Cartografía imposible

 
 
Cargando ....
  Primeros Americanos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas Efemérides. TwitterEfemérides
 
 
 
 
 
Vínculos 
linkApéndices
En el cuadro inferior podés observar las primeras representaciones cartográficas europeas de territorios americanos. Algunos enigmáticos ya que no deberían haberse podido confeccionar en la época. Si fueran ciertos, demostrarían que las tierras americanas fueron conocidas, así sea por un corto número de personas, antes del viaje de Colón.

Más abajo, encontrás el análisis de los mapas de Zheng He y Piri Reis.

Zeno
(1380)
Zheng He
(1418)
Globo de Behaim
(1492)
Carta de la Cosa
(1500)
Martín Waldseemüller
(1507)
Piri Reis
(1513)
Globo Verde
(1515)
Finaeus
(1531)
Calopodio
(1537)
Hadji Ahmed
(1559)

El mapa y los viajes de Zheng He

Nave de Zheng He

En el siglo XV la arquitectura naval china era la más avanzada del mundo. Los juncos eran mucho más grandes y resistentes que los barcos europeos y contaban con avances técnicos desconocidos en occidente, como el timón fenestrado y los mamparos para impedir los hundimientos.

Zheng He, hizo siete importantes viajes, navegando por los océanos Pacífico e Índico entre 1405 y 1433. Los registros históricos, demuestran que exploró el sur de Asia, India, el Golfo Pérsico y la costa este de África, utilizando técnicas de navegación y barcos que eran muy adelantados para su época.

Un grupo de académicos, liderados por Gavin Menzies, ex comandante de submarinos de la Marina británica, sostiene que Zheng He, viajó mucho más lejos, asegurando que visitó América en 1421, 71 años antes que llegara Colón.

En su libro de 2.003: "1421: El año que China descubrió América", revelaba una evidencia profusa pero polémica de que Zheng He navegó hasta la costa este de lo que hoy es Estados Unidos, y que puede haber dejado asentamientos en Sudamérica.

Los logros de Zheng He fueron objeto de especulación durante años. En el año 2.005, el gobierno chino conmemoró el 600 aniversario de sus viajes mas conocidos, pero no promovió la idea de que navegó más alla de las costas de Asia y África.

Gong Yingyan, un historiador de la Universidad Zhejiang, y experto en mapas, sostiene que el mapa fechado como del año 1418, está lleno de anacronismos como para datar del siglo XV, explica que los cartógrafos chinos no utilizaron el estilo de proyección que se ve en el mapa, hecho que se produjo posteriormente, introducido por los europeos.

Las anotaciones chinas en el mapa sobre las culturas, religiones y rasgos faciales de la gente en los continentes del mundo, contienen vocabulario que no le habría resultado familiar a un lector a principios del siglo XV.

Menzies parte de un hecho documentado, el año nuevo chino de 1421. Zhu Dhi, emperador de la dinastía Ming, celebraba la inauguración de la Ciudad Prohibida. Al acontencimiento acudieron los embajadores de todos los países con los que el imperio mantenía relaciones. Zhu Dhi decretó que una gran flota devolviera a los invitados a sus hogares y, de paso, recaudase impuestos en los "países bárbaros". 107 grandes juncos emprendieron un viaje que duraría dos años. Al mando de la flota se encontraba Zheng He. Era su sexto viaje.

Se sabe que visitó las islas Maldivas, Sri Lanka, Calcuta, Hormuz y la costa africana hasta Mogadiscio, en Somalia. Pero Menzies va más allá. Afirma que rodeó el Cabo de Buenas Esperanza, llegó hasta Cabo Verde, atravesó el Atlántico, rodeó toda América, con paradas en Brasil y en las Malvinas, y se internó en el Antártico. En este punto la flota se dividió. Mientras algunos juncos volvían a China por el Índico, el resto atravesó el estrecho de Magallanes para llegar a las costas de América Central y atravesar el Pacífico de vuelta a China.

¿Por qué no se relata semejante odisea en las crónicas chinas? El autor británico afirma que, tras el regreso de Zheng He, los sucesores del difunto Zhu Di adoptaron una política de aislamiento y eliminaron los registros. Esta explicación no ha gustado a los historiadores, que piden más pruebas. Menzies afirma que los mapas que usaron Colón y sus sucesores estaban copiados de sus equivalentes chinos, obtenidos a través de mercaderes venecianos afincados en India. También menciona testimonios, entre ellos el del propio Colón, de exploradores que describían indígenas de aspecto oriental en el Caribe.

Los mapas de Piri Reis

En el año 1929, durante la renovación del museo del palacio Topkapi Sarayi de Estambul, el director de los museos nacionales turcos, el Sr Halil Edem descubrió un viejo mapa confeccionado en cuero de gacela de 85 por 60 cm. Pronto se supo que el mapa en cuestión fue diseñado en 1513 por un almirante de la flota otomana llamado Piri Reis.

Piri Reis, comenzó a confeccionar los mapas, que en 1.517 ofreció como regalo al sultán Selim I, conquistador de Egipto, durante un viaje que este realizó por el país.

Piri Reis anotó en los márgenes de los mapas que cartografió que para la confección de sus cartas de navegación había utilizado una compilación o colección de mapas que ya existan con anterioridad. Algunas de las anotaciones:

  • "Los dibujó el pobre Piri Reis, hijo de Hadj Mehmet, conocido como sobrino carnal de Kemal Reis, en la ciudad de Gelibolu (Gallípoli). Dios tenga misericordia de ambos, en el mes del santo Muharrem del año 919" (9 de marzo - 7 de abril 1.513).
  • "Actualmente nadie tiene semejante mapa".
  • "Estos mapas se levantaron según los datos de cartas, de portulanos de cuatro portugueses que enseñan el Sind, el Hind y China y de un mapa dibujado por Cristóbal Colón. Son tan exactos, para navegar sobre los siete mares, como los mapas de nuestros países. "

La colección está compuesta por 210 mapas parciales con el título genérico de "Libro del Mar".

Piri: Coordenadas

Investigadores como H. Mallery, Walters, Lineham, Charles H. Hapgood y Richard W. Stracham, aseguran sin ningún tipo de vacilación que, los mapas de Piri Reis fueron trazados con la ayuda de fotografías aéreas, tomadas a gran altura desde un satélite y elaborados a partir de un punto situado sobre la Ciudad de El Cairo. A conclusiones parecidas llegó el científico espacial francés y colaborador de la NASA Maurice Chatelain, quien aseguraba que estos mapas representaban una proyección plana de la superficie esférica de la Tierra tal y como podría ser vista hoy por un astronauta situado a una gran altura sobre Egipto. Curiosamente, una foto obtenida por un satélite sobre la vertical de El Cairo a una altura de 4.300 Kilómetros, muestra la misma deformación de las costas que las copias de Piri Reis.

Los mapas encontrados en el palacio Topkapi de Estambul llevan datadas las fechas los años 1.513 y 1.528 (este abarca Groenlandia, la península del Labrador, Terranova, parte de Canadá y toda la costa oriental de Norteamérica llegando a Florida), contienen leyendas de las ilustraciones, los ríos son marcados con líneas gruesas y las aguas poco profundas con puntos rojos, también hay dibujos de la fauna y habitantes de las diferentes zonas. Pero el rasgo mas característico son sus exactas coordenadas, un conocimiento de la longitud que no se desarrolló en el mundo moderno hasta finales del siglo XVIII, unos conocimientos de trigonometría esférica y el uso de precisos instrumentos geodésicos, todo ello impropio de la época en la que supuestamente fueron realizados.

Según las anotaciones que dejó en los mapas, Piri Reis dice que confeccionó sus mapas utilizando 20 viejos planos y ocho mapamundis confeccionados en la época de Alejandro Magno (siglo VI antes de Cristo) y que en estos aparecía la totalidad del mundo habitado, de modo que unos mapas fechados en el siglo XVI nos trasladan a otros mapas mucho más antiguos.

La precisión de los mapas de Reis es sorprendente, el Almirante turco ubicó en su longitud y latitud correctas Sudamérica y África. No obstante debe reconocerse que Piri Reis cometió ciertos "errores", como repetir dos veces el curso del río Amazonas o el de ignorar la existencia del río Orinoco. Sobre el primero, el profesor Hapgood atribuye el "fallo" a que el Almirante copió de mapas distintos dos veces el mismo río; y lo demuestra argumentando que si bien uno de esos Amazonas recoge la isla de Marajo en su delta, el otro no lo hace porque está basado en una carta de hace 15.000 años, cuando todavía Marajo estaba unida al continente... En cuanto al Orinoco, Hapgood disculpa a Piri Reis argumentando que, en lugar de este río, el Almirante dibujó dos profundos entrantes en el continente que debieron transformarse en el río hace también varios miles de años.

A mediados de los cincuenta algunas copias fueron a parar al cartógrafo norteamericano Arlington H. Mallery, especializado en antiguas cartas marinas desde hacía décadas. Arlington Mallery solicitó la colaboración de su colega Walters, del Instituto Hidrográfico de la Marina de los Estados Unidos. Walters observó la exactitud de las proporciones y distancias entre el Antiguo y el Nuevo Mundo, al igual que la localización de las islas Canarias y de las Azores.

Ambos investigadores observaron también que Piri Reis no utilizó las coordenadas habituales en su tiempo, y consideró realmente que la Tierra era redonda y lo tuvo en cuenta al trazar su mapa.

Decidieron fabricar una especie de rejilla que les permitiera leer las dimensiones del antiguo mapa y poder trasferirlas a escala a un moderno globo terráqueo. Los contornos de la costa americana, y los de la Antártida, correspondían con toda exactitud a los que hoy conocemos gracias a la ciencia moderna.

En el mapamundi de Piri Reis el extremo sudamericano de la Tierra del Fuego se prolonga en una estrecha franja a modo de apéndice que casi enlaza con la Antártida, donde vuelve a ensancharse. Estudios realizados con la tecnología moderna, permitieron deducir que unos 11.000 años antes (final de la Era Glacial), existió dicho puente continental en Sudamérica y la Antártida.

Los perfiles costeros, islas, bahías, y promontorios del continente Antártico están representados en los mapas de Piri Reis con una exactitud de perfiles excepcional, aunque desde hace miles de años estén ocultas bajo una gruesa capa de hielo.

Durante el año 1.957, también se interesó por los mapas el padre Lineham, antiguo director del observatorio astronómico de Weston y cartógrafo de la Marina Estadounidense. Su conclusión fue la misma: los mapas (especialmente la zona de la Antártida) son increíblemente precisos, llegando a ofrecer datos que a nosotros únicamente nos constan después de las expediciones antárticas que suecos, británicos y noruegos llevaron a cabo en 1.949 y 1.952.

El gran veterano de la cartografía, profesor Charles H. Hapgood, se entregaba a su vez al estudio de los mapas de Piri Reis. En una de las cartas recibidas por Hapgood de las Fuerzas Aéreas de los EEUU, encargadas de cartografiar la Antártida, se anotaba lo siguiente: "Las líneas costeras tuvieron que ser cartografiadas antes de que el continente quedara cubierto por el hielo. En esa región la capa de hielo alcanza cerca de una milla de espesor. No tenemos la menor idea de cómo esos datos pudieron señalarse en el mapa con sólo los conocimientos geográficos de 1.513".

El profesor Sarton, de Harvard, realizó un estudio de la escala, tomando como baremo la medida griega estadio. La escala utilizada por Piri Reis fue derivada de la medición de la circunferencia de la Tierra que llevó a cabo el sabio griego Eratóstenes (siglo III - II a.C.) y que fue calculada en estadios (1 estadio = 186 metros), y extrajo la siguiente conclusión: las distancias entre los diferentes puntos eran exactas. Tanto Piri Reis como Eratóstenes sobrestimaron el perímetro del globo en un 4,5%, entonces, al restar esa diferencia a las escalas de los mapas de Piri Reis, la exactitud con la realidad es asombrosa.

Como resumen, de las investigaciones realizadas, surge que el mapa es imposible:

  • La isla de Marajo en la desembocadura del río Amazonas sólo fue descubierta en el año 1543.
  • Las islas Malvinas fueron descubiertas en el año 1592.
  • Los Andes están representados, a pesar de que todavía no se les conocía.
  • La llama, mamífero típico de América del Sur, está pintado sobre los Andes, y fue en 1598 cuando los españoles lo identificaron.
  • Las grandes islas por encima del Ecuador, desconocidas, corresponden a las altiplanicies submarinas de los islotes San Pedro y San Pablo, sobre la Gran Dorsal Atlántica (cuya existencia nadie sospechaba).
  • En él se ven las costas del Antártico que se descubrirá sólo en 1818, es decir 300 años más tarde.
  • América del Sur está unida con el Antártico por un istmo que desapareció hace 10.000 años.

Fuentes:

La antigüedad del Hombre en el Plata. Florentino Ameghino. La Cultura Argentina. 1919

Diario Clarín, 18 de Enero de 2.006

http://ve.chineseembassy.org/esp/

http://www.ctv.es/USERS/carlos_orion/ddpiri.htm

http://www.ldi5.net/e/archeo/e_map.php

http://www.losenigmas.com.ar/losenigmas/piri_reis.htm