Shuar

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
  • Ficha
  • Cosmogonía
Shuar. Descendientes de los Bracamoros y Yaguarzongos, anteriores habitantes de sus territorios. Los españoles los llamaron jíbaros, como sinónimo de salvaje.

Hábitat: Están localizados en la parte sureste de la Región Amazónica de Ecuador -sur de la provincia de Pastaza, y este de las de Morona Santiago y Zamora Chinchipe- encontramos algunas familias shuar al otro lado de la frontera con Perú.

Área Cultural: Amazonas Occidental (América del Sur).

Lengua: Shuar, de la familia jíbara.

Ubicación de los shuar

Mapa tomado del libro: "Las Lanzas del Crepúsculo". Relatos jíbaros. Alta Amazonia. Philippe Descola. Fondo de Cultura Económica. 2005.
Vivienda

Vivienda

Es de forma elíptica, con un espacio interior muy amplio, en el que se encuentran dos zonas restrictivas; el "ekent", área familiar de las mujeres y niños pequeños y el "tankamash". Área social, de los hijos varones y visitas; la casa Shuar tiene piso de tierra, paredes con tablillas de chonta y techo de hojas de palma.

Tambor

Tambor

Cilíndrico de madera con dos apéndices laterales. La parte superior tiene perforaciones circulares conectadas entre sí. Se realizaba ahuecando el tronco de un árbol.

Podía hacer las veces de telégrafo para comunicar noticias, cierto número de golpes se iban repitiendo en los tambores hasta llegar la comunicación deseada al lugar deseado.

Golpes suaves y cortos se realizaban durante las ceremonias alucinógenas, y mas rítmico y sin intervalos en las festividades. Los golpes del tambor atraen a los espíritus que se introducen en el alma del tambor.

Pieza de 1,20 m de longitud por 41 cm de diámetro exhibida en el Museo de América, Madrid.
Resistieron los avances del Imperio Inca hacia fines del siglo XV, y la Conquista Española al siglo siguiente, manteniendo su aislamiento hasta los inicios de la década de 1960.

Basan su economía en la horticultura itinerante de tubérculos, complementada con la caza, pesca y la recolección de frutos e insectos. Utilizan el sistema de cultivo de roza y quema para obtener yuca, "papa china", camote, maní, maíz, chonta y plátano. El cuidado de la parcela y también la recolección, la preparación de la chicha y la cocina le corresponden a la mujer; la caza y la pesca al hombre.

Tradicionalmente el asentamiento fue disperso, normalmente zonificado de acuerdo a las relaciones de parentesco.

La familia constituye la unidad de reproducción biológica, económica, social, política y cultural más importante entre los Shuar, sus miembros se encuentran unidos por lazos de sangre y conformados por familias ampliadas. El padre ejerce el rol de jefe dentro de la familia dictando sus propias leyes.

El matrimonio sororal, es decir con de un hombre con las hermanas de la esposa, era aceptado. El número de esposas dependía de las cualidades del hombre, los futuros suegras la juzgaban para autorizar el matrimonio. También existía el levirato, matrimonio con la viuda del hermano.

La estructura de poder tradicional era descentralizada; el poder político y religioso estaba ejercido por un uwishín (chamán). En caso de guerra se nombraba un jefe cuyo mandato terminaba con la finalización de la misma.

TatuajesTatuajes y Pintura corporal

Los tatuajes generalmente los hace la mamá, o los recién casados entre ellos.

El "shirink" (tatuaje) se hace con el humo de "shiripik" (resina de copal) recogido en una hoja verde puesta sobre la llama.

Con una flechita, el diente de una peinilla o la púa del erizo, se recoge el humo de la hoja ahumada y se aplica a la cara, haciendo rodar un poco el palillo, para romper la membrana más superficial del cutis.

Los tatuajes más usados son punteados en forma de "X", circunferencias y líneas paralelas en sentido horizontal, preferentemente en las mejillas y en la nariz.

Son muy raros los tatuajes realizados en partes del cuerpo que no sean la cara.

Las pinturas corporales generalmente se limitan a la cara. En algunas celebraciones, como la de la culebra y de la tsantsa se extienden a todo el cuerpo.

Cuando las pinturas agrandan desmesuradamente la boca, son pinturas de guerra, dando un aspecto terrorífico que semeja la boca ensangrentada de un felino.

Así como el hombre utiliza más los adornos que la mujer, suele pintarse el cuerpo mucho más que ella.

Fuente:

Artesanías y Técnicas Shuar. César BIANCHI Y AA. VV.