Mepenes

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
  • Ficha

Mepenes, Mapenuss.

Parcialidad de los Chaná-Timbú (Grupos canoeros del Litoral)

Hábitat: Noroeste de la provincia de Corrientes, al norte del río Corrientes; al oeste del Paraná se extendían por las de Santa Fe y Chaco, al sur del río Bermejo.

Área Cultural: Pampa (América del Sur)

Lengua: Chaná

Mapa de los Chaná-Timbú:

Chaña Timbú (Grupos del Litoral)
Los mepenes (en guaraní “no pasarán” o “ataja caminos”) eran cazadores (básicamente pescadores) y recolectores seminómades, vivían en casas comunales con paredes de madera y techo de palmas. Desarrollaron una agricultura en pequeña escala.

Por sus características particulares y forma de vida similar, se incluyen en una cultura mayor el "Grupo canoeros del litoral" o Chaná-Timbú.

Ulrico Schmidl en su "Viaje al Río de la Plata" (Capítulo 18), los llama "mapenuss" y los describe como el grupo más numeroso del litoral:

"Estos son fuertes como de 100.000 hombres, viven en todas partes de aquella tierra, que se extiende por unas 40 millas (leguas) a uno y otro viento, pero se los puede reunir a todos por tierra y agua en 2 días; tienen más canoas o esquifes que cualquier otra nación de las que hasta allí habíamos visto; en cada una de estas canoas o esquifes cabían hasta 20 personas.

Esta gente nos salió al encuentro por agua en son de guerra, con 500 canoas o esquifes, pero sin sacarnos mayor ventaja, les matamos a muchos con nuestros arcabuces, porque hasta entonces no habían visto arcabuces ni cristianos. Mas cuando llegamos a sus casas no les pudimos sacar ventaja alguna, porque el lugar distaba una milla (legua) de camino del agua Paranaw (Paraná), donde teníamos los navíos, y sus pueblos estaban rodeados de agua muy profunda a todos vientos, así que no les pudimos hacer mal alguno, ni quitarles nada; y como bailamos 250 canoas, o esquifes, las quemamos y destruimos. Tampoco nos pareció prudente apartarnos demasiado de nuestros navíos, porque recelábamos que nos pudiesen atacar por el lado opuesto; así, pues, nos volvimos a los navíos; porque la guerra que ellos hacen es sólo por agua."

Cementerio

En el año 2.008 a unos siete kilómetros al noroeste de San Roque, junto al río Santa Lucía se produjo el hallazgo de un cementerio de una superficie de 300 x 50 metros.

Enterrados a una profundidad que varía entre los treinta y ochenta centímetros, se encontraron huesos humanos, cerámicas y bóvedas funerarias; en su interior, vasijas con grasa negra, vestigios de la costumbre de los mepenes de descarnar a los muertos separando la carne de los huesos.

En 1537 Juan de Ayolas los enfrentó en una expedición a Corrientes. Sublevados junto a grupos carcaráes y kaingang, asesinaron al sacerdote Pedro Espinosa en Goya y asaltaron la reducción franciscana de Santa Lucía. Cristóbal de Garay y Saavedra gobernador del Paraguay organizó una numerosa expedición para escarmentarlos, los mepenes primero se dispersaron por los esteros de Iberá y luego se integraron a los abipones, dando lugar a la parcialidad de los jaaukanigá o yaaukanigá ("gente del agua").

Para mediados del siglo XVIII, el misionero austriaco Martín Dobrizhoffer, encargado de fundar una nueva reducción entre los abipones describe que los jaaukanigá "..tendrían el mismo tipo de vida y de costumbres y la misma lengua. Llama la atención la concordia que existía entre ellos, la estable alianza cada vez que se presentaban algún problema contra el español al que consideraba enemigo innato.."

Hasta fines del Siglo XIX quedaban restos de estos aborígenes en el norte santafesino, e incluso los mapas argentinos seguían registrando su presencia al norte del Río Salado. Hoy se los da como desaparecidos.