Manuelito

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Manuelito

Navajo

1818 -1893

Manuelito, nació en 1818 en el sureste de Utah, probablemente cerca del Pico Orejas de Oso; era miembro del clan To'Tsohnii (Agua Grande).

Conocido por nombres diferentes dependiendo del contexto: Ashkii Diyinii (niño sagrado), Hastiin Chilhaajiní (hierba negra), Nabááh Jiłt''aa (jefe de guerra, "agarró guerrero enemigo"), los navajos lo apodaban "agujero de bala".

Tenía dos esposas, la primera hija de Narbona, un líder navajo y la otra, una mujer mexicana llamada Juana.

Se había destacado como guerrero en las luchas con los mexicanos, el ejército de Estados Unidos y tribus vecinas. En 1855 fue elegido jefe principal, tuvo bajo su mando la mayor cantidad de navajos que se reunieron organizadamente para el combate en su historia. Firmó un tratado donde los navajos accedieron a una reducción de su territorio, del cual sólo 200 kilómetros cuadrados eran aptos para la agricultura.

Fort Defiance

Fort Defiance, condado Apache, Arizona, Estados Unidos. Pintura de Seth Eastman (1873).

Los campos alrededor de Fort Defiance eran uno de los límites, cuando el nuevo comandate William Brooks decidió ocuparlos para pastura de los caballos del ejército, ordenó a Manuelito mover el suyo. Manuelito, cuyo padre y abuelo habían usado esas tierras, se negó a renunciar. El ejército disparó y mató 60 caballos y más de 100 ovejas. Indignados los navajos asesinaron a un esclavo negro que pertenecía a Brooks; el ejército nuevamente acosó a los indios, quienes después de unas semanas de lucha, debieron firmar un nuevo tratado de paz, comprometiéndose a permanecer en sus tierras.

En 1860, muchas tropas comenzaron a salir de su fortaleza para participar en la Guerra Civil. El 30 de abril Manuelito vio la oportunidad de atacarlos, con ayuda de grupos Ute y Apache, más de 1.000 guerreros asaltaron la fortaleza; sin embargo la superioridad armamentista de los blancos logró rechazarlos, dejando muchas bajas, los sobrevivientes se refugiaron en las Montañas Chuska.

Cuando en 1863 el coronel "Kit" Carson, aplica una campaña de tierra quemada para convencer a los navajos a abandonar su patria, los rebeldes quedaron sin sustento, algunos se unieron a otras tribus, Manuelito y sus seguidores se refugiaron en Cañón Grande. Muchos murieron de hambre o frío, aún así se negó a rendirse.

El General Carleton, al mando de las fuerzas militares de Nuevo México decidió enviarle a "Herrero Grande" y otros jefes navajos para encontrar a Manuelito y darle el ultimátum para que se entregara con su grupo, o sería perseguido y asesinado. Su respuesta fue "Mi Dios y mi madre vive en el oeste, y no lo voy a dejar ... no tengo nada que perder, pueden venir y tomar lo que quieran, pero no me moveré. Nunca he hecho nada malo a los norteamericanos o los mexicanos. Yo nunca he robado. Si me matan, la sangre inocente se derramará".

Fort Wingate

Fort Wingate se estableció cerca de San Rafael en 1862 para servir como base de las campañas de Kit Carson contra los Navajos. En 1868 la guarnición fue trasladada cerca de Gallup; ese mismo año los navajos fueron establecidos aquí después de su encarcelamiento en Fort Sumner.

Sin embargo, el 1º de septiembre de 1866, Manuelito y otros veintitrés de su grupo, obligados por el hambre se rindieron en Fort Wingate, luego fue trasladado con los demás a Bosque Redondo (Fort Sumner). El lugar era un desquicio, las cosechas se perdían, alrededor de dos mil navajos murieron de enfermedad o hambre.

El 1º de Junio de 1868 se firma un nuevo tratado, los navajos se comprometen a establecerse en Fort Wingate -cerca de Gallup, Nuevo México-, una reserva de 8.800 kilómetros cuadrados, el gobierno de Estados Unidos a proporcionar ovejas, cabras, elementos para labranza, ropa y escuela para sus hijos.

El 18 de junio, más de 7.000 navajos comenzaron su viaje, Manuelito fue uno de los hombres encargados de conducirlos.

El lugar asignado era menor al que habían estado acostumbrados, ya no eran libres de vagar entre las cuatro montañas sagradas que habían sido sus fronteras.

La gente estaba dividida en grupos con líderes asignados. Barboncito era el principal; Manuelito y "Mucho Ganado", los subjefes. Los tres instaron a su gente a vivir en paz en la reserva y trabajar duro para reconstruir sus rebaños y campos. Poco a poco el pueblo navajo empezó a recuperarse y prosperar.

En 1872, una fuerza de policía Navajo, establecida para mantener el orden estaba a su cargo. Manuelito vivía en una zona que hoy se llama Manuelito Springs. Era un líder popular y su hogar siempre era concurrido por sus seguidores.

Cuando los comerciantes llevaron el whisky a la reserva, Manuelito comenzó a beber, sus últimos años los paso entrando y saliendo de la cárcel por sus borracheras. A pesar de ello inspiraba respeto en su pueblo. En 1875 viajó a Washington D. C., para reunirse con el presidente Ulysses S. Grant, preocupado por la construcción de un ferrocarril a través de las tierras de pastoreo de su pueblo.

Antes de su muerte, en el invierno de 1893, viajó a la Feria Mundial de Chicago, donde quedó impresionada por los logros del hombre blanco. A su regreso le aconsejó a su pueblo: "Los hombres blancos tienen muchas cosas que el los Navajos necesitan, pero no podemos llegar a ellas. Debemos cambiar nuestras costumbres. La educación es le camino para nuestras necesidades, nuestra gente debe tomarlo".