto, templo que las Carmelitas construyeron en las faldas de un cerro al que los zapotecas habían llamado de la Bella Vista, y se celebraba el domingo siguiente al 16 de julio y se repetía ocho días después en la llamada "octava".

Guelaguetza es una palabra zapoteca que denota el acto de participar cooperando; es un don gratuito que no lleva consigo más obligación que la de la reciprocidad. La Guelaguetza de los Lunes del Cerro se expresa en la ofrenda a la Ciudad de Oaxaca que hacen grupos representativos de las ocho regiones tradicionales: Los Valles Centrales, La Sierra Juárez (Norte), La Cañada, Papaloapan, La Mixteca, La Costa, La Sierra Sur y el Istmo de Tehuantepec. Cada delegación presenta una muestra de su patrimonio cultural a través de bailes que ejecutan al son de la música y los cantos que les son propios, vistiendo indumentaria de gala de sus respectivos pueblos. Al terminar, cada grupo distribuye entre el público su "Guelaguetza" compuesta por objetos característicos de sus respectivas regiones.

Es considerada la fiesta más grande del estado de Oaxaca.

Velas

Las velas de cera tienen un significado espiritual para la cultura zapoteca, desde tiempos de la conquista, la luz de éstas representa el camino de la vida.

Después de semana santa, en mayo, es cuando inician las fiestas en el Istmo de Tehuantepec llamadas “Velas”.

Una de las tradiciones más arraigadas es la “labrada de cera”, que consiste en una ceremonia comunitaria para elaborar las velas que habrán de ofrendarse al santo patrono, ceremonia que se anuncia desde la madrugada con música de flauta y tambor prehispánico.

Posteriormente se realiza la bendición del aro en que serán colocadas los pabilos o mechas donde habrán de labrarse las velas de cera.

Al término de la ceremonia, casi siempre después del mediodía, se efectúa una comida a cargo de los mayordomos y un baile popular para celebrar el acontecimiento.

Artesanos de Teotitlán del Valle, Oaxaca, fabrican velas para toda ocasión, por ejemplo, para el nacimiento, para cuando alguien muere, para pedir matrimonio y hasta para las fiestas patronales, pues para ellos la luz de éstas los acompaña en cada momento de sus vidas.

Danza de la Pluma

De la devastadora conquista española surgió una bella danza llamada “La Danza de la pluma” o “La Danza de la Conquista”, es también conocida por ser el último número de la Guelaguetza tradicional.

Esta danza de origen Azteca-Zapoteca, fue creada por ambas culturas con la finalidad de plasmar su conocimiento acerca del universo y también de dar a conocer el proceso de la conquista. Con un argumento, personajes y parlamentos que alternan con partes bailadas en distintos acto se muestra: el recibimiento de Moctezuma a Cortés, Malinche como traductora, las batallas y enfrentamientos de ambos ejércitos, el auxilio que Moctezuma pide a los 4 puntos cardinales, la muerte de Moctezuma y la fusión de dos culturas. En otra sección un danzante representa al sol ejecutando movimientos circulares mediante los cuales entabla un diálogo con los demás que representan a los cuerpos celestes.

Esta danza sirvió como medio de difusión para que se conociera cómo ocurrió la conquista en México, después de ser creada, se difundió por la región de los valles centrales.

La representación de la Danza de la Pluma -llamada así vistoso tocado de plumas con que se adornan los danzantes- puede llegar a durar hasta tres días, con intervalos de 30 minutos entre un acto y otro.