Querandíes

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
  • Ficha

Querandí, nombre con que los llamaban las comunidades del litoral, en guaraní: "hombres de grasa", por su afición a la grasa del guanaco.

Hábitat: Entre los ríos Carcaraña (Santa Fe) y Salado (Buenos Aires), especialmente en la costa sur del Río de la Plata.

Componente del Complejo Tehuelche.

Área Cultural: Pampa (América del Sur).

Lengua: Tehuelche

Los querandíes eran, desde el punto de vista cultural, el componente más septentrional del Complejo Tehuelche. Compartían su forma de vida cazadora, su organización social, cosmovisión y lengua.

Su proximidad a las costas del Río de la Plata le otorgaron características particulares que asimilaron de los guaikurúes:

  • Pesca en canoas -inexistente entre los demás tehuelches-, los morteros de piedra les servían para fabricar harina de pescado.
  • Utilizaban los cráneos de los enemigos para beber en ellos.
  • Sacrificio de los cautivos con motivo de la muerte de un jefe.

Las tribus querandíes tenían sus jefes parciales, que mantenían su independencia, y poseían sus dominios para la caza y la pesca. Fue como una "etnia intermedia" entre los tehuelches y los guaikurúes de las llanuras.

Se han encontrado yacimientos arqueológicos, con elementos de la industria querandí en Flores, Barracas al Sur, Puente Chico, Río De La Matanza, Río De La Reconquista, Quilmes, Arroyo del Gato, La Plata y Moreno, y grandes paraderos en Chascomús, Lobos, Punta Indio, San Miguel del Monte, Río Luján, etc.

Estos restos fragmentarios de cerámica y los huesos de los animales que comían, son prácticamente todo lo que queda de aquella "gran nación"; aproximadamente hacia 1675, se produjo la definitiva desaparición de los querandíes, existían sólo unos diez individuos encomendados. Su rápida extinción impidió una comprensión mayor de su cultura.

Batalla con los QuerandíesUlrico Schmidl, el mercenario y cronista que llegara al Río de la Plata en la expedición de Pedro de Mendoza les dedica dos capítulos en su obra "Viaje al Río de la Plata" (1567):

Capítulo 7. los llama "carendies" y nos ofrece una descripción: "... dimos con un pueblo en que estaba una nación de indios llamados carendies, como de 2.000 hombres con las mujeres e hijos, y su vestir era como el de los zechurg (charrúa), [del ombligo a las rodillas; nos trajeron de comer, carne y pescado. Estos carendies (querandí) no tienen habitaciones propias, sino que dan vueltas a la tierra, como los gitanos en nuestro país; y cuando viajan en el verano suelen andarse más de 30 millas (leguas) por tierra enjuta sin hallar una gota de agua que poder beber. Si logran cazar ciervos u otras piezas del campo, entonces se beben la sangre. También hallan a veces una raíz que llaman cardes (cardos) la que comen por la sed. Se entiende que lo de beberse la sangre sólo se acostumbra cuando les falta el agua o lo que la suple; porque de otra manera tal vez tendrían que morir de sed."

Capítulo 8. Relata el enfrentamiento de 1536: "Estos carendies usan para la pelea arcos, y unos dardes (dardos), especie de media lanza con punta de pedernal en forma de trisulco. También emplean unas bolas de piedra aseguradas a un cordel largo; son del tamaño de las balas de plomo que usamos en Alemania. Con estas bolas enredan las patas del caballo o del venado cuando lo corren y lo hacen caer. Fue también con estas bolas que mataron a nuestro capitán y a los hidalgos, como que lo vi yo con los ojos de esta cara, y a los de a pie los voltearon con los dichos dardes."


Fuentes::

Nuestros paisanos los indios.
Carlos Martínez Sarasola. Emecé 2005