Thomas Bridges

Biografías de Pueblos Originarios
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Facebook Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
Thomas Bridges

Inglaterra

1854 - 1911

Nació en Bristol, Inglaterra en 1842. Abandonado al nacer en un puente con una "T" bordada en sus ropas, fue llamado Thomas Bridges.

En 1856 George Despard, su padre adoptivo, se traslada a las islas Malvinas a hacerse cargo de la misión anglicana. Desde allí inician su trabajo trasladando a yámanas desde el Canal Beagle a las islas para su adoctrinamiento. En esos años Thomas comienza a aprender su lengua, luego escribiría un diccionario con 30.000 vocablos.

En 1859, Despard creyó que los yámanas ya estaban acostumbrados a tratar con los blancos, y envió un pequeño contingente para establecer una misión en Wulaia (al oeste de la isla Navarino); durante la primera ceremonia fueron asesinados los nueve misioneros, sobreviviendo en cocinero que se había quedado en el barco. El acontecimiento produce el abandono parcial de la misión el las Malvinas, quedandose Thomas Bridges a cargo de las instalaciones.

Cuatro años más tarde, por primera vez visita Tierra del Fuego, lo hace junto a Whaut Stirling, nuevo director de la Sociedad Misión Patagonia. Sus conocimientos de la lengua facilitan los encuentros, ahora bien recibidos y comienzan a llevar contingentes yámanas a las Malvinas, donde son catequizados y se les enseña carpintería, horticultura, etc.

Viajará a Inglaterra donde es ordendo diácono anglicano; se casa con Mary Ann Varder, y regresa a Malvinas.

En 1870 se traslada a Ushuaia junto a otras familias inglesas y yámanas que habían vivido en la misión de las Malvinas, fundará la Misión Anglicana y será padre de varios hijos.

En 1884 el gobierno argentino envía la primera expedición a Tierra del Fuego, estableciendo una delegación de Prefectura en Ushuaia donde se hallaba la misión. Thomas Bridges acepta la soberanía e iza la bandera argentina; recibe la ciudadanía y una donación de tierras (20.000 hectáreas) del Congreso de la Nación, como reconocimiento del Presidente Julio A. Roca por su trabajo con los nativos y náufragos en la región del Cabo de Hornos. Ubicada a 60 km. al este de Ushuaia, funda la Estancia Haberton, nombre dado en honor al lugar de nacimiento de su esposa. Esta estancia será la primera en el Canal Beagle y la primera empresa productiva de Tierra del Fuego introduciendo ganado vacuno y lanar.

Poco después se inicia la fiebre del oro en Tierra del Fuego, con terribles consecuencias para los nativos, ya que se producen matanzas y violaciones de mujeres.

Enfermo, en ocasión de un viaje a Buenos Aires, fallece en la casa de su amigo C. Green (Montes de Oca Nº 121, Capital Federal). Es sepultado en el Cementerio Británico de Buenos Aires, tenía 56 años de edad.

Estancia HabertonEstancia Haberton

Declarada Monumento Histórico Nacional en 1999, la estancia mantiene su arquitectura original; con edificios en madera cubiertos con chapa acanalada, sus jardines, muelles y terrazas de piedra. Originalmente operando con ganado ovino y bovino, Harberton también tuvo el primer almacén e importaba mercaderías para todo el sur de Tierra del Fuego, vendiendo vegetales, carne y víveres a los mineros de la época.

Hoy, la estancia pertenece a los nietos de Will y Lucas, hijos de Thomas Bridges. Su administrador, Thomas D. Goodall, es cuarta generación (bisnieto) del fundador y vive en la estancia con su familia (miembros de la quinta y sexta generación), en la casa original construida en 1887.

Así pintaba el lugar su hijo Lucas, en "El último confín de la tierra": "Nuestro puerto, dada su ubicación, estaba siempre bien protegido por las tierras que se levantaban detrás de él hacia el nordeste; la nueva casa recibía el sol en verano hasta bien entrada la tarde, cuando las pesadas sombras de la colina protectora del fondo invadían el lugar. La luz crepuscular lucia sus últimos destellos en las colinas y en los bosques de los alrededores del puerto. Era la hora en que mis padres tomados del brazo, daban su paseo vespertino hasta que caía la noche y el aire se tornaba frío; luego, al reflejarse las colinas en las oscuras aguas tranquilas, el paisaje adquiría un plácido encanto, tan especial, que no encuentro palabras para describirlo."