Inca

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 

Desde el valle del Cusco, los incas se expandieron por toda la región andina, formaron el Tahuantinsuyu, imperio de los "cuatro estados".

   Chinchasuyu  Ubicación
   Antisuyu
   Cuntisuyu
   Collasuyu

Dos caminos constituían la espina dorsal de las comunicaciones, la costera de 4.000 km. de longitud y el Cápac Ñan ("Camino Real") de 5.200 km.

Ciudades Incas  Ciudades Incas
Reasentamientos  Sitios sobre ciudades Incas 
Ciudades modernas  Ciudades modernas
Camino real  Cápac Ñan (Camino Real)
Camino costero  Camino costero
Camino secundario  Caminos secundarios
linkVínculos:
Cosmogonía
Sitios
Biografías
Sapa Inca
Apéndices
Hacia el año 1.300 d.C. varios pequeños señoríos se disputaban la supremacía en la región sur de las sierras peruanas. Los quechuas pueblo de posible ascendencia tiwanakota, establecieron la capital del futuro estado imperial, en un valle para ellos sagrado que llamaron Cusco, el "Ombligo del Mundo".

De los trece sapa inca, el primero -Manco Cápac- fue legendario, los seis siguientes locales; durante el reinado del octavo -Viracocha- se produjo el ataque de los chancas que trataban de conquistar el Cusco. Luego de varias batallas, en Inchubamba se libró la última batalla que aseguró la conquista definitiva de los chancas.

Hasta el momento de su triunfo, la quechua era una más de las tantas tribus que rivalizaban entre sí, en pos de la hegemonía de la región. En 1438, Pachacútec Inca Yupanqui, noveno gobernante del incanato, comenzó la anexión de los territorios aledaños y con ellos la conformación del imperio del Tahuantinsuyu. En tal solo 90 años como estado organizado y 50 de expansión imperial, llegó a dominar 6.000.000 de habitantes, distribuidos en una superficie de 1.500.000 km2 y una extensión aproximada de 4.500 km. Este gran territorio abarcó desde la costa del Pacífico hasta las tierras altas, tanto centrales como meridionales, y desde el norte del Ecuador hasta el río Maule, al sur de Chile, comprendiendo el sur boliviano y el Noroeste argentino.

El mérito de los incas consistió en su elaborada organización social, alta capacidad administrativa y gran talento arquitectónico. Su elevada organización y eficiente administración, había logrado eliminar el hambre y la mendicidad del territorio. La columna vertebral de este enorme imperio fue su compleja y extensa red de caminos; sobre dos ejes longitudinales principales, el Camino de la Sierra y el Camino de la Costa conectaban los centros administrativos. Ambas rutas estaban vinculadas por otras transversales ubicadas en lugares estratégicos, mas los caminos secundarios que llegaban a todos los pueblos del imperio. Atravesaban todo tipo de accidentes geográficos, que fueron salvados magistralmente por sus ingenieros, haciendo que los desiertos, pantanos, montañas, ríos o precipicios fueran inconvenientes superables. A los costados de los caminos y separados por intervalos regulares implementaron los tambos, edificios de distintas dimensiones que funcionaron como posadas. Eran alojamientos y almacenes donde se realizaban los relevos de los chasquis, jóvenes mensajeros del sistema de correo que corrían por los caminos.

Su estructura social fue un complejo sistema piramidal de funcionarios, en cuya cima se encontraba el Inca y su panaca, familia real de carácter sagrado unida por lazos de sangre; seguía la nobleza real con innumerables privilegios, continuaba la nobleza rural de los reinos conquistados. La unidad básica social era el ayllu, célula compuesta por un grupo de familias que poseían una parcela de tierra asignada y a cuyo mando estaba un curaca o alcalde.

La lengua hablada por el pueblo era el Runa Simi (Quechua) que establecieron -como estrategia integradora- oficial para el Tahuantinsuyu

Practicaron la ganadería de la llama y la alpaca, pero basaron su economía en una amplia e intensiva agricultura: maíz, papa, calabaza, porotos, quinoa, mandioca, tomate y ají entre otros. Implementaron un extenso desarrollo tecnológico, recurriendo a diversos tipos de cultivo, siendo el principal el sistema de terrazas emplazadas en las laderas de los cerros.

Las tierras de labranza, así como sus frutos estaban dividas en tierras del Inca, del Sol y del ayllu. Los productos de la primera iban a los almacenes reales y estaban destinados a mantener a la familia real y la nobleza; los de las tierras del Sol, abastecían los almacenes que mantenían al ejército y los sacerdotes; los del ayllu, se destinaban a la comunidad. Los minerales eran patrimonio exclusivo del estado.

Como método para lograr sus conquistas, utilizaron tanto las alianzas como la persuasión o la guerra, instruyendo un ejército numeroso, bien preparado y muy disciplinado.

La exquisitez en la mayoría de las artesanías las heredaron de sus predecesores y vencidos, sus orfebres fueron chimú. Brillaron con luz propia en la arquitectura y el trabajo con la pirca -muros de bloques tallados- para construir los edificios. Entre sus urbanizaciones importantes se encuentran Cusco, Ollantaytambo, Pisac, Machu Picchu, la fortaleza de Sacsayhuaman, etc.

Utilizaron quipus, sistema de contabilidad y recordación nemotécnica, basado en una serie de cuerdas con nudos de distintos colores, tamaño y ubicación.

En 1532, cuando el Tahuantinsuyu se encontraba sumergido en una guerra civil por la sucesión del poder político, llega Francisco Pizarro, captura y luego ejecuta a Atahualpa, el último sapa inca, y marca su brusco final.


Fuente:

Amerindia. Introducción a la etnohistoria y las artes visuales precolombinas. Cesar Sondereguer ~ Carlos Punta. Editorial Corregidor. 1999