Irritilas (Laguneros)

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
  • Ficha
  • Dioses

Irritilas, Laguneros.

Hábitat:La Comarca Lagunera, en el suroeste del estado de Coahuila y una pequeña porción del norte del estado de Durango (México). Se trata de una inmensa planicie cercana a la actual ciudad de Torreón.

Área Cultural: Desierto (América del Norte)

Lengua: Hacia el año 1600 se hablaban doce lenguas muy diferentes entre sí. Usaban el Náhuatl como lengua "internacional".

Comarca Lagunera

La Comarca Lagunera, Maldonado–Koerdell (1956).

Pueblos de la Tradición del Desierto se asentaron el el área de la Comarca Lagunera, rodeada de grandes macizos orográficos; en su superficie crece la típica vegetación de las zonas áridas: agaves, yucas, lechuguillas, etc.
Región Tribu
Valle de Parras Miopacoas
Meviras
Hoeras
Maiconeras
Payos
La Laguna de San Pedro y río Nazas Paogas
Caviseras
Vasapalles
Ahomamas
Yanabopos
Daparabopos
Salineros
Neguales
Sierra Ochoes
Alamamas

La laguna que dio nombre a la región era la “Laguna grande de la Nueva Vizcaya”, posteriormente conocida como “Laguna de Parras”, “Laguna de San Pedro” y “Laguna de Mayrán”. Era la mayor entre varias lagunas formadas por los ríos Nazas y Aguanaval. Se trataba de caudalosos ríos de desembocadura interna, de ahí que dieran origen a toda una comarca de lagunas, estaban las del “Caimán” o “Tlahualilo”, la del “Álamo” (Viesca) e innumerables charcos. El río Nazas y el río Aguanaval ya no corren porque sus aguas se detienen en represas que se encuentran en el estado de Durango.

El grupo reunía pequeñas parcialidades de cazadores-recolectores, algunos de las cuales detallamos en la tabla de la derecha.

Las crónicas jesuitas mencionan que hacia el año 1600 en la Misión de Parras se hablaban doce lenguas, todas diferentes entre sí, para comunicarse utilizaban el Náhuatl que todos conocían.

Tal diversidad lingüística se explicaría en el hecho que los abundantes recursos de la zona, debieron constituir una escala para los grupos nómades, algunos se habrían asentado en la comarca manteniendo su lengua.

Los del Valle y la Sierra se alimentaban de la caza, especialmente liebres, conejos, topos y venados; así como de la recolección de frutos y raíces silvestres.

Los de la Laguna de San Pedro y orillas del río, aprovechaban, además de la caza y la recolección, la pesca y la caza de patos y garzas. Usaban la "nasa", una especie de cesta con un orificio para que los peces entraran pero no pudieran salir, la sumergían en el agua y la sacaban al día siguiente colmada de peces.

Tenían gran movilidad en busca de alimento y para su sobrevivencia sacrificaban a los más débiles del grupo (niños o ancianos) cuando éstos representaban una carga para el resto del grupo.

Entre sus rituales dedicados a las deidades naturales o familiares muertos ofrendaban su sangre en un autosacrificio,en el que hombres y mujeres se quemaban o herían muslos, lengua y genitales con púas de agave.

También utilizaron el peyote con fines mágicos y curativos, en danzas acompasadas con tambores, sonajas y cascabeles.

Habitaban chozas tipo campana hechas de carrizo y zacate; cada familia tenía su propio fogón y vestían con pieles de animales curtidas y cobijas hechas con textiles de fibras vegetales.

Fueron excelentes en la creación de cordajes (cuerdas y fibras) y textiles que decoraban en colores rojo, azul y café. Con las fibras tejían sandalias, petates, redes, guardapúas, turbantes y cuerdas de diferentes grosores.

Su adorno corporal lo realizaban con vértebras de animales, conchas y cuentas de caracolillo.

Mesquite Vino y pan del Mesquite

El mezquite es una planta extremadamente dura, tolerante a la sequía debido a su extensísima red radicular y gruesa raíz principal, que puede superar los 40 metros de profundidad.

Su fruto dulce y seco, se molía en morteros, obteniendo un jugo agridulce, el que primeramente cocían y luego lo dejaban acedar y fermentar, para obtener un vino muy especial y una masa, la que dejaban resecar, pulverizándola posteriormente, quedando convertida en una harina con la que elaboraban pan.

Desarrollaron técnicas de conservación de alimentos como horneado de cactáceas y elaboración de harinas de frutas secas. Por su gran movilidad utilizaban cestos en que llevaban todas sus pertenencias.

En 1557 los españoles fundan Zacatecas y de ahí avanzan en caravanas de conquista hacia el norte, siempre buscando minas de oro y plata, no tierras de cultivo, y en 1563 fundan Durango, desde donde salen expediciones en todas direcciones; así conocen la gran laguna a cuyas orillas había muchos pobladores.

Pictografías

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente

 

En su Real Cédula del 6 de Abril de 1594, Felipe II dio su permiso a la Compañía de Jesús para que sus miembros iniciaran los trabajos de evangelización en la comarca a la cual llamó “Provincia de La Laguna”.

En los informes anuales de los sacerdotes -anuas- encontramos algunas descripciones:

Anua del año 1595: "por la tanta barbaridad de los naturales, que ni tienen casa ni son capaces de política alguna, baste decir de ellos que andan desnudos y que no tienen casa ni asiento determinado, ni siembran ni tienen dónde, ni comen más de lo que la tierra voluntariamente les produce de tuna, maguey, mezquite y otras yerbas y algún pescado de la laguna y río que llaman de las Nazas. Y aunque quisieran los Ministros del Evangelio vivir entre ellos, con toda incomodidad, hay otra mayor: de no estar seguros en su compañía sino con mucho peligro de que, por su antojo o por satisfacer su hambre los maten y coman...".

Anua del año 1596: "Los indios de la Laguna, son medio peces, medio hombres, habitan en el agua y parte en tierra, pero en ninguna parte tienen habitación fuerte, no siembran ni cogen más de lo que la tierra voluntariamente les ofrece de raíces y caza, y así nunca están en un lugar determinado y cierto, sino donde les parece hallar sustento, hoy aquí, mañana acullá y para andar más desembarazados para esto, suelen matar a sus hijos supersticiosamente...". y al respecto de la fundación de una misión en La Laguna, lamentándose no haber "hallado en ella los españoles intereses de minas de plata y oro, no han querido poblarla, y como en estos tiempos el celo es poco y la codicia es mucha, donde la plata abre el camino, entra el Evangelio, y donde no, apenas hay quien la lleve...”

De otros relatos de padres jesuitas, extraemos:

"Hay caza en abundancia de patos de varias especies, la que es copiosa, ya que los cazan en pleno vuelo con singular destreza con las hondas, las que desde niños manejan con mucha propiedad. Tiene también mucha caza de venados, conejos y liebres, las que en una salida cogen hasta doscientas sin más arma que el arco y la flecha en la que también se ejercitan desde niños”.

“Que para coger patos que en gran cantidad andaban en las aguas, se valían de un muy ingenioso engaño, que pone de manifiesto la agudeza de! hombre en general. Echaban en las aguas, donde se reunían las aves, algunos calabazos grandes y huecos (guajes), al grado que con ellos se familiarizan y les pierden el miedo, tomándoles gran confianza. Ya cuando los indios veían esto, aprovechaban la oscuridad de un amanecer y tomaban un calabazo, al que le hacían una abertura por donde metían la cabeza y le hacían varios agujerillos para por ahí mirar y de esta manera se metían al agua nadando hasta donde estaban los demás calabazos flotando entre los patos, acercándose a ellos y tomándolos de a uno en uno de las patas, los sumergían sin que hicieran ningún ruido y sin que las demás aves se espantaran, matándolas bajo el agua y anudándolas una a una formaban una buena dotación de aves, las que cocinaban y comían muy sabrosas".

Diezmados por la viruela; al producirse la expulsión de los jesuitas en 1687 y la consecuente llegada de los los curas de iglesia, gordos y amantes de la comodidad con los cuales los terratenientes tenían mayor facilidad de negociar. Éstos simplemente dejaron desaparecer los poblados y los escasos indios laguneros que quedaban, regresaron a los montes donde se extinguieron.

Bulto Mortuorio Bulto Mortuorio 2Los Laguneros depositaban a sus muertos en cuevas mortuorias.

El bulto mortuorio con el cadáver flexionado, contiene ropas, adornos e instrumentos.

Entre 1953 y 1954 los arqueólogos adscritos al entonces Departamento de Prehistoria del INAH, Manuel Maldonado-Koerdell, Pablo Martínez del Río y Luis Aveleyra Arroyo de Anda, rescataron una importante cantidad de restos humanos y sus ofrendas, dentro de dos cuevas conocidas como La Candelaria y La Paila, las cuales mostraban, a través de los materiales arqueológicos rescatados, cómo se desarrollaban la vida cotidiana y los rituales de este grupo que habitó la región desde el 2000 a. C.


Fuentes:

http://umillennium.iespana.es/indios_laguneros.htm

http://www.arqueomex.com/S2N3nCoahuila80.html

http://books.google.com.ar/books

http://jaarloworld.spaces.live.com/default.aspx?_c02_owner=1

http://cronicadetorreon.blogspot.com/2009/11/la-diversidad-linguistica-en-la.html