Inca Urco

BiografĂ­as de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Huayna Capac

Ampliar imagenIlustración de Antonio de Herrera en "Décadas de Indias".

Inca

Gobernó un breve período en 1438.

Los Sapa Inca
Durante el gobierno de Viracocha, los chancas partieron de Paucaray y se dividieron en tres ejércitos. Tan seguros estaban de la fácil conquista del Cuzco que dos de los ejércitos se dirigieron al Cuntisuyu y el tercero tomó la ruta del Cuzco.

Viracocha, viejo y cansado, abandonó el Cuzco a su suerte.

Urco había recibido la borla, insignia del poder, y ese mismo día se casó con quien sería la mujer principal, todo según las costumbres Inca.

Inca Urco era borracho, indolente, no gobernaba, sino sus regentes, y abandonó el Cuzco durante el ataque chanca, refugiándose con su padre en la fortaleza de Chita. En esas circunstancias, surgió la figura del joven príncipe Pachacútec Inca Yupanqui quien decidió defender la ciudad Inca.

Pedro Cieza de León, en "Crónicas del Perú" relata los acontecimientos:

"Los orejones, y aún todos los demás naturales destas provincias, se reyeron de los hechos deste Inca Urco. Por sus poquedades quieren que no goce de que digan que alcanzó la dignidad del reino y así vemos que en la cuenta que de los quipos y romances tienen de los reyes que reinaron en el Cuzco callan éste, lo cual yo no haré, pues al fin, mal o bien, con vicios o virtudes, gobernó y mandó el reino algunos días. Y así, luego que Viracocha Inca se fue al valle de Xaquixaguana, envió al Cuzco la borla o corona, para que los mayores de la ciudad la entregasen a Inca Urco, habiendo dicho que bastaba lo que había trabajado y hecho por la ciudad del Cuzco, que lo que de la vida le quedaba quería gastar en holgarse, pues era viejo e no para la guerra. Y como se entendió su voluntad, luego Inca Urco sentró a hacer los ayunos y otras religiones conforme a su costumbre, y acabado salió con la corona y fue al templo del sol a hacer sacrificios; y se hicieron en el Cuzco a su usanza muchas fiestas y grandes borracheras.

Habíase casado Inca Urco con su hermana para haber hijo en ella que le sucediese en el señorío. Era tan vicioso y dado a lujurias y deshonestidades que, sin curar della, se andaba con mujeres bajas y con mancebas, que eran las que quería y le agradaban; y aún afirman que corrompió algunas de las mamaconas questaban en el templo y era tan de poca honra que no quería que se estimasen. Y andaba por las más partes de la ciudad bebiendo; y desque tenía en el cuerpo una arroba y más de aquel brebaje, provocándose al vómito lo lanzaba y sin vergüenza descubría las partes vergonzosas y echaba la chicha convertida en orina; y a los orejones que tenían mujeres hermosas, cuando las vía, les decía: "Mis hijos, ¿cómo están?" dando a entender que habiendo con ellas usado los que tenían eran dél y no de sus maridos. Edificio ni casa nunca lo hizo; era enemigo de armas; en fin, ninguna cosa buena cuentan dél sino ser muy liberal.

Y como hobiese tomado la borla, después de ser pasados algunos días determinó de salirse a holgar a las casas de placer que para recreación de los Incas estaban hechas, dejando por su lugar teniente a Inca Yupanqui, que fue padre de Tupac Inca ..."