Cultura del Tafí

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente

 

Vínculos Culturas NOA
Cronología Cultural
Sitios NOA
Artes
Desde el los años 300 a. C. y hasta 800 d. C. se desarrolló la "Cultura del Tafí" en el piedemonte de la selva oriental, en la provincia de Tucumán, noroeste argentino.

La sociedad se componía de grupos familiares que habitaban aldeas de hasta una decena de recintos circulares. Las residencias se disponían en torno a un patio central, bajo el cual usualmente existían cámaras de piedra donde enterraban a los difuntos.

Considerada como una de las que alcanzaron el más alto grado de desarrollo, eran agroalfareros, basaban su economía en el trabajo de la agricultura y conocían las técnicas de la cerámica, metales y textiles. Llevaban una vida sedentaria, se juntaban en grupos con una organización social más compleja que la de los pueblos de la Patagonia y el Litoral.

Máscara Lítica

Máscaras líticas

Cerámicas decoradas con figuras geométricas, imágenes reales o fantásticas; vasos efigies que representan seres humanos o animales; urnas policromadas o grandes discos de metal decorados con figuras esquemáticas limitadas por líneas de relieves, máscaras de piedra que representan rostros humanos logrados a partir de simples representaciones de las facciones, forman parte de su rica producción cultural; pero su sello distintivo lo lograron en la escultura sobre grandes piedras: los menhires.

De hasta cuatro metros de altura y decorados en algunos casos con motivos esculpidos en bajorrelieve, tales como rostros humanos estilizados que a veces combinan caracteres humanos y serpentiformes. Estos monolitos debieron ser hechos para rituales y estar emplazados en estructuras ceremoniales. También sirvieron como señaladores astronómicos, mojones demarcatorios para tareas agrícolas y corridas de la fauna silvestre: llamas, guanacos, vicuñas, tarucas, etc.

Ubicados a dos mil metros de altura, constituyen un patrimonio cultural milenario único en su tipo en América. Han sido declarados en 1993, por Ley 24.262 “Monumentos y Lugares Históricos Nacionales”. Hasta el presente, dicha ley no ha sido reglamentada.

Se los designó como “menhires” por su parecido con megalitos de otras culturas. Su gran tamaño y peso, las inscripciones que presentan varios, y la cantidad de piezas que se encontraron distribuidas en al valle, revelan que fueron el fruto de un trabajo comunitario, solidario, a la vez que evidencia la importancia cultural que tenían para su comunidad de origen.

Viviendas

Los sistemas de vivienda en Tafí del Valle eran de construcción ingeniosa. A medida que aumentaba la familia, alrededor del patio central común podían agregarse dormitorios cual pétalos de flor; las habitaciones solían ser semisubterráneas.

En los años transcurridos desde la conquista española, sufrieron distintos destinos y tratamientos. En su mayoría permanecieron en los sitios originarios y paulatinamente, fueron removidos sin ningún cuidado por los terratenientes, para ser utilizados en la construcción de viviendas (como dinteles o parantes de paredes, por ejemplo), o en los cercos de piedra (pircas) o como adorno para los portales de sus casonas.

En 1977, los menhires son trasladados al lugar donde actualmente están emplazados, denominado “Parque de los Menhires”, con un fin exclusivamente “turístico”; sin ningún criterio científico ni respeto por la población del Valle, que durante siglos cuidó y defendió estas piedras.

Para armar este “parque”, la dictadura que gobernaba en esos momentos, obligó a los pobladores a entregar las piezas que permanecían en sus predios. Se les ordenó colaborar junto a los soldados, para trasladar en máquinas viales, o arrastrados con cadenas, 114 menhires extraídos de distintos lugares del valle. Situación que produjo el desmembramiento y pérdida definitiva de sus referentes arqueológicos.

En los últimos años,la comunidad del Valle, junto a organismos como la Universidad Nacional de Tucumán, ha luchado para devolverlos a sus lugares de origen (restituirlos a los sitios de emplazamiento es ya imposible). El Plan de Restitución de los Menhires, que se inicia en el 2000 con el traslado de piezas al predio de La Sala en El Mollar y se continua desde el 24 de Marzo de 2002, con el progresivo traslado del resto.

Parque de los Menhires

El Parque de los Menhires, poblado de piedras cilíndricas erguidas con inscripciones y figuras talladas por los nativos. Provenientes de distintos lugares del Valle, se agruparon con criterio turístico, despreciando todo rigor científico y cultural.


Fuentes:

Arqueología Argentina. Federico B. Kirbus. El Ateneo. 1994

http://www.filo.unt.edu.ar/centinti/cerpacu/menhires.htm