Alexander Petrovich Kazantsev

BiografĂ­as de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Alexander Petrovich Kazantsev

Rusia

1906 ~ 2.002
Alexander Petrovich Kazantsev (2 de septiembre de 1906 - 13 de septiembre de 2002), fue un científico que se volcó a la literatura fantástica, una especie de Julio Verne.

Impulsó la astroarqueología, su línea fue tomada por el suizo Erich von Däniken.

Algunas de sus ideas se están realizando ahora, así lo contaba: "Yo soy un científico vuelto hacia la literatura; así, me he dedicado a la ciencia ficción pero sigo siendo físico e ingeniero. Algunas de mis ideas expuestas hace varios decenios se están realizando ahora. Por ejemplo, la de utilizar el efecto de superconductibilidad para la acumulación de energía (La isla en llamas, 1939) o la de un túnel submarino (El puente en el Ártico, 1941) que, aunque no existe todavía a través del Polo Norte, lo están construyendo ingenieros japoneses entre las isla de Honshu y de Hokkaido. Y, como es sabido, existe también el proyecto de un túnel bajo el Canal de la Mancha (ya se construyó)."

"En mi cuento Explosión (1946) expongo la hipótesis de que la enorme devastación producida en una superficie de 2.000 km2 en la cuenca del río Tunguska, Siberia oriental, en 1908, no se debió a la caída de un meteorito sino que pudo producirse al estrellarse allí accidentalmente una nave extraterrestre. Tal hipótesis, apoyada por unos y rechazada por otros, ha suscitado interés no sólo por los autores de obras de anticipación sino también entre algunos científicos." Disfrazando su teoría en forma de cuento, Kazantsev sugirió que la explosión sobre Siberia había sido causada por el incendio de una astronave movida por energía nuclear, tal vez procedente de Marte.

Kazantsev especulaba que los extraterrestres habían venido para aprovisionarse de agua en el lago Baikal, gran reserva de agua dulce. Al descender su nave a través de la atmósfera, la fricción la calentó hasta hacer estallar sus motores, produciéndose en el aire una explosión como la de la bomba de Hiroshima.

Sus conclusiones: “Ojalá la fantasía contribuya a estimularnos a cada uno de nosotros, ya que el hombre es la única criatura dotada de imaginación y capaz de concebir lo que no existe. Su pensamiento puede conquistar el tiempo y el espacio, crear lo que jamás hubo y hacer avanzar las fronteras de la ciencia. Porque no puede haber ciencia sin ficción.

Otras obras destacadas: "El marciano" y "El mensajero del cosmos".


Fuentes:

http://pobladores.lycos.es/channels/planeta_tierra/Ave_Acuaria/área/22

http://www.cubaliteraria.com/guaicán/cronicas/ficcion.html