Chaná-Timbú: Modo de vida.

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
LinkCultura Chaná-Timbú
Desarrollaron un modalidad cultural en extrecha relación con el río, los cursos de agua eran rutas de desplazamiento, sus canoas construidas ahuecando un sólo tronco, eran -al vez de medio de transporte- ágiles fortalezas.

Canoa Chaná-TimbúEl portugués Lopes de Sousa, quien los contactó en 1531, cuenta en su "Diario de Navegación":

"Cuando salieron de tierra hacia mi 4 almadías (canoas) con mucha gente, remaban tanto que parecía que volaban. Se reunieron pronto conmigo: traían arcos, flechas, azagayas de palo tostado; ellos venían con muchos penachos y pintados de mil colores; se aproximaron sin mostrar miedo y con mucho placer nos abrazaban a todos; no entendíamos su habla que no era como la de Brasil; hablaban guturalmente, como moros; sus almadías tenían 10 a 12 brazas de largo y media braza de ancho hechas de madera de cedro muy bien trabajada, remaban con unas palas muy largas que en sus extremos tenían penachos y borlas de plumas, en cada almadía remaban 40 hombres de pie, no fui a sus tiendas que se veian en una playa frente a la cual estaba, porque faltaba poco para anochecer; se veían otras muchas almadías varadas en tierra; me hacían señas para que fuese allá donde me darían mucha caza; y cuando vieron que no queria ir mandaron una almadía por pescado; fue y vino en tan breve tiempo que quedamos espantados; nos dieron muchos pescados; y yo les mandé dar muchos cascabeles, cristales y cuentas; quedaron tan contentos y mostraban tanto placer que parecían locos; y así me despedí de ellos".

Arpón

Arpón

"La punta - móvil - confeccionada sobre hueso está unida al astil de madera por medio de un cordel de fibra. Éste se introduce por el orificio - mayor - de la base de la punta y se pasa por el orificio - menor - destinado a tal fin y ubicado unos centímetros más arriba, para así ser atada al astil.

Como pudimos observar en prácticas realizadas en la actualidad y que no deben diferir de las anteriores, al atravesar la punta al pez, éste tiende a descender con la misma clavada en su cuerpo. El astil -flotante en la superficie - se desprende indicando no sólo la posición sino permaneciendo unido al resto del arpón, para permitir de ese modo la pronta recuperación del total de los elementos"

Dibujo: Samuel K. Lothrop (EE. UU, 1892 -1965).
Texto: Caggiano, M.A. (1977). La práctica de la pesca por arponeo en el Delta del Paraná.

Aspecto Físico y Vestimenta

Sus características físicas eran las típicas de los pámpidos, altos (superaban los 170 cm), bien proporcionados, cráneo dolicocéfalo (largo y delgado), tez bronceada, ojos oscuros y pelo lacio.

Pintaban sus cuerpos, lo adornaban perforando y colocando en sus narices y orejas piedras de colores. Los varones se agujereaban el labio superior para colocar el tembetá. Usaban collares de caracoles y huesos.

Sus vestido en verano se limitaba a delantalillos y taparrabos, en la estación fría usaban mantos y gorros de piel de nutria.

A la llegada de los europeos, habían adquirido las técnicas de tejido. Ulrico Schmidl afirma que los timbúes y corondas usaban un delantal pubiano de algodón.

Manutención

Pescadores por excelencia, también cazaban, recolectaban, y algunos núcleos llegaron a practicar una agricultura incipiente basada en maíz y zapallo.

El pescado lo conservaban secándolo al sol y ahumándolo. El sábalo era una de las piezas preferidas, evidenciado por la abundante presencia de sus escamas asociadas a sus vestigios arqueológicos. Los timbúes extraían la grasa, la freían mezclada con tierra e ingerían a modo de pan.

Cazaban ciervos, avestruces y nutrias utilizando boleadoras, hondas, o arcos y flechas con puntas de madera, hueso y en algunos casos piedra.

Recolectaban miel, frutas, semillas, vainas de algarrobas, raíces y caracoles.

Sociedad

Sus aldeas, construidas en sitios altos y cercanos a los ríos, consistían en casas comunales con paredes y techos de juncos o paja, que albergaban a varias familias bajo el gobierno de un señor principal. La forma y disposición de las viviendas los vincula estrechamente con los pueblos amazónicos.

El cacicazgo era un sistema común. En el repartimiento de Buenos Aires efectuado en 1582, aparecen consignados doce caciques: Guardiya, Araquí, Canisolo, Caraqua, Yucá, Maguarí, Aguará, Derdian, Macchun, Capiguatin, Cura y Delajan.

Poco se sabe de su estructura social, se presume que eran poligámicos y que los chamanes ocupaban posiciones de privilegio social.