Ignatius Donnelly

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Ignatius Donnelly

Estados Unidos

1831 - 1901

Cuando los arqueólogos piensan en la legendaria isla de la Atlántida, sus pensamientos se retrotraen hasta Platón, el filósofo clásico que escribió su historia hacia el año 350 a.C. Pero entre los pseudo-arqueólogos, la Atlántida trae a la mente otro nombre, un escritor más reciente, una persona con el impresionante nombre de Ignacio de Loyola Donnelly.

Como su reverenciado tocayo, el fundador de los eruditos jesuitas, Donnelly también creó una herencia duradera: el mito moderno de la Atlántida, cuando en 1882 publicó: "La Atlántida: el mundo antediluviano” .

La obra tuvo más de cincuenta ediciones y sirvió de punto de partida para numerosas teorías posteriores. Donnelly estudió los enigmas de distintas culturas y elaboró a partir de tan misteriosos ingredientes una hipótesis irresistible: la Atlántida fue un continente entre Europa y América que se sumergió y que incluso llegó a constituir un puente terrestre entre ambos mundos.

La vida de Donnelly fue tan intrigante como las historias que creó. Nacido en Filadelfia en 1831, hijo de inmigrantes irlandeses fue un pensador inmerso en bibliotecas. Estudió abogacía, pero dirigió su carrera hacia la política.

Donnelly se mudó a las vastas praderas de Minnesota y se convirtió en un especulador de la tierra, vendiéndola a los inmigrantes recién llegados al corazón de América.

Su activa mente lo mantuvo inquieto, cambiando varias veces su afiliación política. Donnelly fue, sucesivamente, demócrata, republicano, republicano liberal, granger (miembro de una coalición de granjeros que luchaba contra prácticas monopolísticas en el transporte de grano), miembro de la Alianza de Granjeros y un populista. Sirvió durante tres mandatos en la cámara de representantes de los EE.UU. y uno en el senado de Minnesota; fue candidato a vicepresidente, y sólo faltaron menos de 150 votos para llegar a convertirse en gobernador de Minnesota.


Fuentes:

http://www.el-esceptico.org/ver.php?idarticulo=101