Karankawa

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
  • Ficha

Karankawa, Clamcoëhs.

Hábitat: Costas de Texas entre las bahías Galveston y Corpus Christi.

Área Cultural: Desierto (América del Norte)

Lengua: Karankawa.

Karankawa

Campamento

KarankawaPese a no ser una cultura típica del Desierto del Suroeste, cuando se clasifican las tribus norteamericanas, la mayoría de los autores la incluyen.

El término Karankawa, probablemente signifique "amante de los perros", aludiendo a la presencia de ellos en la tribu, y es la denominación aceptada para el grupo de bandas, que compartiendo lengua y costumbres, vivían en las costas de Texas entre las bahías Galveston y Corpus Christi. Los grupos más importantes eran los Capoques (Coaques, Cocos), Kohanis, Kopanes (Copanes), y Karankawa propiamente dichos (Carancaquacas).

Siempre en movimiento, los Karankawas, migraban estacionalmente entre las islas y el continente, en función del clima y la disponibilidad de alimentos. La subsistencia era cubierta con lo producido por la caza, la pesca y la recolección.

Su principal medio de transporte, era la piragua que realizaban con el vaciamiento del tronco de un gran árbol. La propulsaban a mano, o con una vela de piel de animales, solamente eran adecuadas para el movimiento entre las islas y el continente. Eran lo suficientemente espaciosas para llevar a toda la familia junto con sus enseres domésticos.

Por tierra se movilizaban a pie, se los describe como poderosos corredores además de expertos nadadores.

Sus tiendas de vivienda eran móviles, con superficie suficiente para dar cabida a siete u ocho personas.

Eran de gran porte, tenían una altura mayor a 1,80 metros. Su arma característica era un largo y potente arco; las flechas tenían un metro de largo.

Su aspecto no era agradable para el europeo, se ha escrito: "Ellos eran los más salvajes de los seres humanos que se hayan visto, más de seis pies de altura, llevando arcos y flechas de igual proporción. Sus rostros era feos, embadurnados de pies a cabeza con grasa de cocodrilo como defensa contra los mosquitos"

Elaboraban cestas y cerámicas utilizando un alquitrán natural que se encuentra en las playas de la Costa del Golfo. Con las conchas de mar para fabricaban herramientas y objetos de adorno.

Los matrimonios se organizaban entre el hombre y los padres de la mujer. El hombre entregaba obsequios a los padres, si eran aceptados se les presentaba la mujer; entonces los recien casados se instalaban en su cabaña, durante un tiempo el hombre daba todo lo cazado a su esposa quién se los daría a su padre, éste devolvería lo necesario para que la pareja subsista. Luego de un tiempo la pareja se unía a la vida normal de la banda.

Tenían un fuerte amor con los niños, cuando uno moría todo el pueblo lo lloraba por un año; al amanecer, mediodía y ocaso, se realizaba un ritual de duelo. Si moría un miembro de la familia, se lo lloraría durante un mes, permanecería recluídos y otros miembros de la tribu les llevarían alimentos.

La estructura política era simple, había un jefe, cuyo título era hereditario por línea masculina.

Las señales de humo

El uso de las señales de humo fue documentado desde los primeros contactos europeos. Era sumamente sofisticado. En los días claros, por lo general hacia el mediodía, emitían señales entre los campamentos; los iniciaban a partir de pequeños hoyos en el suelo. Las columnas ascendían en más de veinte formas diferentes, a veces en espirales, a veces en líneas paralelas; algunas parecían la letra V, otras la S, otras era en zigzag o dos columnas. Era como un telégrafo, una aldea lo recibía y lo transmitía a otra, así en poco tiempo toda la comuna recibía las noticias.

Canibalismo

Como las otras tribus de la zona, comían a los enemigos capturados, como la forma más completa de venganza; antes de una batalla se juramentaban "vamos a comer esta nación". No era su fuente de alimento.

Alvar Nuñez Cabeza de VacaPrimer contacto

Los integrantes de la expedición de Alvar Nuñez Cabeza de Vaca de 1528 fueron los primeros europeos con los que tomaron contacto. Su expedición al Mississippi había colapsado; náufragos llegaron a una isla que llamaron de "Mal hado" en el golfo de Galveston.

Ese invierno fue terrible, las tormentas eran implacables, malnutridos los españoles comenzaron a morir, cuando las tormentas disminuyeron sólo quince quedaron vivos.

Los Karankawa les llevaban algunos alimentos, pero también tenían muchos enfermos y asociaron la llegada de los extraños con el mal tiempo; así les exigieron sanarlos.

Fuerte San Luis

Fuerte San Luis

El pequeño asentamiento francés consistía de un edificio de dos pisos construido con la madera que recuperaron de los barcos, una capilla y unas toscas viviendas con techos de paja; poca protección para resistir a los karankawa.

Ilustración de Charles Shaw, cortesía de la Comisión Histórica de Texas.

Como no tenían elección, Cabeza de Vaca y los suyos concurrieron a las chozas, recitaban oraciones al Señor, y pasaban la cruz sobre los órganos enfermos. Los indios "tratados" dijeron sentirse mejor. Cabeza de Vaca se convirtió en un curandero con características mesiánicas. La barba de los extraños se consideró un poderoso medicamento al servicio de la tribu.

La expedición de La Salle

En 1685 René Robert Cavelier de La Salle, trataba de establecer un asentamiento francés en el curso inferior del río Mississippi.

La expedición compuesta por trescientas personas entre colonos y soldados, resulta un fracaso al perder toda su flota, su último barco, el "Belle", es atrapado por una tempestad y encalla en la bahía de Matagorda. El 18 de febrero de 1685 establece el Fuerte de San Luis -cerca de la actual ciudad de Victoria- reclamando el territorio para Francia.

La Salle continúa su exploración a pie y es asesinado en una amotinamiento. La colonia perdurará sólo hasta 1688, cuando los Karankawa masacran a los veinte adultos que quedaban en el fuerte y toman a cinco niños cautivos, que serían rescatados dos años después por una expedición española.

El mapa de la derecha (Nicolas de Fer, 1701), muestra la expedición de La Salle. El punto azul marca el lugar donde se asentaba el Fuerte de San Luis.

Para el año 1860, en vísperas de la Guerra Civil, los Karankawas habían desaparecido, las enfermedades y malos tratos recibidos por los europeos habían contribuido.