María Micaela Guyunusa

Biografías. Pueblos Originarios de América
Portada Pueblos Originarios Secciones Pueblos Originarios Facebook Pueblos Originarios Twitter Pueblos Originarios
Guyunusa

Charrúa

1806 -1834

Imagen: Diego Moreyra

"Guyunusa". Los Orilleros

Guyunusa: testimonio de una cultura perseguida, esclavizada y exterminada.

Nació el 28 de septiembre de 1806 en el litoral del Río Uruguay, fue bautizada el año siguiente en la jurisdicción de la Parroquia de Paysandú con el nombre de María Micaela.

Con cinco años, junto a su madre, acompañó a José Gervasio Artigas en el "Éxodo del Pueblo Oriental" hasta el Salto Chico (hoy Concordia, Argentina), en un episodio que se ha identificado con el nacimiento de la nacionalidad oriental.

Después de 1820, cuando Artigas se retiró al Paraguay, su gente debió ocultarse. Guyunusa vivió en los montes, en la resistencia cimarrona contra los portugueses. Como muchos de los charrúas, en 1825, apoyó la gesta de los “Treinta y Tres Orientales” que derivaría en la independencia uruguaya.

Tacuabe Guyunusa Vaimaca Perú Senaqué

Monumento “Los últimos charrúas” ubicado en el Parque del Prado, Montevideo. Obra de Edmundo Prati, Gervasio Furest y Enrique Lussich, fue inaugurado en 1938.

A la izquierda Senaqué sentado; detrás, de pie, el cacique Vaimaca; le sigue Guyunusa sentada con su hija en la falda; delante de ella Tacuabé.

Clck sobre las áreas sombreadas para ver las esculturas.

Organizado el Estado Oriental en 1830, en lugar de darles un lugar de respeto a los charrúas, los persiguió cruelmente. El 11 de abril de 1831, jefes charrúas con sus tropas y familias fueron emboscados en un potrero cercano al arroyo Salsipuedes Grande. Habían sido convocados por el Presidente Fructuoso Vera para conciliar diferencias y ofrecerles integrar las tropas de cuidado de fronteras. 1200 soldados al mando de Bernabé Rivera producen la "Matanza de Salsipuedes", según el informes oficiales 40 charrúas -se cree fueron muchos más- son asesinados y 300 tomados prisioneros, entre ellos estaba Guyunusa.

A Guyunusa le fue arrebatado su hijo pequeño del que se ha perdido el rastro y fue entregada al director del Colegio Oriental de Montevideo, el francés François De Curel, quien pensó que los sobrevivientes de una cultura próxima a su extinción despertarían interés entre los científicos y el pueblo francés y solicitó al gobierno uruguayo autorización para trasladarla a París junto a otros tres charrúas.

El 25 de febrero de 1833 sale el barco hacia Francia, Guyunusa estaba embarazada de dos meses, la acompañaban el cacique Vaimaca Perú, el chamán Senaqué que ya estaban en poder de De Curel y el guerrero Tacuabé, elegido por el gobierno entre los prisioneros.

El 8 de junio de 1833 fueron examinados por los miembros de la Academia de Ciencias de París. Guyunusa fue descrita con la cabeza elevada en forma prominente, con un tatuaje en la frente de tres rayas azules, menos habilidosa para el juego que Tacuabé y más indolente, con modo de hablar dulce. En el informe también figura que sabía cantar y se acompañaba tocando “una especie de violín”.

Bajo una toldería fueron expuestos al público en la casa Nº 19 de calle Chaussée-d’Antin en el IX Distrito de París. Se cobraban 5 euros para verlos, al poco tiempo la entrada fue rebajada debido al poco interés que despertaban.

Producto del trato despótico y humillante recibido, pronto fallecerían Senaqué y Vaimaca. Guyunusa dio a luz una hija -Caroline- el el 20 de setiembre de 1833, probablemente fuera hija de Vaimaca, aunque Tacuabé asumió el rol paterno, asistiéndole durante el parto y cuidando de ambas.

Ante las denuncias recibidas por el trato inhumano de los charrúas, la justicia francesa determinó que los sobrevivientes fueran retornados a sus tierras natales. De Curel huye a Lyon y pasa a la clandestinidad. De la manera que continúan su vida Guyunusa, su hija y Tacuabé, existen varias versiones: que fueron vendidos a un circo, que habrían logrado escapar y ayudados por la gente de Lyon pudieron rentar una habitación y asentarse en la ciudad.

El 22 de julio de 1834 Guyunusa es llevada al hospital del Hôtel-Dieu de Lyon con un grave cuadro de tuberculosis, muere unas horas después. Sus restos fueron depositados en un osario común para fallecidos por enfermedades contagiosas. El molde de su cabeza se conserva en el Museo del Hombre de París.

Se dice que Tacuabé, para ese entonces llamado Jean Soulassol, escapó con la hija de Guyunusa; una calle de Lyon es llamada "Camino del Indio" por ser donde habría pasado llevando a Caroline en brazos.

Investigaciones recientes encontraron documentos que indican que Caroline falleció el 29 de agosto de 1834 de la misma enfermedad que su madre. Tacuabé se habría incorporado a la sociedad francesa.