Juan Ramírez de Velasco

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Juan Ramírez de Velasco

Monumento en La Rioja.

España

1535 - 1597

Bautizado con el nombre de Juan Ramírez de la Piscina y Velasco y Ábalos de la Calle, nació en Estollo, en el valle del río Cárdenas, a 49 km. de Logroño, muy cerca de Berceo y de San Millán de la Cogolla, en la castilla española.

Pertenecía a una tradicional familia, vinculada a la Corona, que la favorecía con cargos.

Prestó servicio en campañas militares en España durante treinta años. Velasco se había enrolado en las fuerzas armadas cuando sólo contaba con 16 años de edad, participando de las Guerras de Italia, de la campaña de Flandes y de las cruentas guerras contra los turcos.

Como reconocimiento a su valor, ascendió rápidamente hasta lograr el empleo de General de Mar y Tierra. Cuatro veces cruzó el Atlántico como jefe de las custodias militares de convoyes mercantes.

El 20 de marzo de 1584 es designado gobernador del Tucumán, Juríes y Diaguitas, por Felipe II. Se embarcó el 30 de noviembre de ese año, la flota que lo transportaba fue atacada por piratas británicos a los que derrotó.

En 1586 toma el cargo y en los siete años siguientes se dedicó a llevar a cabo el dominio del territorio calchaquí y establecer asentamientos permanentes, tarea ardua, ya que los nativos no resignaban sus tierras, e incendiaban continuamente los poblados españoles.

Así le incendiaron dos ciudades que fundara: Londres (en el actual territorio de la Provincia de Santiago del Estero) y la primera La Rioja (en otra localización diferente, más al norte de la actual, destruida en 1588).

Introdujo Velasco, el ganado vacuno y lanar, propugnó la fundación de grandes establecimientos agrícologanaderos y alentó la inmigración de familias españolas enteras.

Fundación de La Rioja

Óleo que representa la fundación de La Rioja.

Durante el gobierno de Velasco, Salta fue visitada por San Francisco Solano, reconocido religioso que venía realizando una ardua tarea de evangelización de los habitantes de la región.

En 1586 llegó a Salta la Compañía de Jesús, Velasco los agasaja, albergándolos en su propia hacienda y disponiendo que los indios mitayos y demás empleados dejaran sus labores para asistir a las prédicas de los jesuitas; medida que lo enfrentó con los encomenderos que veían afectada así la explotación de la mano de obra indígena.

Durante su gobierno, debió enfrentar el levantamiento de los calchaquíes, liderados por el cacique Silpitocle, cuya habilidad guerrera le dio fama entre sus aliados y enemigos.

Las tropas de Silpitocle asediaban la ciudad de Salta, Velasco organizó un ejército compuesto por trescientos indios aliados y cien españoles, a los que pertrechó con el dinero de las arcas del gobierno y con el apoyo, de los vecinos de la ciudad. Con este ejército se lanzó en una campaña por los valles calchaquíes, sorprendiendo y derrotando a los indígenas en su propio territorio.

La eficacia de la campaña de Velasco estuvo centrada en su sólida disciplina militar que lo llevó a guiar sus tropas por un terreno inexplorado, sin detenerse ante las inundaciones de la época estival ni ante la fatiga de sus hombres. Lo que le permitió ejecutar ataques por sorpresa desbandando a los calchaquíes que, dispersos por las serranías, debieron esperar las propuestas de paz del vencedor.

El Gobernador envió emisarios al resto de los aliados de Silpitocle, entre los mensajeros se destacaba el Padre Barcena, cuya osadía lo llevó a exponerse a las flechas de los calchaquíes para acordar las entrevistas entre ambos bandos.

La ciudad de los Césares.

Integró el grupo de conquistadores del siglo XVI que buscó la Ciudad de los Césares, un paradisíaco paraje patagónico donde se asentaba una ciudad fantástica, repleta de metales preciosos. Sus habitantes poseían grandes riquezas, y las tierras regidas por esta ciudad eran excelentes para la explotación agrícola y ganadera.

Con fecha 6 de Octubre de 1589, solicita a la Corona, el envío de sacerdotes de la Compañía de Jesús para que "asi con ellos se podrá poblar aquella costa (del Atlántico, donde se suponia se encontraba) y Estrecho de Magallanes y ellos propios conquistarian los naturales questan tierra adentro asi los yngas césares como los demás".

Leer:

La campaña, que duró cinco meses y recorrió más de cuatrocientas leguas, concluyó con la detención de Silpitocle y otros caciques principales que fueron llevados a la ciudad de Santiago, aunque rodeados de ciertos lujos que se confería a los enemigos con rango de nobleza.

A partir de entonces pudo comenzar la Compañía de Jesús la evangelización de los valles calchaquíes, aunque los indígenas mostraban constante recelo porque asociaban la fe católica a las armas españolas que la habían precedido.

El 20 de mayo 1591, Velasco funda por segunda vez la Villa de Todos los Santos de la Nueva Rioja, actual La Rioja, establece su cabildo, reparte solares entre los soldados que lo acompañaban, y la convierte en en centro de operaciones para la región.

En 1592 funda la Villa de Nueva Madrid (abandonada más tarde) y San Salvador de Jujuy al año siguiente, a través de su capitán Francisco de Argañaraz y Murguía. En marzo de 1593 es nombrado gobernador del Paraguay, y debe dejar el gobierno de Tucumán a Fernando de Zárate.

Más tarde abandona el norte para venir a Buenos Aires, ya que había recibido de la Corte el nombramiento como Capitán General y Gobernador del Río de la Plata.

Harto de la lucha y las privaciones, deja al criollo Hernando Arias de Saavedra a cargo de Buenos Aires y la Gobernación, y se autoexilia voluntariamente en Santa Fe, donde fallecerá en 1597.