Tecuichpo (Isabel Moctezuma)

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Tecuichpo. Isabel Moctezuma

Azteca

1509 - 1551

Tecuichpo (Tecuixpo) transitó los inicios de la dominación española, su vida fue de aprendizaje, resistencia, dolor, fortaleza, rebeldía y lucha. En ella convivieron de manera conflictiva, dramática y creadora las culturas mexica y española. Su espíritu vive en el México moderno.

Hija mayor del noveno emperador mexica Moctezuma Xocoyotzin y de Tayhualcan, hija de Totoquíhuatl, señor de Tlacopan.

Su nombre nahua Tecuichpotzin significa "Hija del Señor", viene de teuctli (señor, gobernante) e ichpochtli (doncella), a veces se le agrega el sufijo reverencial -tzin; Ixtlaxóchitl, otro de sus nombres, viene de ichcatl (algodón) y xochitl (flor). También se le conoce como Miahuaxóchitl: flor de caña de maíz.

Tras la Matanza del Templo Mayor, en mayo de 1520, los mexicas enfurecidos sitiaron a los españoles en el Palacio de Axayácatl donde Hernán Cortés retenía a Moctezuma, éste fue obligado a dirigirse al pueblo desde una ventana para apaciguarlos. Fue entonces cuando recibió una lluvia de pedradas, y por ellas, o en manos del propio Cortés al darse cuenta de que ya no le era útil, falleció.

Moctezuma Xocoyotzin, Tecuichpo, y Pedro Tlacahuepantzin, Códice Cozcatzin.

Antes de morir, Moctezuma le pidió a Cortés que se hiciera cargo de sus tres hijas (Tecuichpo, María y Mariana) y que las instruyera en la doctrina cristiana.

El 30 de junio, en la catastrófica retirada española de la Noche Triste, Tecuichpo logró regresar con los suyos. Con 11 años fue casada con Cuitláhuac, para legitimar su derecho al trono al ser designado sucesor de Moctezuma. Éste fallecería pocos meses después por una epidemia de viruela. En febrero de 1521, lo sucedería Cuauhtémoc, jefe supremo de los ejércitos azteca, con quien también la casarían.

El mismo Hernán Cortés fue el padrino de Tecuichpo en su bautismo cristiano, en el que se le dio el nombre de doña Isabel Moctezuma. El título de "doña" reconocía su nobleza.

El 27 de junio de 1526, Cortés le concedió en encomienda perpetua el gran señorío de Tlacopan, del que se había apropiado en 1521 y que por línea materna le correspondía a Tecuichpo. El señorío junto a Tenochtitlan y Texcoco había formado la Triple Alianza que, a la llegada de los españoles, dominaba buena parte de Mesoamérica. La encomienda incluía sus barrios y pueblos sometidos: Yetépec, Izquiluca, Chimalpan Chapolmaloyan, Atzcapotzaltonco, Xilocinco, Ocozacac, Cactepec, Telasco, Tasula y Cuatusco, en los que se encontraban 1240 casas habitadas por más de 6000 personas, quienes reconocían plenamente su autoridad, le pagaban tributo y le rendían pleitesía a la manera antigua.

La encomienda era la dote en el matrimonio que le concertó con el conquistador Alonso de Grado, a quien a su vez designó Visitador General de la Nueva España. Pronto Tecuichpo quedó viuda por tercera vez, fue entonces cuando Cortés la llevó a su casa donde convivió con varias mujeres indias nobles y españolas.

De esta relación forzada nació la mestiza doña Leonor Cortés Moctezuma, Isabel la marginó en un acto de sublevación y simbolismo. Antes que la diera a luz, Cortés la casó con Pedro Gallego, natural de Badajoz, cuatro o cinco meses después nació Leonor que fue entregada para su cuidado al licenciado Juan Altamirano, primo político de Cortés y que más tarde sería uno de los ejecutores del testamento de la propia Isabel, y posteriormente jefe de las innumerables propiedades del conquistador de la Nueva España. Leonor se casaría con Juan de Tolosa quien era un rico minero de Zacatecas fundador de la ciudad, socio de Luis, otro hijo de Hernán Cortes.

Con Pedro Gallego tuvo un hijo, Juan Andrada Moctezuma, quien heredaría la encomienda de Tlacopan. Su cuarto marido también murió pronto y doña Isabel en 1531 o 1532, tal vez en esta ocasión por voluntad propia, se casó con el español Juan Cano de Saavedra quien había llegado a México en 1520 con la expedición de Pánfilo de Narváez. Tuvieron seis hijos, cuatro hombres y dos mujeres: Gonzalo, Pedro, Juan, Isabel, Catalina y otro cuyo nombre se desconoce.

Juan Cano entabló varios pleitos para evitar la merma de los bienes y privilegios de su esposa, incluso a través del obispo de la diócesis de México, Juan de Zumárraga, se dirigió a la Corona. En 1544 en una entrevista con Gonzalo Fernández de Oviedo, en Santo Domingo, se expresó sobre su ilustre esposa:

" ... yo me casé con una hija legítima de Montezuma, llamada doña Isabel, tal persona que aunque se hobiera criado en nuestra España, no estoviera más enseñada e bien doctrinada e católica, e de tal conversación e arte, que os satisfaría a su manera e buena gracia. E no es poco útil e provechoso al sosiego e contentamiento de los naturales de la tierra, porque como es señora en todas sus cosas, e amiga de los cristianos, por su respeto y ejemplo, más quietud e reposo se imprime en los ánimos de los mexicanos."

Por su linaje, su personalidad y el matrimonio estable con Juan Cano, doña Isabel Moctezuma era respetada por los españoles. Era una mujer rica, cristiana e inteligente, aunque analfabeta era “señora en todas sus cosas".

Luchó contra los encomenderos, contribuyó el la construcción de diversos edificios públicos, entre ellos el Convento de San Agustín, que después se convirtió en la sede de la Antigua Biblioteca Nacional, donde se presume fueron sepultados sus restos.

Testamento

El original se encontró en 1996 en el Archivo General de la Nación de México, está fechado el 11 de julio de 1550. Fue redactado con la anuencia de su esposo Juan Cano, con un poder amplísimo a tres ejecutores: Juan Altamirano, Andrés de Tapia y Alonso de Bazán.

Tiene un llamado a la abolición de la esclavitud: “Quiero y mando, y es mi voluntad, que todos los esclavos, indios e indias naturales de esta tierra, que el dicho Juan Cano mi marido y yo tenemos por nuestros propios, por la parte que a mí me toca sean libres de todos servicios, servidumbre y cautiverios, e como personas libres hagan de sí su voluntad, porque yo no los tengo como esclavos, y en caso de que lo sean, quiero y mando que sean libres”

Deja el señorío de Tlacopan a su hijo mayor Juan de Andrada y sus herederos: “porque es mío y así como lo he poseído y lo poseo ahora, deseo y es mi voluntad que el dicho Juan de Andrade, mi hijo legítimo, lo posea”. Exceptúa los pueblos de Cuyoacaque, Capuluaque, Cuapanoaya y Tepebaxuca, que destina a Gonzalo, el hijo mayor de su matrimonio con Juan Cano, y en el caso de que ellos fallecieran sin dejar hijos legítimos heredarían sus hijos Pedro y Juan Cano respectivamente.

Además:


Fuentes:

Doña Isabel Moctezuma, Tecuichpotzin (1509-1551). Rodrigo Martínez

Testamento de Isabel Moctezuma. Raquel Sagaón Infante.