San Jacinto, primeros alfareros en Colombia.

 
 
Cargando ....
  Sitios Arqueológicos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Vínculos:
linkÁrea Caribe Sudamericano
La vasija más antigua

La vasija completa más antigua excavada en San Jacinto es expuesta en el Museo Nacional de Colombia, Bogotá, ambientada para dar idea del contexto arqueológico en el que se encontraba.

En la Serranía de San Jacinto se encontraron evidencias de material cerámico datado 3.750 ± 430 a.C. asociado a concheros anulares ocupados por grupos recolectores de moluscos con incipiente desarrollo agrícola.

La serranía de San Jacinto es una formación montañosa localizada en el departamento de Bolívar, Colombia, cuya longitud no supera los 110 km y sus altitudes son inferiores a los 1.200 msnm; corre paralela en dirección norte–sur, a unos 25 km del Mar Caribe (aproximadamente entre el golfo de Morrosquillo y la bahía de Barbacoas). Presenta un ambiente de transición entre bosque y sabana, con marcada variación en la precipitación estacional.

En 1986 Augusto Oyuela-Caycedo inició la investigación de dos yacimientos arqueológicos cercanos a la actual población de San Jacinto, en ambos se encontró cerámica con desgrasante de fibra vegetal, considerada la tecnología alfarera más antigua. Los sitios fueron llamados San Jacinto 1 y San Jacinto 2. Extraemos de su trabajo "Dos sitios arqueológicos con desgrasante de fibra vegetal en la serranía de San Jacinto (Departamento Bolívar)" un breve resumen:

San jacinto 1 San Jacinto 1

Se localizó gracias al corte natural hecho por un cambio de curso de la quebrada San Jacinto, quedando expuesto un perfil el que se limpió totalmente.

Era un montículo probablemente circular, que fue gradualmente sepultado por limos y arcillas producidos por los desbordes de la quebrada, hasta quedar cubierto por más de 3 metros de sedimentos.

La región es una hondonada rodeada por lomas de diversas alturas que desagua a través de un estrecho que la corta.

El montículo se caracteriza por sus capas de color negro, saturadas de carbón vegetal y restos culturales, intercaladas con delgadas capas de color carmelito claro, carentes de evidencia cultural. Esto hace suponer que el sitio fue rehabitado en diversas ocasiones, o que su estacionalidad obedeciera a inundaciones periódicas.

El trabajo arqueológico en San Jacinto 1 se limitó a la limpieza del perfil y dibujarlo en una escala de 1:20 siendo necesario remover tierra en la base y paredes a fin de clarificar el comportamiento estratigráfico.

Cerámica San Jacinto 1De los suelos removidos durante la limpieza se obtuvo una colección de cerámicas y artefactos líticos. El fechado de una de las muestras resultó de 3.750 ± 430 a.C.

En total se colectaron 352 fragmentos cerámicos pertenecientes a la tradición tecnológica del desgrasante de fibra vegetal.

Los objetos líticos corresponden a la tradición descrita por Reichel Dolmatoff para Puerto Hormiga y Monsú, encontrándose manos para triturar, lascas -grandes puntiagudas o triangulares- y yunques para quebrar nueces; el artefacto más elaborado es una pequeña hacha de 6 cm de largo por 3,4 cm de ancho, cuyas caras habían sido pulidas de manera rudimentaria, notándose áreas de golpeo.

San Jacinto 2San Jacinto 2

El paisaje está formado por lomas de diversas alturas y valles que forman "bajos". El asentamiento esta ubicado en la cima de un cerro, nivelado artificialmente, formando una superficie plana de 2.340 m2. La forma del sitio es oval con una dirección sur-norte; al extremo sur del asentamiento se halla una depresión ovoide que tiene una profundidad máxima de 1,80 m similar a los montículos anulares del litoral.

Cerámica San Jacinto 2Las laderas se han erosionado, en algunas partes aflora la roca quedando expuesto numeroso material cultural. Del total de 607 fragmentos cerámicos obtenidos, el 69% fue manufacturada con desgrasante de fibra vegetal y el 31% con desgrasante de arena.

La industria lítica es más elaborada que San Jacinto 1, superficialmente se encontraron manos de moler, placas de arenisca y piedras de moler; en la excavación se hallaron trituradores, un fragmento de azada, un roca pulida, que bien puede considerarse un cavador. Yunques para quebrar nueces y cinceles. En el corte T-1 se encontraron 599 microlascas de entre 6 y 10 mm en los primeros 30 cm de la excavación. Su presencia indica que probablemente fueron utilizadas en ralladores hechos de madera para el procesamiento de la yuca.



Aspectos como la presencia de desgrasante de fibra vegetal en el 100% de la muestra, además de la sencillez decorativa que indica ser la base de evolución estilística de las recargadas asas de San Jacinto 2, más la continuidad de ciertas características de la cerámica y de los líticos, le dan mayor antigüedad a San Jacinto 1.

En ambos sitios de San Jacinto la cacería menor y la pesca ocuparon un lugar secundario al igual que la recolección de nueces y caracoles terrestres, cuantitativamente los restos que indican dicha actividad no son suficientes para pensar que se trataba de cazadores-recolectores, gran parte de la dieta alimenticia dependía de otros productos, de ahí que se sospeche en una agricultura incipiente, por lo menos en San Jacinto I y una agricultura más desarrollada en San Jacinto 2.

El hecho que en San Jacinto I exista indicios de reocupaciones por las mismas gentes no invalida la posibilidad de una agricultura incipiente, porque puede tratarse de abandonos temporales después de un ciclo de producción agrícola. En el caso de San Jacinto 2 los indicios son más concretos y sugieren una ocupación permanente del sitio, tal vez por varios siglos. Las microlascas presentes en San Jacinto I y 2, llevan a la conclusión de que existían ralladores, aunque no existe evidencia de budares (para cocer alimentos); no sería extraño que las grandes lajas de arenisca desempeñaran esa función. Algunas de las encontradas en San Jacinto 1 tienen huellas de haber sido expuestas al fuego. Después del rallado, la harina de yuca brava pudo ser secada al sol y consumirla otra manera en sopas o acompañando las carnes.


Fuentes:

facultyAugusto Oyuela-Caycedo

Arqueólogo de origen colombiano.

Profesor asistente del Departamento de Antropologia de la Universidad de la Florida.

Investigó los sitios y publicó sus resultados en varios artículos, del mencionado más arriba hemos extraído este trabajo.