Cultura Las Mercedes

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Cántaro

Gran Cántaro. Decorado con pinturas en negro con aserrados y reborde blanco, más algunos relieves. Los motivos son de influencia Condorhuasi. Procede de Los Angeles, Santiago del Estero, Colección Leopoldo Melo, Buenos Aires.

Vínculos Culturas NOA
Cronología Cultural
Sitios NOA
La cultura agroalfarera más antigua de la llanura chaco-santiagueña, se desarrolló entre los años 400 a. C. y 700 d. C. Emplazó sus asentamientos sobre los márgenes de los ríos Dulce y Salado y su dispersión tuvo influencia hacia el oeste de Santiago del Estero.

Básicamente fue una sociedad de cazadores-recolectores que se asentó en aldeas estables e inició las prácticas de una agricultura incipiente.

Su economía fue mixta, implementaron el cultivo de bañado, la pesca y caza de animales acuáticos así como una abundante recolección del algarrobo y el chañar.

Con esta cultura se introdujo en la región de llanuras la ideología del culto al felino.

Sobre el final del período se observan contactos con aguada u con otras culturas de las llanuras a las que transmitieron sus fundamentos ideológicos.

El medio ambiente presentaba la posibilidad de una gran diversificación de recursos, favoreciendo la vida en aldeas de estos grupos de tradición nómade.

La cerámica característica va del gris al negro muy pulido, con incisiones geométricas y frecuente relleno de pasta blanca.

Se encuentra algo de cerámica rojiza e incluso pintada de manifiesta influencia Condorhuasi. Los motivos del dibujo predominantes son aserrados.

Existen hachas de piedra, abundantes puntas de flecha triángulares, piedras de boleadora, punzones de hueso, etc.

Las habitaciones debieron ser de material perecedro, y en las tumbas existen entierros de criaturas en urnas.

Restos humanos de un entierro localizado en la cuenca superior del río Dulce, constituyen un notable hallazgo debido a la ausencia de registros bioarqueológicos en referencia a los integrantes de estas sociedades alfareras. Los remanentes esqueletales yacían a 130 centímetros de la superficie, conformando un enterratorio de tipo directo.


Fuentes:

Amerindia. Introducción a la etnohistoria y las artes visuales precolombinas. Cesar Sondereguer ~ Carlos Punta. Editorial Corregidor. 1999

Sudamérica Indígena. Dick Edgar Ibarra Grasso. TEA, Buenos Aires 1994.