Kilyikhama y Aphangak, espíritus en en mundo de las sombras.

 
 
Cargando ....
  Dioses y Personajes Míticos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
LinkCultura Lengua (Enlhet y Enxet)

Kilyikhama"Kilyikhama", alto y delgado con muchas extremidades y ojos llameantes. Si un lengua se perdiera en la selva, enloquecería por el temor de encontrarse con esas apariciones.

Calco de un grabado realizado sobre una calabaza.

Los kilyikhama son seres espirituales superiores, de influencia maligna; no están confinados a un lugar en particular, el tiempo y la distancia no les afecta, dondequiera que sea, en cualquier momento -especialmente de noche- pueden aparecer a ejercer sus poderes.

Hay de varias características. Uno, frecuenta pantanos, ríos y lagos, es de color blanco, y ha sido visto navegando sobre las aguas. Es uno de los más temidos, y por la noche se pueden escuchar sus estridentes silbidos. Para protegerse del espíritu del agua, usan un tocado especial de plumas.

Otro tiene la apariencia de un muchacho de unos doce años, con dos luces brillantes a cada lado de la cabeza. Es considerado con sumo respeto por el terror que causa.

Hay un kilyikhama ladrón, cuando alguien pierde algo -incluso por propio descuido- se le atribuye a él. La lista es larga, el más grande y terrible de todos, está en las cercanías del bosque; de inmensa altura, extremadamente delgado y con ojos llameantes como bolas de fuego, encontrarse con él, anuncia la muerte inmediata.

Viven en constante temor de estos seres sobrenaturales, que a veces eran utilizados por los chamanes para llevar a cabo sus actuaciones.

Vagan por el cuerpo cuando el hombre sueña, su deseo es ganar la posesión de un cuerpo humano, ya sea por contacto directo, o al dormir, entrando a tomar el lugar del alma. Para los Lengua, el tiempo del sueño es un momento peligroso, el cuerpo es solo un instrumento en manos del alma, los sueños son una declaración de la voluntad del alma, que podía salir por el pecho para satisfacer sus deseos en plena libertad, momento que esperaban los kilyikhama para entrar en el cuerpo.

La iglesia anglicana, como estrategia, aceptó en parte la creencia, asociándola a los ángeles caídos, manteniendo la palabra kilyikhama en su catequización.

Los aphangak son los espíritus de los difuntos en la tierra de las sombras. Siguen en la misma tribu y desarrollan las mismas actividades como cuando el cuerpo tenía vida, pero estado etéreo. Conservan las mismas condiciones físicas y de carácter que tenían al morir, por ello si un hombre mata a otro de su mismo grupo, es ejecutado por el crimen, su cuerpo es quemado y las cenizas esparcidas a los vientos, de manera que no puede mezclarse con los espíritus de su familia, o disfrutar de relaciones sociales.

Mientras los kilyikhama intentan de una forma u otra tomar la posesión de un cuerpo, los aphangak no se interesan en los vivos, y ellos no mencionarán sus nombres y harán todo lo posible por olvidarlos.


Fuente:

"Un pueblo desconocido en tierra desconocida". Wilfred Barbrooke Grubb. Londres, 1911.