Ramón Lista

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Ramón Lista

Argentina

1856 - 1897

Nació en Buenos Aires el 13 de septiembre de 1856. Militar y naturalista, fue el segundo gobernador del Territorio Nacional de Santa Cruz.

Estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Desde muy joven se desempeñó como profesor de historia y geografía en el Colegio del Salvador. Más tarde amplió sus conocimientos gracias a sus viajes realizados a Francia y Alemania entre 1875 y 1877.

Como naturalista supo relacionarse con los mejores hombres de ciencia y se formó científicamente bajo la tutela de Germán Burmeister. En enero de 1878, embarcado en la cañonera Paraná llegó al Río Santa Cruz, para recorrer la Patagonia.

Masacre de San Sebastián. 25 de noviembre de 1886

En 1886 se embarcó en una expedición de exploración y reconocimiento de la isla de Tierra del Fuego, cuya parte occidental acababa de ser puesta bajo soberanía argentina. Acompañaba la misión el misionero salesiano José Fagnano, fundador y director de la misión de Carmen de Patagones.

Desembarcaron el 25 de noviembre en las playas de San Sebastián, Lista divisó una aldea selknam y sin que mediaran motivos ordenó abrir fuego sobre ellos. En pocos minutos murieron masacrados a balazos 28 indígenas, hombres, mujeres y niños.

Continuaron su exploración hasta llegar a la costa en Bahía Thetis, desde donde regresaron. En el camino continuaron las matanzas, el espantado Fagnano pudo evitar algunas.

No hubo cargos contra Lista. Por Ley Nº 29 del año 1992, el gobierno de Tierra del Fuego declaró al 25 de noviembre, aniversario de la masacre de San Sebastián, como Día del Indígena Fueguino.

En 1879 contrajo enlace con Agustina Pastore Andrade, hija del famoso escritor Olegario Víctor Andrade, con quien tuvo dos hijas. Luego mantendría una familia paralela en la Patagonia con una tehuelche -Koila- y una hija fruto de esa unión; Agustina Andrade al enterarse, se suicida, dejando a sus hijas al cuidado de los abuelos.

En 1890, el presidente de la Nación lo nombra Gobernador del territorio de Santa Cruz, ejercería el cargo entre 1887 y 1892, sucediendo a Carlos María Moyano. Durante ese período continuaría explorando el territorio.

De regreso a Buenos Aires fundó la Sociedad Geográfica Argentina, obteniendo la colaboración de otros grandes viajeros naturalistas como Jorge Fontana, Carlos C. Burmeister hijo, Juan Larsen y Nicolás Matienzo.

Fue profesor de Historia Natural de la Escuela Naval y funcionario del Ministerio de Guerra y Marina, en el que realizó una productiva labor compilando y ordenando científicamente publicaciones, documentos y planos de los territorios del sur argentino.

Murió en extrañas circunstancias en el paraje de Miraflores, provincia de Salta, el 23 de noviembre de 1897, cuando intentaba probar la navegabilidad del río Pilcomayo. Se dijo que fue suicidio, aunque es más probable que fuera asesinado por dos de sus baqueanos. La Sociedad Geográfica Argentina rescató su cadáver en Orán, e hizo trasladarlo a Buenos Aires. A su entierro, que se realizó con gran pompa, en el Cementerio de la Recoleta, el 24 de febrero de 1898, asistió gente de la alta sociedad porteña.

Fue responsable de la Masacre de San Sebastián en 1886. En 1894 parece haber cambiado su pensamiento hacia los indígenas, en un fragmento de "Los indios tehuelches: Una raza que desaparece", escribió:

"Numerosos a fines del siglo pasado, hoy forman un reducido núcleo de seres desgraciados, sin voluntad propia, a merced de forajidos que se dicen hombres civilizados, porque articulan nuestra propia lengua y usan chaqueta, aunque en realidad son más salvajes que los indios, siendo cómplices y expulsadores, sin que haya freno alguno que reprima sus atentados y rapiñas, sin que haya una ley que castigue sus crímenes de todo momento; que crimen es ultrajar el pudor de las mujeres, aunque éstas sean salvajes; quitar al hombre su medio de locomoción, su ganapán, su caballo; pervertir el sentido moral de los niños, enseñándoles de la civilización todo lo malo y nada de lo bueno; sembrar en su espíritu la desconfianza y el temor; embriagarlos, arrebatarles sus mantas de pieles, llevándolos de aquí para allá como un rebaño. Es verdaderamente inconcebible lo que sucede; diríase que pesa en ellos una maldición divina; son los propietarios de la tierra en que habitan y esa tierra no les pertenece, ni siquiera poseen una parcela donde puedan descansar al término de la jornada; han nacido libres y son esclavos: eran ayer robustos y de cuerpo agigantado; hoy la tisis los mata y su estatura se amengua. Todo les es contrario; el vacío los rodea, van a desaparecer. ¿Y qué hacen los gobiernos? Nada. Los ven morir. Con la misma impasibilidad conque el César veía morirá los gladiadores en el circo... Los que van a morir te saludan, podrían decir los tehuelches al gobierno argentino, y también al chileno".

Entre sus obras hemos digitalizado las siguientes (click para acceder):

La Patagonia Austral. Ramón Lista linkLeer:

"Viaje al país de los Tehuelches"

La Patagonia Austral. Ramón Lista linkLeer:

"La Patagonia Austral"