Diaguitas: Modo de vida.

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
linkCultura Diaguita
linkCosmogonía
linkSitios
linkApéndices
Vainas de Algarrobo
Patay

Especie de "pan" en la dieta nativa.

Las vainas del algarrobo se dejaban secar al sol, luego se molían hasta obtener harina, mezclada con agua se obtenía la masa que era horneada, estacionada en un lugar seco luego de dos o tres días estaba listo para ser consumido.

Aloja

Bebida alcohólica que tomaban diariamente, los españoles la llamaron "cerveza india".

Machacaban en un mortero los frutos del algarrobo, especialmente el blanco. La pasta se dejaba fermentar dos días en una tinaja con agua, luego se quitaban los restos de las vainas y se le agregaban nuevas cantidades para que siga la fermentación. Se iba probando para saber cuando estaba lista.
Herederos de las culturas Sanagasta, Belén y Santa María, dispersos sobre un amplio territorio, con particularidades propias, además de la lengua compartían prácticas comunes:

Aspecto físico y Vestimenta

Las crónicas los describen musculosos, de piel tostada y cabellos negros, medían entre 1,65 y 1,70 metros. Alegres y amables solían pintarse el rostro con líneas y triángulos negros alrededor de los ojos.

Su vestimenta constaba de una camisa de algodón o lana de llama que llegaba por debajo de la rodilla y en ocasiones se lo ceñían en la cintura. A veces sobre ella llevaban un poncho y en la cabeza un gorro. Calzaban ushutas, sandalias de cuero con cordeles de lana o cuero.

También usaban vinchas, prendedores, aros y coloridas pecheras, de plumas, huesos, piedras y metales.

Manutención

Eran agricultores sedentarios, poseedores de irrigación artificial, sobre andenes de cultivo producían maíz, zapallo y porotos.

Criaron llamas y guanacos, de los que obtuvieron carne y lana lo que les permitía alimentarse y realizar tejidos de excelente calidad.

Recolectaban futos, cuyos excedentes almacenaban en depósitos subterráneos. Con la algarroba preparaban el patay y alhoja.

Los de las costas del Pacífico chileno usaban balsas de cuero de lobo con las que desarrollaban actividades de pesca en alta mar.

Vivienda

Hubo viviendas fabricadas con material ligero de origen vegetal. Entre ellas se destacaban la "ramada o casa grande" del jefe; en algunos casos se disponían apretujadas, las crónicas señalaban que "estaban muy espesas".

Las más desarrolladas eran rectangulares de varias habitaciones comunicadas entre sí, sin ventanas y con angostas puertas para su salida al exterior. Los muros eran pircados (superposición de piedras), el techo era de paja o "torta" (mezcla de paja, ramas y barro). Así desarrollaron poblados como los de Quilmes, La Paya o Tolombón.

En el período incaico, se desarrollaron los pucarás, ciudades-fortaleza ubicadas en lugares de difícil acceso.

Cerámica DiaguitaArte

El arte diaguita estaba generalmente dirigido a lo religioso. En la alfarería fue el más acabado de las culturas nativas chilenas y argentinas.

La cerámica presenta muchos diseños de animales sagrados: ñandúes (anunciador de las lluvias), batracios y serpientes, estas ultimas también asociadas al agua que cae del cielo.

En los hallazgos sobre territorios hoy chilenos predominan los platos, o pucus, muchos de ellos con paredes verticales como los del noroeste argentino, pintados con líneas y zig-zag que forman grecas de colores blanco, ocre, negro y rojo.

Excelentes metalúrgicos, extraían y trabajaban el cobre, el oro y la plata, con los que fabricaron hachas, pinzas, cinceles, espátulas y accesorios para sus vestimentas como aros y brazaletes.

Trabajaban el hueso, obteniendo cucharas talladas y elementos para sus telares con los que realizaban magníficos tejidos.

Con piedra producían utensilios para usos cotidianos: morteros, flechas, cuchillos, boleadoras y raspadoras.

La música tenía cierto tinte militar, sus instrumentos más conocidos fueron la corneta, el tambor y la flauta.

Sociedad

Su organización socio-política se puede describir como una federación de señoríos, que no alcanzaba el nivel de Estado.

Tenían fuertes jefaturas, el cacique que dirigía la aldea llegaba al poder por sucesión: ”suceden lo hijos a los padres y los hermanos, si no tienen hijos”, lo que implicaría la existencia de una verdadera casta gobernante.

Dentro de la organización de la familia diaguita había poligamia, los caciques tenía diez o más mujeres, los hombres comunes podía tener una o dos. Al morir el esposo, su hermano heredaba la mujer.

En algunos casos parecería que la organización comunitaria también se asentaba en la familia extensa. Probablemente la unión de varias de ellas generaba una nueva estructura de macrofamilias, la que a su vez posibilitaría el adecuado trabajo en las aldeas agrícolas, que por sus necesidades (construcción de sitios defensivos, obras de irrigación, el propio trabajo en los andenes de cultivo) desbordaría la capacidad de la familia y la familia extensa.

Las decisiones importantes se tomaban colectivamente en una asamblea con carácter ceremonial. En ellas podían participar todas las personas que estaban en condición de tomar armas.

En caso de amenazas o ataques externos, los diaguitas se organizaban colectivamente para hacerles frente. En la tenaz resistencia al español participó la comunidad entera.


Fuentes:

Nuestros paisanos los indios. Carlos Martínez Sarasola. Emece. 2005