Cerrar Fichero

Mapas

Área Cultural

 Fichero

 

Omaguaca

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Vínculos:
linkCosmogonía
linkSitios
linkApéndices
Río Grande

Panorámica del Río Grande, desde el Pucará de Tilcara.

Andenes de Coctaca

14 km. al norte de Humahuaca, se encuentra el yacimiento agroalfarero de Coctaca, en sus ruinas se pueden apreciar los enormes andenes para cultivos y silos, donde se practicaba intensamente la agricultura. La superficie dedicada era de 35 km. de largo x 12,5 de ancho, su producción alimentaba a más de 10.000 personas. El complejo agrícola de Coctaca no tiene semejanza en todo el continente.

Se ubicaban en la zona de las cuencas de los ríos Grande, Lavayen, San Francisco (Jujuy); Zenta, Iruya, Lipeo, Bermejo (Salta); Tarija y Bermejo (Bolivia). El epicentro era la Quebrada de Humahuaca. Los primeros cronistas los denominaron como omaguacas, humahuacas o humaguacas; que significaría "cabeza de tesoro" o "jefe sagrado".

Las características geográficas difieren de sur a norte; el sur tiene un clima subtropical con buen régimen de lluvias y vegetación, en tanto que el norte es de gran sequedad y con características similares a la Puna. Al norte y el oeste colindaban con los Atacamas, al sur con los Diaguitas, por el este se desprendía desde el Chaco las belicosa comunidad guaraní de los Chiriguanos.

A pesar de sus semejanzas con las parcialidades diaguitas, tenían características culturales propias.

Estaban divididos en parcialidades que presentaban diferencias regionales:

Argamasas
Casabindos
Chuyes
Fiscaras o Tilcaras
Humahuacas
Jujuyes
Maimará
Ocloyas
Osas
Puquilés
Purmamarcas
Quilatas
Tilianes
Tumbayas
Uquías
Yalas
Yavis

A la llegada de los españoles, en la Quebrada aparte de la población original estaban algunos núcleos poblacionales de "mitimaes", parcialidades de los "chichas" de Bolivia tales como los churumatas, paypayas y otros, que sirvieron como vía de penetración incaica al ser portadores de la lengua quechua.

La guerra y el comercio aparecen como vehículos de comunicación con las otras comunidades. El carácter estratégico de la Quebrada de Humahuaca hizo de los omaguacas un pueblo militarmente preparado. Construyeron recintos fortificados de piedra, desde los cuales combatían utilizando arcos, flechas, mazas de piedra y boleadoras. Tanto incas como españoles experimentaron en su momento la resistencia omaguaca.

La coca entraba desde Bolivia. Los atacamas, poseedores de numerosos rebaños de llamas, transportaban sal con fines comerciales, que cambiaban por cerámicas del área diaguita y peruana. También llegaban valvas de moluscos del Pacífico.

Lengua

No hay registro concreto sobre la lengua de los omaguacas, algunos autores sostienen era el aymara, otros una lengua afín a los chicha del sur de Bolivia, y hay quienes postulan que tenían una lengua particular. Los grupos mitimaes sirvieron como vía de penetración de la lengua quechua, poco después de la llegada de los españoles la lengua original fue definitivamente reemplazada por ésta.

Aspecto físico y vestimenta

Eran de baja estatura, no superaban el metro sesenta, practicaban la deformación craneana del tipo "tabular oblicuo".

Vestían camisas que sobrepasaban las rodillas en los hombres y llegaba al tobillo en las mujeres. Ponchos, mantas y cinturones también eran comunes, confeccionadas en lana de vicuña o llama, teñidos con vivos colores y decorados con dibujos geométricos.

Calzaban ojotas, hechas con cuero crudo de llama, la que ataban al pie con tientos del mismo material. Usaban como adornos, collares, anillos, brazaletes y pectorales, hechos en metal o en lapislázuli y malaquita.

Vivienda

Sus viviendas eran de piedra, y de forma rectangular, con techos de barro y paja a una sola agua. No poseían ventanas y tenían una sola entrada estrecha. Se han encontrado casas aisladas cercanas a los cultivos, pero lo común eran los poblados donde se agrupaban.

Existen numerosos pucaras, la mayoría de los cuales son tardíos. Según los restos arqueológicos el más importante fue el de Tilcara, sobre la margen izquierda del río Grande en un cerro donde, a más de 2500 metros sobre el nivel del mar, se construyó el fuerte, que contenía viviendas, corrales para las llamas, templo y cementerio.

Agricultura y Ganadería

Era un pueblo esencialmente agricultor, su principal cultivo era el maíz, y en menor proporción la papa y quinoa. La rotura del suelo se realizaba con un arado puntual y manual llamado "chakitaklia", con el cual el simple golpe sobre la tierra y una inclinación correcta, permite la siembra conservando intacto el resto del suelo.

Construían andenes de cultivos y sistemas de irrigación a la manera incaica, los yacimientos arqueológicos de Coctaca y Alfarcito son testigos del desarrollo tecnológico alcanzado.

Guardaban la cosecha en "silos de piedra". Molían los granos en morteros.

Recolectaban la algarroba, domesticaron la llama y practicaban la caza del guanaco y el ñandú.

Artesanías

Su producción ceramista era de regular calidad, presentaba del fondo rojo con decoraciones en negro. Aunque las formas eran predominantemente `pequeñas (cantaritos, ollitas, vasijas), elaboraban grandes cántaros de forma redonda y los llamados "vasos-timbales" con reminiscencias de la cultura de Tihuanaco, con profusa decoración geométrica. En Tilcara las producciones tienen gran influencia incaica.

Hábiles metalúrgicos, trabajaron el cobre, el estaño, la plata y el oro. Fundían el bronce, con el que hacían armas y otros instrumentos. Tenían un buen desarrollo en la industria textil. Se han encontrado instrumentos musicales, como flautas, cornetas y cascabeles.

Sociedad

Las diferentes parcialidades estaban a cargo de un cacique y todas ellas a su vez respondían al cacique general de los omaguacas.

El cacique además de ser el jefe político - militar, también tenía carácter religioso. Entre ellos por su resistencia a la entrada de los españoles se destacó Viltipoco, curaca de Purmamamarca.

Bravos guerreros, se dice que sus rivales les tenían pánico, ya que cortaban las cabezas de sus enemigos y las colocaban como adorno y advertencia.

Cosmovisión

Sólo encontramos vestigios en su funeraria que era elaborada. El hallazgo de deformaciones craneanas puede señalar la posibilidad de un culto de los cráneos, asociado a la existencia de cráneos-trofeo. Entre los omaguacas la deformación ritual era una costumbre importante, practicándose la de tipo "tabular oblicuo", es decir colocando maderas que presionaban los huesos frontal y occipital.

La coca, sumamente valorada, era traída desde Bolivia y acompañaba al muerto en su viaje final, generalmente sepultado en los interiores de las viviendas. Hubo enterramientos de niños en urnas.