Primer mito cosmogónico

 
 
Cargando ....
  Cosmogonía
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
linkCultura Inca
linkCosmología Inca
Un día muy lejano, el Dios sin nombre decidió crear un mundo. Disponía de tierra, agua y fuego. Con ellos creó un Universo compuesto por tres planos, en los cuales colocó a los demás dioses.

En el de arriba, al Sol, a la Luna, a las estrellas y a los cometas. Un poco más abajo, al relámpago, al trueno, al arco iris y todas las cosas que sólo tienen explicación divina. A este plano superior lo llamó Hanan Pacha.

En el segundo plano, el de aquí, Kay Pacha, el Dios creador, puso a los humanos, a los animales y a las plantas, a todo lo vivo, incluidos los espíritus. En el tercer plano, el mundo inferior, Ucu Pacha, quedó el espacio reservado para los muertos.

Los tres planos estaban intercomunicados por vías muy especiales que daban acceso unos a otros. Al de arriba podía acceder el hijo del Sol, el Inca o príncipe, el "Intip churín"; desde el interior, se podía pasar al de aquí, a través de los conductos naturales que se abrían hacia el exterior, por los que brotaban las aguas de la tierra, de las cuevas, de las grietas y de los volcanes.

El ciclo se cerraba con el flujo hacia arriba que partía del Ucu Pacha a través de una pacarina, para que la penetraran los hombres y, en este mundo, dieran nacimiento al Imperio Inca. La humanidad, con sus fundadores Manco Capac y Mama Ocllo a la cabeza, podía dirigirse al mundo superior para comunicarse con los dioses.


Fuente:

Mitología Inca. Soledad Cachuan. Gradifco. 2.005