Leoncito

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Vilela

? - 1876

Leoncito. Cacique Vilela

Estatua del cacique, ubicada a diez metros de lo que fuera la capilla -reconstruida- de la reducción San Buenaventura del Monte Alto.
Leoncito aparece mencionado por primera vez en las crónicas históricas en el Diario de Navegación del genovés José Lavarello. Este capitán mercante quería navegar el río Bermejo, y para tal propósito, en 1854 construyó el "Zenta" una embarcación de madera de cedro, lapacho y algarrobo, bien calafateada y embreada con petróleo. Tenía una vela para propulsión y una máquina horizontal de madera con ruedas laterales; dos sacos de cuero con recortes de cobre servían de ancla. El 25 de setiembre de 1855, con 180 cueros de vacuno y once tripulantes salió de Orán rumbo a Corrientes.

El 3 de noviembre llega al puerto de La Cangayé, a media tarde toma contacto con un indio que estaba pescando: Leoncito, de la tribu del cacique Tío Lorenzo, quien se encuentra enfermo. Lavarello lo invita a viajar con él, acepta gustoso pero debe contar con la anuencia de su familia, se embarca y navegan hasta la toldería de Tío Lorenzo que está más abajo. Leoncito baja a tierra y regresa con cuatro indios y cuatro chinas, que pasan un rato a bordo y reciben regalos para ellos y para Tío Lorenzo.

A la seis de la mañana del día siguiente Leoncito ya está de vuelta, lo acompañan dos indios y su esposa quien le presenta al capitán a su hijo para que lo bautizara: "... lo cual hice dándole el nombre de José Lavarello, hijo de León Lavarello y de María Luisa Lavarello, este es el primer apellido cristiano que se le dió a los salvajes del Chaco, nacido el 14 de agosto de 1850". El padrino fue Juan Rosacuta, contramaestre del Zenta.

Después de la ceremonia, grupos tobas comandados por el cacique Tigrani atacan la embarcación, una lluvia de flechas la cubre hiriendo al contramaestre Rosacuta, ante la respuesta de los fusiles, el ataque cesa de inmediato.

Leoncito con sus conocimientos de medicina aborigen cura a su compadre y se muestra indignado por el ataque de los tobas, agregando que hacen lo mismo con sus pares, los vilelas. El capitán registra el siguiente diálogo:

— ¿Y quienes son los que roban cautivos en las fronteras de Santiago del Estero?
— Nosotros, los vilelas, no acostumbramos hacer eso. Eso lo hacen solamente los tobas.
— ¿Entonces, cómo es que los vilelas tienen catorce cautivos?
— Los compramos a los tobas. El precio de cada cautivo es de tres o cuatro caballos.

El 20 de noviembre, luego de ser demorada por las autoridades paraguayas, la embarcación llegó a Corrientes. Luego siguió hasta Paraná, el capitán escribió: "Llegué el 6 del corriente y me presenté al Gobierno Nacional. El Ministro de Estado en el Departamento del Interior me pidió copia de un diario junto con el plano del mi diario. Puse mano a la obra y una vez concluida la entregue al Sr. Ministro Dr. Santiago Derqui".

En 1863 José Lavarello realiza una nueva expedición, esta vez con el "Gran Chaco", que zarpa de Buenos Aires el 11 de febrero. Hizo llegar a Leoncito -ya cacique- a Asunción, donde el buque hizo anclas el 1° de marzo.

Esta navegación por el Bermejo resultó penosa por las lluvias torrenciales que no cesaban y los persistentes vientos que dificultaban la tarea diaria de cortar leña para alimentar la caldera. El 1° de mayo Leoncito es destacado con correspondencia a Corrientes. A los pocos días se declara una epidemia a bordo, con la tripulación en condiciones lamentables, el 2 de julio llega a Colonia Rivadavia (Salta).

El cacique vilela había tomado contacto con las autoridades correntinas y reconocido los territorios en los márgenes del Paraná frente a Corrientes, donde años después se establecería con su tribu.

Hacia 1864 el Gobierno Nacional proyectó un camino a través del Chaco, que uniría Corrientes con la ciudad de Santiago del Estero. Se le encomendó al Brigadier Pedro Ferré a que celebrase un tratado de cooperación con los caciques chaqueños, sobre los que mantenía gran ascendiente desde su época de gobernador de la provincia de Corrientes. Reunió varios caciques tobas y vilelas entre los que se encontraba Leoncito y se firmó un tratado por el cual el Gobierno Nacional se comprometía a fundar poblaciones en el Chaco a lo largo del camino proyectado, donde las tribus podían establecerse libremente, comerciar y cultivar la tierra con herramientas proporcionadas por las autoridades, que además se comprometía a respetar sus familias, evitando que fueran molestadas.

El Gobierno no cumplió su parte, entre otros motivos por que ya se anunciaba la Guerra con el Paraguay, que estalló al año siguiente involucrando los territorios del Chaco. No obstante, el tratado sirvió para mantener una frágil y momentánea paz, mientras los caciques trasladaron sus familias a los terrenos cercanos al Paraje San Fernando -hoy Resistencia, Chaco, sobre el lugar que fuera la reducción abipona de San Fernando del Río Negro abandonada en 1773- y quedaron a la espera de que se cumplieran las promesas realizadas.

Capilla de San Buenaventura del Monte Alto

Capilla -reconstruida- que sirvió como base a la reducción franciscana de San Buenaventura del Monte Alto.

La presencia de Leoncito y su tribu permitió a los misioneros franciscanos del Convento de La Merced de Corrientes a fundar en marzo de 1865 la Reducción de San Buenaventura del Monte Alto. El cacique vilela fue el principal sostén de la reducción cuando en abril del mismo año se produjo la invasión de Corrientes por parte de las fuerzas paraguayas y dio comienzo la Guerra del Paraguay. Igualmente la reducción tuvo una duración efímera, ante la falta de ayuda oficial del Gobierno de Corrientes, los franciscanos se retiraron en 1872.

Leoncito quedó custodiando la capilla y el pequeño poblado levantado en San Buenaventura, y repetidas veces cruzó el Paraná hasta la capital correntina para gestionar -infructuosamente- el regreso de los misioneros.

En junio de 1875, el cacique vilela, que aún se mantenía sujeto a las autoridades, colaboró en la defensa de un duro ataque de tribus chaqueñas coaligadas. En octubre arribó al Paraje San Fernando la Comisión Exploradora encargada de delinear y mensurar el sitio, que denominan "Colonia Resistencia" en virtud de los sucesos acontecidos y celebran un convenio con Leoncito para que su tribu colaborara con los trabajos de amojonamiento y trazado.

Bruscamente cambia la actitud de Leoncito, pudo ser por el rumor que los obrajeros difundían entre los aborígenes de que serían despojados de sus tierras, o bien para vengar la muerte de un pariente a manos de las autoridades, el hecho es que en diciembre de 1875 lo encontramos asociado al cacique toba Cambá para conspirar contra las fuerzas nacionales.

Leoncito llevó a los suyos al interior del Chaco y se dedicó a preparar junto a Cambá un ataque a la Colonia Resistencia, donde se encontraban varios obrajes que se dedicaban a la explotación forestal.

Por otra parte las tribus rebeldes seguían asolando el Chaco, su Gobernador, el coronel Napoleón Uriburu decide salir con todos sus efectivos a combatirlos, desguarneciendo la Colonia. Esto fue aprovechado por Leoncito que realizó dos ataques en enero y febrero de 1876, los ataque fueron rechazados, aunque le sirvieron para probar las defensas y planear junto a Cambá el ataque final que intentaron el 25 de abril.

Los guerreros de Leoncito y Cambá atacaron divididos en cinco columnas amenazado con arrasar tres de los obrajes de la Colonia Resistencia. La defensa estaba a cargo del coronel José María Ávalos, quien atrincheró a los guardias nacionales y la peonada armada detrás de las empalizadas; la embestida fue rechazada, en el campo de batalla quedaron numerosos muertos y heridos.

Leoncito decidió someterse a las autoridades, para salvar los últimos restos de su tribu. El 25 de Julio de 1876 se presentó junto a una comitiva ante el coronel Uriburu para pedir la paz, éste la aceptó gustoso y le asignó tierras en la desembocadura del riacho Iné al noreste de Resistencia.

Al poco tiempo Leoncito muere, hay muchas leyendas y controversias acerca de la fecha y el modo, según el comandante Luis Fontana fue entre los meses de octubre y noviembre de 1876, en ocasión de una riña con el cacique toba Cañá-Gachí, quien le habría asestado un fuerte golpe en la cabeza con un viejo fusil.


Napoleón Uriburu Pedro Ferré
(Corrientes, 1788 — 1867)

Militar y político, cuatro veces gobernador de la provincia de Corrientes y convencional en la elaboración de la Constitución Argentina de 1853. En 1855 se le reconoció el grado de General de la Confederación Argentina, el de Brigadier General que tenía anteriormente correspondía a la provincia de Corrientes.

Mantuvo buenas relaciones con los caciques del Chaco.

Napoleón UriburuBrígido Napoleón Jerónimo Uriburu Arenales.
(Salta, 1838 - 1895)

Hermano del presidente José Evaristo Uriburu (1895 - 1898). Como militar actuó en la Guerra del Paraguay, en la Conquista del Desierto y en la Conquista del Chaco. Fue Gobernador del Chaco entre 1875 y 1877 y de Formosa entre 1891 y 1893.

Napoleón UriburuJosé María Ávalos
(Santa Fe, 1825 - 1896)

Comenzó su carrera militar en 1845, al dejar el empleo en un comercio para unirse a las tropas del general José María Paz. Cuando éste fue obligado a exiliarse en Uruguay, Ávalos fue uno de los pocos en seguirlo. Retornó con su jefe a Corrientes, donde se alistaban las fuerzas que se enfrentarían con Juan Manuel de Rosas. Fue tomado prisionero en la batalla de Vences, y luego liberado por el general Justo José de Urquiza.

En 1872 se instaló en el Paraje San Fernando.
Jorge Luis Fontana Luis Jorge Fontana
(Buenos Aires, 1846 - 1920)

Militar, político, geógrafo y escritor. Participó en la Guerra del Paraguay, fundó la ciudad de Formosa (08.04.1879). En 1884 fue nombrado primer gobernador del Territorio Nacional del Chubut.


Fuentes:

http://marcos-altamirano.blogspot.com.ar/2013/06/caciques-del-gran-chaco-ii-leoncito-el.html

http://www.histarmar.com.ar/InfHistorica/LavarelloyBermejo.htm