Ciudad Perdida de Teyuna

 
 
Cargando ....
  Sitios Arqueológicos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
linkCultura Tairona
Teyuna ("Origen de los pueblos de la Tierra") fue un centro comercial y espiritual, el corazón de una red de aldeas taironas.

La encontramos subiendo una cuesta de 1.200 escalones de piedra a través de una densa selva, a unos 1.100 metros de altura sobre las estribaciones del Cerro Correa, en la zona norte de la Sierra Nevada de Santa Marta sobre la margen derecha del Río Buritaca. Es una región de clima húmedo y templado.

Llamada popularmente como "Ciudad Perdida", por su nomenclatura arqueológica se la conoce como "Buritaca 200", en referencia a la correspondencia con el número de lugares relevados en el área.

Koguis y Arhuacos tribus descendientes de los Tairos, sostienen que la visitaban secreta y regularmente; sin embargo tomó notoriedad en 1972 cuando un grupo de saqueadores colocaba sus reliquias en el mercado negro, y entonces el Instituto Colombiano de Antropología inició su relevamiento.

Las evidencias indican que fue fundada hacia el año 660 d. C. y abandonada entre los años 1550 y 1600, a su alrededor se detectaron otros 26 poblados.

Teyuna consiste en unos dos centenares de terrazas talladas en la ladera, distribuidas en barrios comunicados por caminos y escaleras de piedra que garantizaban el acceso a los campos de cultivo.

La sofisticada arquitectura e ingeniería de piedra incluye muros de contención, puentes, y sistemas de acueducto y alcantarillado. Encimando piedras formaron un cinturón semicircular con pendiente que permitía el paso del agua al exterior; las piedras filtraban las abundantes precipitaciones, evitando que las terrazas se desplazaran. Construyeron muros de doce metros de altura que sostenían los múltiples caminos que atravesaban la ciudad.

Las casas las construían sobre cimientos anillados de piedra de cinco a ocho metros de diámetro, con cerramientos de madera y cubiertas de hojas de palma. Bajo su suelo realizaban los enterramientos.

También levantaron centros ceremoniales y de almacenaje.

Los restos rescatados tras los saqueos consisten en cerámica sencilla, piedras de moler, morteros y escasos adornos de oro y tumbaga.

El área relevada comprende 3 kilómetros cuadrados, estimando que fue poblada por unos 3.000 habitantes.