Poblamiento del Lago de Valencia. Serie Valencioide.

 
 
Cargando ....
  Sitios Arqueológicos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Vínculos:
linkÁrea Caribe Sudamericano
 Mapa del área. Cruxent - Rouse.
link"Arqueología Cronológica de Venezuela". Capítulo respectivo.
El conocido popularmente como "Valle de Aragua" comprende una gran cuenca entre montañas, en cuyo centro se encuentra el Lago de Valencia, llamado por los nativos "Tacarigua" nombre del árbol tambor o falso helecho abundante en sus alrededores y con el cual se designó a una de las etnias precolombinas del lugar, es el segundo lago en importancia de Venezuela -después del de Maracaibo- con una superficie de 350 km².

La cuenca no desemboca en el mar -endorreica- y cubre una superficie de 2750 km², a una altitud de 402 m sobre el nivel del mar. El clima predominante es el tropical húmedo.

Complejo Michelena

En el año 1955, al trabajar en la remoción de tierras para colocar los cimientos de la fábrica Palmolive en Michelena -suburbios de la ciudad de Valencia- se encontraron una serie de artefactos líticos a unos dos metros de profundidad. Los responsables de la obra invitaron a Cruxent a examinar las excavaciones. Éste ante la ausencia de cerámica en el sitio que parece haber sido de habitación, lo consideró un complejo precerámico diferenciado, ubicándolo cronológicamente dentro de su Período I (5.050 - 1.050 a.C.), dejando abierta la posibilidad de que se tratara de un hallazgo casual, sin significado cronológico ni taxonómico.

1,2,4, metates líticos. 3, piedra martillo cilíndrica. 6 hacha lítica con muescas. 5, piedra de moler.

Todo el material procede de la estación cabecera, a excepción del número 4, cuya procedencia es desconocida.

Los primeros vestigios de presencia humana se detectaron en la zona de Bejuma, con el hallazgo de una punta de proyectil del tipo Folsom que estaba asociada a la caza de megafauna extinta. En Michelena -suburbio de la ciudad de Valencia- se encontraron artefactos líticos que indican la existencia de un grupo precerámico hacia el año 4.000 a.C.

Hacia el año 900 a.C. -según Iraida Vargas- se produce el asentamiento de grupos portadores de la tradición cultural Barrancas del Bajo Orinoco. Se agrupan en pequeñas aldeas, y basaban su economía en el cultivo de la yuca, la pesca fluvial, la caza y la recolección. En las costas del Lago de Valencia, en la Península Lacustre La Cabrera, el sitio Los Tamarindos registra cerámicas de la Serie Barrancoide, con ocupaciones desde el año 200 d.C., esta cerámica es clasificada como "Estilo Cabrera" por Cruxent-Rouse.

Hacia el año 800 d.C., los grupos barrancoides son desplazados por otros que llegan desde el Orino Medio portando la tradición Arauquinoide. Como resultado de la interacción sociocultural entre los migrantes arauquinoides y la población local se originó la cultura Valencioide. Entre el año 800 y 1500 d.C. los valencioides se expandieron o difundieron sus ideas a lo largo y ancho del Centro- Norte de Venezuela, conociéndose la presencia de su cerámica incluso en las islas del Archipiélago Los Roques y en La Orchila. En esta misma época, la costa centro-occidental, ocupado por los portadores de la cerámica Ocumaroide también recibió fuerte influencia de la cultura Valencioide. Esta extensa área donde los portadores de la cerámica Valencioide ha sido llamada "Esfera de interacción valencioide" (Mackowiak de Antczak, Antczak, 1999).

Vargas, describe las sociedades valencioides: " ... estos grupos se disponen en la zona ocupando montículos artificiales de tierra, los cuales formaban conjuntos constituidos por 6 u 8 montículos (....). Se observa la tendencia de la población a concentrarse en asentamientos equivalentes a aldeas agrícolas que cubrían gran parte de los valles adyacentes al lago...". Se introduce el cultivo del maíz y del algodón, continúa la explotación de la fauna fluvial y terrestre.

Se organizan en cacicazgos, los vestigios materiales muestran un modo de vida donde aparecen status diferenciados. Alcanzan un considerable desarrollo agrícola, construyen áreas de montículos artificiales de tierra - circulares, de uno a tres metros de altura -, estructuras y muros de piedra. Desarrollan la orfebrería y los entierros en urnas funerarias.

En su cerámica se destaca el uso de desgrasante de mica y partículas de cuarzo de gran tamaño. La técnica de elaboración era el enrollado y modelado, el espesor de las paredes era de unos 8 milímetros. Sus formas eran recipientes de gran tamaño, especialmente ollas y bols de perfiles redondeados, globulares, con bordes evertidos. La decoración se realiza con dibujos punteados-incisos formados por líneas oblicuas separadas por puntos. De su producción se destacaban las estatuillas antropomorfas femeninas -conocidas como "Venus de Tacarigua"- como elemento icónico expresivo. La abundancia y variedad de las mismas indican su importancia simbólica en las actividades sociales, hecho que junto a las vasijas zoomorfas y antropomorfas y a las grandes urnas funerarias que a veces contienen enterramientos múltiples o de restos humanos y animales acompañados de ofrendas, indican el aumento del ceremonialismo y la complejidad ritual.

La serie valencioide fue definidas por Cruxent-Rouse en "Arqueología Cronológica de Venezuela" (1958-59) tomando los datos de 32 sitios, una de las características tomadas para su definición era su cerámica con ausencia de decoración pintada. En la actualidad se han estudiado más de otros 100 sitios, en algunos de ellos se encontró cerámica muy similar a la serie pero con decoraciones pintadas.

En la Cuenca de Pantanemo (Herrera Malatesta, 2004), los materiales pintados aparecen asociados a la cerámica valencioide sin la presencia de otras series pintadas de la región como por ejemplo la Ocumaroide. Igual circunstancia se observa en Puerto Maya (Alvarez y Casella, 1983), Playa Chuao (Morales, 1984), Cúpira (Nieves, 1992), Dos Mosquises y Cayo Sal (M. Antczak 2000, Antczak y Antczak 2006) todos sitios de las costas centro orientales, que indicarían la presencia de una subserie: Valencioide Plástico-Pintado, definida por la presencia de la incisión, aplicado-modelado, corrugado, engobe rojo y presencia de pinturas mono y bicromas en bandas simples.

La Mata, Maracay. Sitio-tipo valencioide.

Sitio La Mata

Adornos y asas cerámicas decoradas.

Tomado de Excavaciones en La Mata, Maracay, Venezuela. Wendell Clark Bennett, 1937.
Página 104, figura 10.
Cuenca de Pantanemo.

Cerámica. Cuenca de Pantanemo

Técnicas decorativas plásticas:

1. Corrugado. 2. Aplicado-modelado. 3. Punteado, excisión, perforado, incisión.

Técnicas decorativas pintadas:

4. Rojo/crudo y rojo engobe/engobe rojo. 5. Engobe rojo.

Iraida VargasIraida Vargas-Arenas

Nació en Maracay, Venezuela. Antropóloga egresada de la Universidad Central de Venezuela (1964) y Doctora en Historia de América, Universidad Complutense de Madrid (1976).

Autora y coautora de más de treinta libros, así como de más de 150 publicaciones científicas en revistas arbitradas nacionales y extranjeras.


Fuentes:

Una reevalución de la serie valencioide. Eduardo Herrera Malatesta.

Arqueología Cronológica de Venezuela. José María Cruxent-Irving Rouse.

Los ídolos de las islas prometidas. María Magdalena Antczak y Andrzej Antczak.