Códices prehispánicos (Mesoamérica)

Escritura y Simbología
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Los códices representan una de las creaciones culturales más desarrolladas de las civilizaciones mesoamericanas. El sistema de escritura altamente desarrollado les permitía registrar y conservar los principales acontecimientos.

La palabra códice viene del término en latín codex, que significa "libro manuscrito", y se utiliza para denominar esos documentos pictóricos o de imágenes.

Los mayas, aztecas, mixtecos, zapotecas, otomíes y purépechas, llevaban este tipo de registros; que permiten conocer sus aspectos culturales, sociales, económicos y científicos alcanzados, como sus creencias religiosas, ritos, ceremonias, nociones geográficas, historia, genealogías, alianzas entre los señoríos, sistema económico y cronología.

Los materiales de soporte, recibían un tratamiento especial que estaba a cargo de los sacerdotes, fundamentalmente usaban:

Equipamiento del escriba

Equipo del tlacuilo.

Junto a un pincel moderno para poder observar las proporciones: plato de cuarzo, recipiente de arenisca para moler los pigmentos y vasija de cerámica para almacenarlos.

Elementos encontrados en Aguateca (Guatemala).

A los que hacían los códices se les llamaba tlacuilos (en náhuatl: "los que escriben pintando"), ellos sabían leer, escribir y eran grandes pintores. Dominaban los temas sobre los que escribían.

TlacuiloUna vez preparados, pasaban a formar parte de una clase social superior, y tenían que dedicarse tiempo completo.

Los diferentes estilos nos marcan que hubo varios, pero estos personajes, que podían ser hombres o mujeres, nunca firmaron los trabajos que hicieron, eran para la colectividad; no se conoce el nombre de ningún artista del México prehispánico.

Para poder leer los códices, se les colocaba horizontalmente en el suelo, protegidos por esteras, así el tlacuilo lector y los oyentes se situaban alrededor del códice y podían verlo en su totalidad. La mayoría de estos códices se leen en sentido horizontal y continúan por su reverso. Los hubo hasta de 14 metros de largo.

Los códices establecían un universo de asociaciones entre personas, animales, plantas y colores, por lo que resultaba imprescindible el conocimiento previo de cada símbolo, para fundamentar una relación, que luego podía leerse en todas las direcciones.

Los manuscritos se guardaban en lugares llamados amoxcalli, amoxtli, significa "libro" y calli "casa". La posesión y manejo de los códices por la clase dirigente, señores y sacerdotes, aseguraba la conservación y el control exclusivo de todo saber alcanzado, lo cual contribuía a su afirmación en el poder. Sin embargo, aunque solamente los tlacuilos escribían códices, existían muchas personas que podían leerlos, como los egresados de las escuelas superiores, la burocracia estatal y aun la gente del pueblo conocía suficientes signos en las inscripciones de los frisos de los edificios públicos como para diferenciarlos, identificaban por ejemplo los nombres de los dioses y los numeros.

Alrededor de veinte códices prehispánicos sobrevivieron a la conquista, los obispos católicos arrojaban a la hoguera los "papeles pintados por el demonio". Enviados como regalos a la corona española, sólo dos de ellos se conservan en México y el resto en Europa.

Podemos clasificarlos (seguir los vínculos para conocerlos):

Mayas

La temática de los códices mayas está siempre relacionada con el mundo superior: con la religión, la astronomía, los ciclos agrícolas, la historia o las profecías. Están elaborados mediante la utilización de ideogramas. Su soporte más habitual es el papel de amate. Formaban unas largas tira de papel de entre 15 y 25 cm. de ancho, que se doblaban como un biombo en porciones iguales que formaban las páginas.

Tres códices que reciben los nombres de la ciudad en que se encuentran, son unánimente reconocidos:

Dresde

Madrid (Tro-Cortesiano)

París (Peresianus)

Un posible cuarto manuscrito maya de la época prehispánica, se presento en Nueva York en 1971, su autenticidad es cuestionada: El Códice Grolier.
Aztecas

Dibujos y signos descriptivos, de marcado contenido religioso. Los códices aztecas nos hablan de un pueblo muy activo y duro. Los describen cosechando en los campos, vendiendo sus mercancías en el mercado, cuidando de sus enfermos y llevando cargas; muestran también las diferentes clases sociales: los esclavos con bastones amarrados al cuello, los guerreros con trajes de tigre o águila, los sacerdotes con adornos especiales ...

Borbónico

Matrícula de Tributos

Tira de la Peregrinación

Tonalámat Aubin

 

Grupo Borgia

Estos documentos pictográficos eran usados principalmente con fines religiosos. Se trata de manuscritos que presentan varias secciones en común, que se ocupan de asuntos religiosos estrechamente ligados con el mito, el rito, la astronomía y la magia y son empleados de manera especial para predecir el futuro y para conocer los aspectos favorables o desfavorables del destino humano.

Borgia

Cospi

Fejérváry-Mayer

Laud

Vaticano B-3773

Mixtecos

Los códices mixtecos tratan de la historia de sus dinastías, religión guerras y hechos histórica importantes. Son de una magnífica factura y sus composiciones pictóricas tienen una gran riqueza iconográfica. Están elaborados en papel amate y en piel de venado tratada recubierta por una fina capa de estuco para poder escribir sobre ella. Se doblan en forma de biombo

Becker II

Bodley

Colombino-Becker I (Alfonso Caso)

Egerton (Waecker-Götter)

Manuscrito Aubin N° 20

Selden

Vindobonensis

Zouche-Nuttall

plusCódices Coloniales